.

lunes, 9 de julio de 2018

Cañazos / Sureste y su esperanza de resurgir

Arturo Bárcena Bazán

Los habitantes de los siete  estados del sureste del país, Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Quintana Roo y Yucatán, en especial los seis primeros, tiene grandes esperanzas de que durante el gobierno del Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, les llegue una segunda etapa de desarrollo.

La primera tuvo lugar durante la época del ex Presidente Luis Echeverría Álvarez, sexenio durante el cual se fundó y desarrollo Cancún, se amplió la carretera Mérida-Valladolid-Puerto Juárez, se construyó la Ciudad Universitaria de Villahermosa, se impulso la construcción de  presas hidroeléctricas en Chiapas y se c construyeron las primeras plataformas petroleras en el Golfo de México, todo ello con la aportación de los gobernadores locales, De la Vega Domínguez, de Chiapas, Luna Khan, de Yucatán, Martínez Ros, primer gobernador del naciente estado de Quintana Roo, Rovirosa Wade, de Tabasco, Sansores Pérez de Campeche,  Bravo Ahuja de Oaxaca y Hernández Ochoa, de Veracruz.

En ea época se inauguraron los espectáculos de Luz y Sonido en Chichen Itzá y Uxmal.

Casi cincuenta años después, un Presidente parece voltear sus ojos hacia el sureste, con los riesgos que ello implica. Decimos riesgos porque a la etapa de desarrollo habrá que aportarle, viviendas, producción alimentaria, centros educativos, servicios municipales y atención a la prevención de los desastres causados por fenómenos naturales. Todo ello habrá que tomarse en cuenta y también el regionalismo existente no sólo en esos siete estados  sino en todas las entidades de la República Mexicana- ¿se permitirá la voz “chilanga”?

¿Por qué? Porque Andrés Manuel López Obrador tiene proyectada la descentralización de las Secretarías de Estado. Turismo, para Quintana Roo, Semarnat a Yucatán, Sedesol a Oaxaca,  Energía a Tabasco,  a Veracruz Conagua, Pemex a Campeche y a Chiapas la Comisión Feedral de Electricidad.

Además durante su gira de trabajo a principios de este año, López Obrador prometió la plantación de millones de árboles en el sureste, apoyo sin igual al campesino, resurgimiento de la industria chiclera, de los cañeros y en el sector turístico prometió la construcción de un tres de alta velocidad que iría de Cancún a Palenque.

Además la construcción de un nuevo aeropuerto en la zona de Quintana Roo y , sobre todo, acabar con la inseguridad en esos siete estados, en especial Veracruz, Quintana Roo y Chiapas, sin olvidarse de Oaxaca y Tabasco. Campeche y Yucatán son entidades con bajo índice de delincuencia, esperemos que así sigan.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas