.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Concatenaciones / La calidad que le faltó al gobierno

Fernando Irala

Azuzados a través de las redes sociales, impelidos por el hambre y el desempleo, expulsados de su tierra por la falta de oportunidades, centenas de migrantes centroamericanos, hombres, mujeres y niños, intentan cruzar la frontera mexicana e incluso dirigirse hacia Estados Unidos.

Han provocado, para variar, lamentables expresiones en el hombre que desgobierna desde la Casa Blanca, y ante sus presiones, el gobierno mexicano ha respondido con dureza inhabitual.

Contra la tradicional hospitalidad mexicana ante los pueblos en desgracia, esta vez las murallas y los cercos policiacos han sido la respuesta.

Y no es que podamos, como hubo por ahí alguna respuesta fácil, recibirlos sin límite y ofrecerles techo y sustento, empleo y educación para sus hijos.

Pero sí podemos recibirlos como el pueblo hermano que son, y de manera fraterna y en coordinación con sus gobiernos, encontrar la mejor salida para ellos y sus familias.

En aquellos países, el impacto de la pobreza, el rezago causado por malos gobiernos, el incremento y organización de la criminalidad, ha vuelto la vida cada día más difícil.

Por eso emigran y persiguen aún el sueño americano, pese a que éste se acabó cuando menos desde fines del siglo pasado.

Lo han hecho por décadas y a lo largo de ese largo periodo, han encontrado entre los mexicanos y entre su gobierno, una actitud solidaria y fraternal. Muchos de ellos incluso han terminado por adoptar a México como su segunda patria.

En los tiempos de Trump, migrar se ha vuelto una práctica no sólo audaz, sino incluso suicida.
Que haya cientos y miles que los sigan intentando, sólo muestra hasta qué grado la calidad de vida en sus países se ha deteriorado, y nos indica la magnitud de su desesperación.

Ante esta tragedia, el pueblo de México volverá a mostrar su calidad humanitaria y solidaria.
Lo que le falto al gobierno.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas