.

lunes, 9 de julio de 2018

Metrópoli Central / Los principales resultados de la elección federal (I)

 Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Analista político
@fdodiaznaranjo

Muchos aspectos deben ser analizados de los resultados electorales que arrojó la elección del pasado primero de julio. Si bien junto con la elección federal también hubo elecciones locales en 30 de las 32 entidades federativas, en esta ocasión me referiré a los principales resultados de la contienda federal.

Participación Ciudadana. De entrada, preliminarmente el INE ha reportado una participación significativa del 63.4% que, si bien, en términos porcentuales no es la más grande que se haya registrado; en 1994 la participación de electores alcanzó una cifra histórica del 77.16%, sí significó que salieron a votar a las urnas alrededor de 56 millones de mexicanas y mexicanos de los poco más de 89 millones de electores registrados en el listado nominal.

También hay que decir, que más de 30 millones de ciudadanos con posibilidades de votar no lo hicieron por lo que aquí tenemos un área de oportunidad para buscar diversas estrategias para incrementar la participación ciudadana.

Resultados electorales. De acuerdo con los cómputos distritales llevados a cabo el pasado 4 de julio en los 300 Consejos Distritales, a razón de uno por cada uno de los distritos electorales federales que integran el país, con el 99.98% de las actas computadas, la elección para presidente de la República arrojó que López Obrador, que encabezó la  alianza conformada por los partidos políticos Morena, PT y Encuentro Social, alcanzó el 53.18% de las preferencias electorales, seguido de Ricardo Anaya de la coalición PAN-PRD-MC, con el 22.26%; José Antonio Mead de la coalición PRI-PVEM-NA logró un 16.42% en tanto que Jaime Rodríguez “El Bronco” obtuvo un 5.23%.

Estos resultados traen consigo toda una recomposición de la geografía electoral del país que iremos analizando en su oportunidad.

Respecto a las Cámaras, presumiblemente, la alianza “Juntos Haremos Historia”, podría alcanzar alrededor de 312 o más curules en la Cámara de Diputados y muy probablemente, al menos 70 de los 128 escaños en la Cámara de Senadores, con lo que Morena se constituiría como una muy importante fuerza política en el país.

Este poder prácticamente absoluto que se vislumbra por parte de Morena, según los teóricos de la Ciencia Política, no es sano para una democracia.  Un poder de esta magnitud nunca es bueno para una sociedad con múltiples opiniones, por lo que la labor de la ahora oposición será fundamental para conformar ese equilibrio necesario en democracia.

Un gran contrapeso de este panorama sin duda, lo constituirán los medios de comunicación que, a través de su profesional cobertura, sus opiniones, editoriales, notas, reportajes y demás, tienen la gran oportunidad de generar justamente ese equilibrio mediático de los aciertos y errores del que será nuestro próximo gobierno ahora morenista.

Escrutinio y cómputo del voto de los mexicanos residentes en el extranjero.  El INE reporta haber recibido 98 mil 854 sobres vía postal con los votos de nuestros connacionales, de donde 76,440 provinieron de los Estados Unidos, 5,010 de Canadá, 2,973 de España, 2,666 de Alemania y 11,765 del resto del mundo.  Estos votos fueron sumados a la elección presidencial, a la de senadores, así como a las elecciones locales según correspondieron.

Resulta por demás interesante observar que, de los 98,854 mil votos, más de 63 mil fueron para López Obrador, seguido de Ricardo Anaya con más de 23 mil votos y José Antonio Meade con 4,600 votos aproximadamente.

Paridad de género.  La Cámara de Diputados estaría integrada, por alrededor de un 48.80% del género femenino por un 51.20% del género masculino; es decir, poco más de seis puntos porcentuales alcanzados respecto de la elección de 2015.  Sólo como referencia, en 1991 había tan sólo una representación del 7.80% de mujeres legisladoras por un 96.20% de legisladores.

En la Cámara de Senadores alcanzaría una representación el género femenino del 49.22% por un 50.78% del género masculino, es decir, 17% más que hace seis años en donde las mujeres obtuvieron una representación del 32.81% por un 67.19% de los hombres.  En 1991, existía sólo una representación del 6.60% del género femenino por un 93.40% del género masculino.

Hasta aquí apuntamos una serie de temas que han resultado de la elección, ahora tocará a los virtuales ganadores demostrar la confianza ciudadana depositada en ellos, ya que, de no hacerlo, ya está visto que los principales verdugos en elecciones son los propios ciudadanos que usan su espada electoral contra las promesas incumplidas, la corrupción y hasta las desilusiones.

Deseamos éxito al nuevo Gobierno tanto federal como locales por el bien del país.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas