.

lunes, 10 de septiembre de 2018

Cañazos / El porrismo universitario

Arturo Bárcena Bazán

El lunes pasado, 3 de septiembre, a escaso un mes de que se cumpla el 50 aniversario de los hechos ocurridos el 2 de octubre de 1968 en  la Plaza de las Tres Culturas de Santiago Tlaltelolco, un grupo de estudiantes  del CCH Azcapotzalco, fue agredido por gropos porriles identificados por la Universidad  como Grupo Treinta y dos, del mismo CCH Azcapotzalco, 3 de marzo del CCH Vallejo, de la Federación de Estudiantes de Naucalpen, y otras organizaciones de vándalos y radicales, conformados desde hace más de 20 años.

Los porros han existido desde la inauguración de la Ciudad Universitaria, allá por 1951. Fueron creados por las mismas autoridades universitarias, con el objetivo de ser grupos de animación en las competencias estudiantiles, principalmente en los clásicos de futbol americano entre los Pumas de la universidad y el Instituto Politécnico Nacional.

Surgieron como grupos sanos, que tuvieron coo prnncipalex´ponentge en sus inicios a Luis Rodríguez, el famoso “Palillo”, ests pporras tuvieron como madrinas allá por principios de la ´decada de 1960, entre otras, a Fanny Cano, fallecida en 1984 en un accidente de aviación en España, así como a Valeria Pani y otras luminarias del cine nacional.}Fue precisameatne enesa década de 1960 cuando surgieron los grupos de pporros apoyados por partidos políticos, por organizaciones políticas y protegidos por altos funcionarios de los gobiernos federal y estatal.

Estos grupo empezaron a recibir patrocinio económico para crear conflictos principalmente en la Ciudad de México, como sucedía durante la Regencia del sonorense Ernesto P. Uruchurtu, que veía como continuamente porros provenientes de diferentes preparatorias de la UNAM, principalmente de la  Prepa 5, de Coapa, se plantaban en el zócalo capitalino para exigir prebendas o secuestraban camiones en protesta por determinado punto. Me consta que un alto funcionario, quien posteriormente fue gobernador de su estado, los utilizaba con el fin de desestabilizar y promoverse y les daba dinero para “sus necesidades”, que en algunas ocasiones no eran otras que tener para el consumo de  marihuana, que empezaba a hacer su aparición en las filas estudiantiles.

Posteriormente los grupos porriles se aliaron con la Federación de Estudiantes de Sociedades de Alumnos de la UNAM, la famosa FUSA, que como principales líderes  a Espiridión “Piri” Payán y a Miguel Castro Bustos, quienes perdieron su poder y pasaron al ostracismo con el movimiento de 1968, cuando surgió el Comité Nacional de Huelga.

Es de pensarse que los objetivos de eses grupos porriles que actuaron el pasado lunes y quienes los utilizan no lograron, por lo pronto y espero que sea definitivamente, sus propósitos, debido a las decisiones que tomaron las autoridades universitarias, las del Distrito Federal y las del Gobierno Federal. La decisión de suspender de inmediato el clásico Polí - Universidad que se iba a efectuar el sábado pasado 8 de este mes, fue una medida atinada, inteligente. Imaginemos que los grupos de animación, estudiantes, familias que acudían a ese clásico fueran objeto de agresiones de esos grupo porriles, quienes serían enfrentados por los agredidos, ´por la policía destacada para cuidar los alrededores del Estadio Universitario Hubiera sido un hecho lamentable, que hubiera dejado varios heridos y tal vez muertos. Así que por ese lado fracasaron los que agredieron a los jóvenes del CCH  Azcapotzalco en la explanada de Ciudad Universitaria.

No deja de ser extraña que en algunas entidades del país la semana pasada hayan ocurrido hechos de protestas estudiantiles o  universitarias, como sucedió en Chiapas - aquí fueron estudiantes normalistas de la Escuela Rural Mactaumactza -,en  Guerrero, en la tranquila ciudad de Mérida, Yucatán, por citar algunos lugares donde hubo protestas estudiantiles.

Ya el pasado miércoles 5 alrededor de 30 mil estudiantes, catedráticos y padres de familia  desfilaron por la ruta de las Facultades hacia la Rectoría para pedir seguridad y el fin de los grupos porriles dentro de la Máxima Casa de Estudios y sus planteles educativos y es que según datos extraoficiales existen alrededor de 43 grupos de porros financiados por el sector político, principalmente.

Esta y las próximas semanas serán tensas, son momentos en que se debe conservar la calma y evitar actos de provocación.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas