.

lunes, 22 de octubre de 2018

Cañazos / Infraestructura aeroportuaria

Arturo Bárcena Bazán

Tercera parte

En unos días se iniciará la consulta pública sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de  México, cuyas obras, según la SCT llevan un 35 por ciento de adelanto y según datos dados  a conocer por el Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, las obras tan solo alcanzan el 20 por ciento de adelanto, en momentos en que se solicitan 88 mil millones de pesos más para la terminación de la obra, cantidad que AMLO no está  dispuesto a aprobar. Se dice que la construcción del nuevo aeropuerto es autofinanciable, que esos 88 mil millones de pesos no los tendría que erogar el gobierno federal, serían pagados con los impuestos al usuario.

Pero nos estamos adelantando a los acontecimientos. Si bien, la consulta ciudadana podría determinar que la ciudadanía no está de acuerdo con la continuación de las obras del AICM, otra cosa es que podría el secretario Gerardo Ruiz Esparza o el mismo Presidente Peña Nieta, que toman en cuenta la opinión ciudadana, pero las obras continuaran hasta el 30 de noviembre, que será el último año de su gobierno, dejándole a AMLO la responsabilidad ciento por ciento de lo que ocurra con la suspensión de las obras, las pérdidas de empleos, las indemnizaciones a empresas nacionales e internacionales.

Otro problema que tendría Peña Nieto es. Se suspende la obra, se pagan indemnizaciones, se les da gusto a los atencos, pero también se perderán empleos con la desaparición del AICM, úes está considerada un proyecto de destinar esas hectáreas a una Unidad Universitaria, otra hospitalaria, otra deportiva, zonas verdes para fortalecer el medio ambiente, zonas comerciales, en fin todo un desarrollo económico y social. Esta se frenaría.

El 23 de marzo pasado  swe informó que Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México que obtendrá entre 26 mil 575 millones de pesos y 39 mil 245 millones de pesos para la construcción del NAICM. Para a ello lanzó una oferta pública primaria de certificados bursátiles fiduciarios de inversión en energía e infraestructura. Con los recursos obtenidos se fondearía la construcción del NAICM  que requiere de un total de 13 mil 300 millones de dólares, por lo que se considera que si el proyecto ya contaba acon siete mil 200 millones de dólares con los fondos de la colocación se llega a 8 mil 829 millones de dólares, por lo que el aeropuerto estaría fondeado hasta en 66 por ciento, por lo que es viable que la iniciativa privada se interese por terminar la obra mediante una concesión a tiempo determinado.

Retomando lo expresado por la futura secretaria del Medio Ambiente, Josefa González Blanco en el Club de Periodistas, avalan la construcción del nuevo aeropuerto asociaciones de prestigio, con dictámenes técnicos algunos. Entre ellos podemos mencionar los siguientes.

Colegio de Ingenieros Civiles de México, Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros,  Instituto Mexicano para la Competividad, Consejo Coordinador Empresarial,  Cámara Mexicana de la Industria de la Constrcción, Fuente por la Defensa de la Aviación Nacional, Academis de Ingenieros de México, Asociaación Sindical de Sobrecargos de Aviación de Mexico, Cámara Nacional de Aerotransportes, Colegio de Pilotos Avuadoires de México, Asociación Nacional de Almacenes Fiscalizados, Confederación Patronal de la República Mexicana, ConsEjo Mexicano de Hombres de Negocios, Massachusetts of Technology Research Establishment (Mitrer) e International Air Transport Association (IATA), por citaar algunos.

De inmediato Javier Jiménez Espriú reprobó e estudio de los ingenieros, y calificó de ” muy mal hecho” el análisis sobre Santa Lucía y recalcó que desestimaba totalmente los estudios de los ingenieros.

Continuará…

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas