.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Cañazos / Infraestructura aeroportuaria

Arturo Bárcena Bazán

Cuarta parte

Se acerca la fecha histórica en que una consulta popular a la que acudirá una minoría de mexicanos habrá de decidir sobre si México se incorpora a la aeronáutica mundial, con el tercer aeropuerto internacional en el ranking o si el país se enfrentará en un futuro muy cercano a la saturación inevitable del aeropuerto actual y del proyectado construir en  la base aérea de Santa Lucía.

El primer aeropuerto a nivel mundial es el de Changi, en Singapur, que inclusive tiene balneario, tobogán y senderos naturales. Le sigue el aeropuerto Internacional de Incheón, en Corea del Sur, a 52 kilómetros de Seúl, inaugurado en 2001. En ambas ciudades hemos estado durante nuestra gestión como coordinador del Magazine Internacional de Excélsior y estos dos monstruos de infraestructura mundial estaban en proceso de construcción. Actualmente los aeropuertos de Estados Unidos, incluyendo los de Dallas, Chicago, Nueva York, Los Ángeles  no están entre los primeros cinco del mundo.

Se ha hablado y publicado mucho de los perjuicios y beneficios que obtendrían los viajeros, los habitantes de los alrededores, de las obras de infraestructura pero se ha pasado por  alto algo muy importante:  lo que se refiere a la importación, exportación y traslado dentro del territorio nacional, der mercancías, incluyendo lo relacionado a la mensajería.

Air France, por ejemplo, cuando se amplió la Terminal 1 del actual aeropuerto, allá por 1990, obra a carago del  Grupo Industrial Hakim, tuvo que construir y ampliar sus bodegas en el  Aeropuerto Benito Juárez. Así que imaginémonos  lo que se necesitaría construir para almacenar las mercancías que llegan o salen del  país por vía aérea.. Tal vez por lo anterior don Julio Fernando Smithers Jiménez, quien es actualmente presidente de la Asociación Nacional de Almacenes Fiscalizados, nos dice que  está  a favor de la construcción del NAIM en Texcoco y que la logística comercial en Santa Lucía sería demasiado complicada, “al tener dos aeropuertos para la carga los costos logísticos  se incrementarían. Hay que tener en cuenta que en los primeros ocho meses de este año por medio del actual terminal aérea se movilizaron 380 mil 550 toneladas de carga que representó el 64 por ciento del total nacional que se exportó e importó”.

Sin tomar en cuenta las áreas comerciales, al aeropuerto de Santa Lucía habría que invertirle alrededor de cinco mil millones de dólares, es decir poco más de cien mil millones de pesos.

Se ha hablado mucho de futura inversión en la construcción del NAIM. Al respecto Raúl González Apaolaza,  director corporativo de Construcción del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México,  afirma :”en estos momentos nosotros tenemos ya prácticamente resuelto el problema del financiamiento, nos falten, en efecto, 88 mil millones de pesos, que no requerimos del presupuesto fiscal. Los podemos conseguir en los mercados internacionales, colocamos bonos a 30 años, no requerimos recursos fiscales, no  le quitaremos ni un centavo a la Federación”.

Si es así, el NAIM sería terminado por la iniciativa privada nacional e internacional, a quienes se le concesionaría el funcionamiento de la obra cumbre de la aeronáutica nacional.

En lo que realmente se debería de estar pensando es en la creación de un grupo de funcionarios fiscales, del actual gobierno, pero sobre todo del equipo del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, que se encargue de auditar, de supervisar que todos los gastos erogados, que todos los contratos firmados, se hayan cumplido por las dos partes y no que en el futuro nos encontremos con empresas fantasmas, con facturas o contratos incumplidos o lo que sería peor con dinero gastado que no tuviera sustento operativo y fiscal. En esto  se podrían haber ”perdido” algunos millones de pesos, en beneficio de unos cuantos, como ya han rumorado miembros del equipo de transición del futuro gobierno. Eso es lo más importante: transparentar los dineros invertidos en la obra.

Hay que transparentar los cerca de cien mil millones de pesos que se asegura se han gastado en esta obra, que llevan un 30 por ciento del total.

Hay que poner mucha atención a la postura que han tomado los habitantes de San Salvador Atenco, quienes han demandado a AMLO la cancelación del ´proyecto de construcción del NAIM e incluso han protestado en contra de la asociación del próximo gobierno de la República  con el empresario Carlos Slim, uno de los ingenieros cuyas empresas están participando desde ahora en la obra, al tiempo que se afirma estaría dispuesto a participar en la terminación de la misma. Aquí sería también importante depurar el padrón de los llamados atencos, pues en la reciente manifestación que hicieron frente a la la casa  que son las oficinas de AMLO se vio entre  ellos a muchos que no son de ese lugar, incluso había algunos miembros de la CNTE, que no son maestros en San Salvador Atenco.

El sector aeroportuario, hablando de todos los aeropuertos del país, tendría un avance significativo, sobre todo en lo que se refiere a turismo y a exportación agroalimentaria, según han declarado funcionarios del actual gobierno. Eso significa que  el número de empleos se incrementaría con el NAIM, pero también habría incremento si fuera la base aérea de Santa Lucía, sólo que en Texcoco el boom de empleos, social, cultural, económico beneficiaría a una mayor población de sus alrededores.

Independientemente de la designación de si se construye o no el NAIM, dependiendo de la consulta ciudadana del próximo fin de semana y cuyo resultado se dará a conocer dentro de ocho días,  no hay que olvidar el problema vial, para cuya realización se afectarán varias propiedades privadas por donde circulen los trenes, autobuses, automóviles, Metro, que conlleven a la terminal aérea.

Este es un proceso que se inició hace dos años y cuya terminación total se tiene planeada para 2024, es decir al final del sexenio de AMLO, sea cual sea la decisión  de la consulta del próximo fin de semana, que contó con el apoyo económico de los diputados federales y senadores pertenecientes al partido  del Movimiento de  Regeneración Nacional, Morena. Me imagino que también los gobernadores de ese partido que ganaron las elecciones el pasado julio, algunos ya tomaron posesión, también aportarán su cuota.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas