.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

La Hidra Digital / Que no se olvide

Margarita Jiménez Urraca
margaritajimenez20@gmail.com
@MargaJimenez4 

El 22 de julio, hace cincuenta años, los jóvenes estudiantes de la vocacional 2 del IPN y de la Preparatoria Isaac Ochoterena tendrían un pleito callejero de muchachos que daría lugar a que el cuerpo de granaderos interviniera y se metieran a la escuela a golpearlos. El conflicto escalaría dimensiones que conocimos el 2 de octubre a partir de un pleito menor, en tiempos de sucesión presidencial, previo a la celebración de las olimpiadas de 1968 en nuestro país.

Fueron los intereses de grupo que aprovecharon el pequeño brote que los estudiantes no alcanzaron a ver, lo que detonaría un movimiento que involucró al Instituto Politécnico Nacional, a la UNAM, a la Escuela Nacional de Antropología e Historia, entre otras. En aquel entonces se supo cómo empezó el problema pero no se imaginaba a dónde llegaría.

Hoy, un conflicto artificial creado en el campus universitario favoreció la violencia pero también la creación de grupos de estudiantes en estado de reflexión y análisis que entre otras cosas piden la cabeza del Rector Graue, argumentando que no ha dado la cara en la situación que dejaría dos jóvenes heridos seriamente. Entonces y ahora los que ganan son los intereses ajenos y los que pierden son los estudiantes.

Se mancha la transición de terciopelo entre el gobierno que se va y el que llega, se muestra músculo y se le toma la medida a AMLO con la liberación de los porros señalados como culpables.

La posibilidad que un conflicto haya sido prefabricado o espontáneo y no escale dimensiones mayores y, en cambio, favorezca la conciencia crítica de los estudiantes (como parece que está ocurriendo) hace toda la diferencia, frustra cualquier intención en otro sentido y sienta las bases del futuro universitario.

No pretendamos que no pasa nada ni salgamos con el lugar común que a la universidad se va a estudiar; se va también a despertar conciencias y a aprender a pensar y a construir país. La UAEM atenta.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas