.

martes, 16 de octubre de 2018

Comentando / A 40 días, ¿enemigo en casa o traiciones? Solín falló

* Fracaso si tu sexenio, Andrés, será de consultas o indecisiones

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

Muchas cosas no le cuadran al Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, porque no tiene el control absoluto de su equipo de trabajo o porque el enemigo está en casa”. No le encuentra la cuadratura al círculo. Si no asume el rol de Presidente y mete al orden a sus testaferros, el 1 de diciembre llegará a la Cámara de Diputados, disminuido, débil, manipulable, indeciso y mermado, no ante los legisladores, sino por la desilusión de los más de 30 millones de votantes que confiaron en él… y que al parecer, ha sido un petardo. Una esperanza truncada.

De suyo, su soberbia, arrogancia, inseguridad, inconsistencias desnudan al Peje Candidato, que era crítico, juez y jurado contra la “mafia del poder”, en contra de las instituciones, a quienes en más de 5 ocasiones “mandó al diablo”. Juró ante los medios de comunicación en entrevistas banqueteras (custodiado siempre por su  inseparable Solín… perdón, vocero César Yáñez); momentos antes en los mítines placeros de campaña, que metería a la cárcel a los corruptos del gobierno peñista. Incluso, en una ocasión exigió a Enrique Peña Nieto renunciar (pidiera licencia al Congreso, pues un cargo de elección popular es irrenunciable), para que enfrentara el juicio legal y popular por la compra con dinero público de la famosa Casa Blanca de Las Lomas de Chapultepec, Odebrecht, la Estafa Maestra, los fraudes electorales en Coahuila y Estado de México en 2017, etc.

Pero cuando, por protocolo, conveniencia, acuerdo en lo oscurito, simulación o más, se reunió en privado en Palacio Nacional, con el mexiquenses, López Obrador cambió radicalmente su postura y anunció que “no meteré a la cárcel a Peña Nieto”, decisión que sembró incredulidad, rechazo, desconfianza, ira de la población, ya que esta amenaza había sido bandera de campaña bajo la consigna de “ni perdón, ni olvido”.

El mismo tabasqueño jugó sus contras y la desilusión popular es manifiesta.

Aún más, su apotegma (sentencia breve en la que subyace un contenido moral aleccionador) “cacha votos”  -primero los pobres-, “austeridad republicana” chocan con una realidad mentirosa, porque un solo ejemplo echó por tierra sus palabras y el sentido de decirlo  “de dientes para afuera”:
La boda de César Yáñez, quien por más de 18 años lo acompaña como sombra en la vocería de la Presidencia Legítima (2006-2012), en las campañas presidenciales, desilusionó por lo dicho y no hecho, sobre la austeridad republicana. Pues si con el dineral que se gastaron  o los padrinazgos del bodorrio, se convirtiera en alimentos, vivienda, generación de empleos, servicios de salud, seguridad, etc. para más de 52 millones de pobres y pobres extremos que cohabitan en el país, el impacto social no hubiese sido vergonzante, al dilapidar más de 15 millones de pesos entre la celebración del banquete y la estúpida aparición del ¿futuro?  Coordinador General de Política y Gobierno, del próximo sexenio,  en la Revista “Hola”, comprando Portada y 19 páginas interiores, destruyó el mito de austeridad o la exigencia juarista de “saber vivir en la honrosa medianía”.

Pero más adelante precisaré lo dicho sobre: descontrol o enemigo en casa.

Andrés Manuel aun siente que es candidato, no le cae el veinte de que más de 30 millones de votos lo eligieron Presidente de la República para el sexenio 2018/20124. Tal vez es un sueño del que no quiere despertar y enfrentar la reconstrucción de un país devastado, engañado por la corrupción y la impunidad priista. Una nación que es grande y sólida, pues a pesar de 88 años de buenos, medios, mediocres  y pésimos gobiernos, priistas y panistas, no está vencido. Sabía de eso, pues formó parte en sus primos años políticos del PRI y ahora ante la oportunidad de iniciar su restructuración, ha perdido el control de sus colaboradores o alguien desde dentro le está jugando traición.

Con bombo y platillos, siendo candidato triunfador,  anunció Foros para la Pacificación y la Reconciliación Nacional, encuentros que le resultaron contra producente porque en todas las audiencias, familiares y amigos de víctimas de secuestro, asesinato, violaciones,  encararon a los organizadores y colapsaron.

Ante la “inconveniencia” de exponer la imagen y proyecto amlista, el Coordinador de los Foros, Alfonso Durazo, próximo Secretario de Seguridad Pública Federal, motu propio “suspendió” los eventos porque los 5 últimos en donde se realizarían, Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas, son reductos y cimiente de la delincuencia organizada, y los reclamos no sólo aumentarían, sino saldrían de control pues esas entidades suman la mayoría de víctimas a nivel nacional.

Esto evidenció falta de organización,  de un Plan de Gobierno sobre el tema, de  logística, de control político o… miedo a enfrentar a los deudos de las víctimas que no tolerarían más mentiras y simulaciones como los engaños en los sexenios de Felipe Calderón (PAN) y de Enrique Peña Nieto (PRI).  Mal, muy mal se vio Alfonso Durazo, directamente asestó un golpe a la figura y credibilidad de Andrés Manuel.

De manera indirecta, las huestes morenistas también lastiman al futuro mandatario, pues situaciones como el descontrol que tiene en la Cámara de Diputados el Coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, Mario Delgado, enfrenta el vergonzoso espectáculo del Diputado por Guerrero,  Manuel Huerta Martínez, quien en dos ocasiones ha sido captado dormido (roncando plácidamente) durante las sesiones de trabajo. Una de ellas en la Comparecencia del Secretario de Desarrollo Social, Eviel Pérez Magaña.

O el enfrentamiento en Plena Sesión de la Cámara Baja, entre el propio Mario Delgado y la Vicepresidenta de la Mesa Directiva, la también morenista Dolores Padierna, quien desde esa designación habló de manera partidista y no legislativa, en la comparecencia del titular de Hacienda, José Antonio González Anaya, a lo que su Coordinador de bancada desde su curul le llamó la atención: “con todo respeto, sí hacer un extrañamiento de que el acuerdo que tomó la Junta de Coordinación Política sobre la mecánica y los turnos de las comparecencias sí tiene que ser respetado y no se puede alterar”.

Otro golpe mediático en contra de Morena y por extensión del inminente mandatario federal fue la torpeza del Diputado por el Estado de Hidalgo, Cipriano Chárrez Pedroza, quien conducía en estado de ebriedad su camioneta en la carretera México Laredo, a la altura del Municipio de Ixmiquilpan, el exceso de velocidad y su estado inconveniente provocó chocar contra un taxi, del impacto el vehículo incendió y su conductor muere calcinado. El legislador Chárrez, huye de la escena, rescatado por su guarura, sin prestar auxilio a la víctima.

48 horas después, reaparece el irresponsable y argumenta sandeces. Otro caso que nada abona a la figura del próximo inquilino de Palacio Nacional.

Las obras del NAIM también es una piedra en el zapato para Andrés Manuel, porque mientras en campaña, como la Chimoltrufia, “como dice una cosa, dice otra” prometió echar atrás esa insultante construcción (se necesite, o no) Luego de sus dos encuentros privados con Peña Nieto, se desdice evadiendo responsabilidad (que todo mandatario debe asumir) nos sale con la peregrina opción de que “sea una consulta popular que lo decida” ¿Miedo?, ¿acuerdo en lo oscurito? ¿Compromiso, con quién?... en fin, dudas, dudas y más dudas de quien se supone tiene todo el respaldo popular y ahora Constitucional.

¿El enemigo en casa?, si no es, así parece. Decía que su mejor amigo, su sombra, el Solín de Andrés, le jugó una mala jugada… y no por amnesia, sino por dolo.

A qué voy. Por más de tres lustros César Yáñez ha sido calcomanía del eterno candidato; sabe su filosofía sobre “primeros los pobres”,  su odio a los “dueños del dinero”, las críticas a todo lo que parezca o sea fifí. A los ladrones de cuello blanco, al “poder tras el trono” (los ricos y millonarios del país) quienes con su dinero compran conciencias, concesiones, patrocinan intereses, etc… así lo ha dicho, lo conoce, boletinó e informó… ¡peeeero!

Como dice el refrán “lo que menos quieres ver, en tu casa lo has de tener”, Cesar Yáñez es parte viviente de esa postura pejista, pues a pesar de saberlo se organizó una pomposa e insultante boda, en la Ciudad de Puebla, que costó más de 10 millones de pesos.

En ella corrieron viandas de reyes, con champagne, langosta, camarones, etc. amenizado por el grupaso musical Los Ángeles Azules, que se cotizan alto. Bien, dos semanas después se supo que además de los gastos que el padre de la novia debe sufragar –por costumbre y/o tradición- Solín se consiguió sendos padrinos que financiaron las tarifas. Uno de ellos el Gobernador poblano José Antonio Gali Fayad, de militancia panista, que tal, aquel morenista y éste azul, cosas que ver… El mandatario local, trascendió, pagó el show musical pues es amigo de los de Iztapalapa que seguido los contrata para sus eventos.

Las sedes de la boda civil, religiosa y fiestón fueron dispuestos por el propio Gali Fayad, gran amigo de Solín, Sin sus buenos oficios la pareja nupcial nunca hubiera accedido al Balcón del Centro de Convenciones para la firma oficial y celebrar la cena en el salón principal del CC, que sin permiso de la casa de gobierno, no hubiera sido posible.

¿Cuál fue el compromiso, Yáñez? ¿A cambio de qué, tanta diligencia de Gali? ¿Gratis? Nada es gratuito en esta vida. Nunca olvides, Solín, las palabras del Maestro Jesús Reyes Heroles: “en política, lo que parece, es”.

¿De esta primera parte del desaguisado, estuvo enterado Andrés?... supongo que sí. De lo contrario, hasta luego César, gracias por participar. Y si lo sabía López Obrador, entonces simuló enfado, sorpresa, indignación. Desde luego estaba enterado, por eso fue, hasta con esposa… y no se retiró después del enlace civil.

Lo que derramó el vaso, fue la aparición 5 días después de la Revista española “Hola”, la del snob, los fifís, los ricos, la high society, los pudientes, la de reyes, princesas, reinas, famosos, a donde la clase media y los pobres no tienen acceso, son discriminados.

Ahí, en Portada luciendo enamorada sonrisa César y Dulce Silvia posan orgullosos de su éxito social. Arriba a la derecha, en recuadro, la editorial colocó la foro del Presidente Electo y su esposa, pretendiendo (o quizá sí) avalar la dicha de su amigo Solín. Además de la primera de forros, algún otro padrino, pagó 19 páginas interiores más, que seguramente tuvieron un costo de entre 3 y 5 millones de pesos (es publicación internacional).

¿Traición? ¿Reto? ¿Desobediencia? ¿Engaño? Quizá ¿complicidad? ¿Simulación? ¿Permisividad? O de plano César le jugó una mala pasada a su Jefe ¿Enemigo dentro de casa?

Si quiere sentar un precedente positivo para el resto del gabinete y colaboradores, López Obrador sólo tiene dos opciones para hacerse respetar y ratificar su ideología popular de honestidad y austeridad, despedir a César Yáñez con el tradicional “gracias por participar” o perdonarlo, pero quedará estigmatizado (como Peña Nieto en la FIL de Guadalajara) por su falta de decisiones y la incredulidad de los mexicanos a un Presidente que quiso, pero su soberbia le impidió gobernar como prometió durante tres procesos electorales.

¡Ya despierta, Andrés!… ya no eres candidato, estas a 40 días de ser Presidente Constitucional y todavía actúas como aspirante.

Tu gobierno no debe ser de consultas. Cuándo asumirás el rol que más de 30 millones de mexicanos depositaron en ti. Ya lo tienes, te descuidas o flaqueas y te comerán el mandado.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas