.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Cañazos / El valor de las palabras

Arturo Bárcena Bazán

Nuestros presidentes han tenido frases célebres, “haiga sido como haiga sido”, en una “izquierda atinada”, “ni a favor ni en contra sino todo lo contrario” o “ni nos beneficia ni nos perjudica, sino todo lo contrario” leyendo a “Borgues”, o la última: “México está en bancarrota”.

Según el diccionario Larousse existe bancarrota cuando una empresa, negocio o país no puede pagar sus deudas. En cambio existe crisis económica, dice el mismo diccionario cuando no hay trabajo, ni dinero suficiente para todos, es decir que hay escasez. Este último podría ser el vocablo que debió usar el  Presidente Electo de México Andrés Manuel López Obrador en su discurso que pronunció en Tepic, Nayarit, al inicio de su gira de agradecimiento por todas la entidades del país.

Alfonso Romo, próximo director de la Oficina de la Presidencia. había manifestado el pasado miércoles12 que la reforma energética será muy benéfica para el crecimiento económico de México, respetándose los contratos firmados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos, lo que da confianza a los inversionistas nacionales y extranjeros. Luego entonces, México no está en bancarrota.
López Obrador al salir de su reunión con el director del Banco de México había señalado que  la estabilidad económica y financiera del país ha permitido una transición ordenada.

El Presidente Electo ya no está en campaña, ahora debe hablar con mayor cordura, no se trata de vanagloriarse con el pueblo, se trata de conducir a México por un camino de desarrollo, de seguridad, de fin a la corrupción, aprovechando lo que ha sido positivo de los gobiernos anteriores y desechar lo que ha sido nocivo para el país.

Se entiende que López Orador no pueda cumplir con todas sus promesa de campaña, él mismo ha expresado que dará prioridad a 25 de sus proyectos enunciados durante sus giras electoral y no cumplirá con todas las promesas no porque no quiera sino porque la realidad económica del país no se lo permitirá, ni con el programa de austeridad que ha anunciado y que ya se ha puesto en marcha con el apoyo del Congreso de la Unión. Así de sencillo. Los 25 proyectos a que se refiere AMLO,  están ya incluidos en el Presupuesto de Egresos Federales de 2019, según lo indicó. Esto es lo coherente. Se quiere cumplir lo prometido, pero no hay dinero suficiente. Esto el pueblo lo entiende y estará de acuerdo con AMLO. No se puede dar lo que no se tiene.

No es que la prensa, que los medios de comunicación estén en contra de AMLO, sino que los medios recogen sus declaraciones y las que de inmediato hacen los que se creen aludidos, como la clase empresarial y, sobre todo, los políticos de oposición, como los priistas Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de los senadores prisitas y el diputado federal René Juárez Cisneros, quienes señalaron que no podrá cumplir con los compromisos de campaña y en tono burlón hablan de una Dineylandia México a partir del próximo primeo de diciembre.

El Presidente Peña Nieto habló de  estabilidad económica del país en su sexto Informe de Gobierno, con una deuda externa que se está pagando y con reservas financieras para pagarse. El país no está hecho pedazos, como afirmó el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal,  estará en crisis pero no hecho pedazos. Hay que hablar con la verdad y no con frases de proceso electoral, que ya pasó.

Las declaraciones de bancarrota del país provocaron que la Iniciativa Privada reaccionara. Claudio X. González, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, consideró dramático el comentario del AMLO “quien está preparando el terreno para matizar que no se podrá cumplir con todo lo prometido porque no hay suficientes recursos”.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial; Francisco Cervantes, presidente de la Concamin   y Francisco López, director de la Coparmex, coincidieron en señalar que lo que López Obrador está tratando de señalar es que hay condiciones muy difíciles, pero no comparten el adjetivo de bancarrota, porque el país no lo está, por lo contrario es necesario generar confianza para fomentar la inversión y el crecimiento, que son la única forma como podremos resolver muchos de los problemas económicos que enfrentamos y enfrentaremos, hasta el momento no hemos dejado de pagar nuestros compromisos internacionales y nacionales, dijeron.

Hay que tomar en cuenta que el Presidente Electo  Andrés Manuel López Obrador menciona que México crecerá un 4.0 % el próximo año y el Grupo Financiero BBVA Bancomer en voz de su economista en jefe Carlos Serrano considera que el  crecimiento rondará entre el 2% y 2.2%.  No hay que olvidar también que AMLO ha prometido bajar el precio de la gasolina, que ahora alcanza más de 21 pesos la Premium .

Habrá que poner primero en funcionamiento al ciento por ciento las refinerías actuales y después iniciar la construcción de las dos refinerías anunciadas en los estados de Tabasco y Campeche.

Bueno, ya sabemos que el dinero no alcanza, entonces veamos con objetividad el futuro y pensemos en qué es lo que se podrá realizar con el dinero que tenemos, con la austeridad anunciada, con el apoyo de los tres Poderes de la Unión, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, con medios de comunicación objetivos y que no sean tachados, a la ligera, de amarillistas. El pueblo no es tonto, comprende, hablémosle con la verdad: AMLO cumplirá hasta donde el dinero se lo permita.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas