.

lunes, 6 de agosto de 2018

Enfoque Global / La mujer bajo el terror de la trata internacional de personas

José Luis Ortiz Santillán

En el pasado, el paso ilegal de miles de mexicanos hacia los Estados Unidos fue una historia natural que solíamos escuchar de nuestros familiares. Durante años vimos como a falta de alternativas de desarrollo en México, nuestros padres, hermanos, tíos y primos emprendían el camino hacia el “Norte” para huir de la pobreza y tener una opción de vida; entonces ir a la oficina de “Correos de México” frecuentemente, con la esperanza de recibir noticiar y un sobre con timbres de los Estados Unidos, una carta registrada, a cuyo interior hubiera un cheque, era un sueño de miles de mexicanos.

Hoy las cosas han cambiado y la inmigración ilegal a los Estados Unidos y Europa, en medio de la crisis actual del capitalismo, ha conducido a friccionar las relaciones entre los países y casi al rompimientos de las relaciones cordiales en otros caso, como el brexit de Inglaterra de la Unión Europea o las amenaza de salir de ese espacio de integración regional de países como Italia o Grecia; lo que ha conducido a que la crisis de migrantes en Europa se convierta en una característica de la crisis mundial del capitalismo hoy. México y los Estados Unidos no pueden escapar a este fenómeno, sobre todo después que durante décadas la frontera norte ha sido la válvula de escape de los problemas sociales, el medio que ha aliviado las tensiones sociales que hubieran conducido a revueltas sociales, si millones de mexicanos no hubieran encontrado en los Estados Unidos el medio para poder tener acceso a un trabajo bien remunerado y a una vida digna en ese país.

Pero este tema de preocupación global, es ya es un problema que involucra a todo el planeta. El GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) ha revelado en un estudio, que las ganancias por la trata de personas ascienden hoy a 150 mil millones de dólares, una cifra que se ha multiplicado por seis en los últimos de 5 años. Ahora no se trata sólo de flujos de emigrantes económicos que salen de los países pobres y en desarrollo y llegan como inmigrados económicos a los países desarrollados, sino de trata de personas entre estos países, ésta es la forma más dinámica de la delincuencia internacional hoy, la prostitución de niños y mujeres por todo el mundo, su explotación, su uso y muerte, cuando dejan de ser de utilidad.

El fuerte crecimiento de esta actividad criminal preocupa al GAFI. Los detalles de lo que está pasando en el planeta están el informe que ha publicado este jueves, actualizado la información presentada en 2011. El informe titulado “Financial flows from human trafficking”, se puede resumir en la siguiente frase: “Además del terrible costo humano, las ganancias estimadas generadas por la trata de personas se han multiplicado por seis” entre 2011 y 2016, sin tomar en cuenta las cifras por el tráfico ilícito de migrantes.

Aunque no es fácil rastrear los flujos financieros de la trata de personas, el GAFI basa su informe en el estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Fundación “Walk Free” en septiembre de 2017. El GAFI afirma que en 2016, casi 25 millones de personas en todo el mundo fueron víctimas de trabajos forzados y/o explotación sexual; de ese total, 16 millones fueron forzados a trabajar para compañías privadas y 4.8 millones fueron explotados sexualmente; poniendo en evidencia la nueva forma de esclavitud, de la cual los medios han dado cuenta muchas veces con hombres y mujeres del campo esclavizadas en nuestro propio país por agricultores.

El GAFI, también da cuenta del tráfico de órganos. De acuerdo a las encuestas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2007 el GAFI señala que el 5 al 10% de los trasplantes de órganos en el mundo se realizaron de forma ilegal; lo que hizo de ese hecho delictivo uno de los negocios más rentables; algo que le ha estado pasando factura a México en destinos turísticos como Cancún y los existentes en el Pacifico.

De acuerdo al informe, trabajo forzoso y la explotación sexual habrían generado ingresos por 150.2 mil millones de dólares en 2012, contra 32 mil millones en 2011; de ellos cerca de 100 mil millones fueron generados por explotación sexual; por lo que las ganancias anuales oscila entre 21 mil 800 dólares por prostitución y 13 mil dólares por trabajo forzado. Mientras que el trabajo doméstico forzado generaría 2 mil 300 dólares en ganancias; pero las ganancias totales son más altas en Asia, con alrededor de 51.8 mil millones de dólares y en los países desarrollados con 46.9 mil millones.

El informe del GAFI señala que en algunos casos, los ingresos del tráfico de personas y trata, se utilizan para financiar actividades terroristas como lo ha hecho el Estado Islámico (ISIS). El ISIS, gracias al secuestro de mujeres de la comunidad Yazidi y su venta en Siria por 200 ó 1,500 dólares, obtuvo 850 mil dólares por rescates y liberación de 200 cautivas de la comunidad. Según estimaciones citadas por el GAFI, la explotación de esta comunidad por parte del ISIS, en 2014 le permitió obtener entre 35 y 45 millones de dólares.

La información que presenta GAFI, debería ser un SOS para que las organizaciones internacionales y nacionales en México, refuercen sus trabajos para contener el avance del crimen organizado, el cual tiene en la mira a las mujeres. En México, no se puede obviar a las mujeres argentinas y venezolanas que han muerto trágicamente, víctimas de la explotación sexual por el crimen organizado, los familiares que en Venezuela u otros países lloran a sus seres queridos. La Comunidad internacional está obligada a usar la información financiera de que dispone para detectar, interrumpir y desmantelar las redes internacionales de tráfico de seres humanos, a fin de poner fin a esos crímenes de lesa humanidad y devolver la seguridad a las mujeres.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas