.

miércoles, 4 de julio de 2018

Cañazos / El México de hoy

Arturo Bárcena Bazán

Iniciamos este mes de julio con un México político diferente, con un México esperanzado en que su presidente electo pueda dar cumplimiento a todas sus promesas, con un México no confrontado sino que busca la reconciliación de todos sus actores políticos, reconciliación que anuncia Andrés Manuel López Obrador impulsará, “ no busco venganzas, busco la reconciliación, extiendo mi mano amiga”, ha expresado.

Un México político que ve cómo muchos de sus acores habrán de retirarse, con un José Antonio Meade, que seguramente se incorporará a la iniciativa privada o a la docencia, con un Ricardo Anaya que seguirá en la política, que buscará reestructurar al PAN y evitar las acusaciones de enriquecimiento inexplicable, con un  PRI totalmente resquebrajado, que vio cómo el domingo pasado se caía su imperio como nunca antes, más que en 2000 en que perdió por primera vez la Presidencia de la República a manos de Vicente Fox, hoy ha perdido sus reductos históricos, por mencionar algunos, Atlacomulco, Toluca, en el Estado de México, entidad que desde ahora estará en serio peligro de perder por primera vez en su historia y lo haría en las elecciones para gobernador de  2023 a manos de Morena, si AMLO logra cumplir la mayoría de sus promesas de campaña y si es ratificado en el 2021, pues ha anunciado que en las elecciones intermedias de e2021se someterá a  la revocación de mandato. Perdió el tricolor sus bastiones en Hermosillo, tierra del su fundador Plutarco Elías Calles, así como  Ciudad Victoria y Matamoros, en Tamaulipas, no pudo aparecer -, salvo en Yucatán, con un segundo lugar- , en todos los estados donde hubo elecciones para gobernador cayó a un tercer lugar, con una votación ínfima, el repudio nacional al tricolor se hizo patente. EL gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto pasará a  la historia priista como el  que sepultó a su partido. Desde las elecciones intermedias de 2015 el PRI perdió varios estados y a varios destacados priistas, iniciando con  Manlio Fabio Beltrones.

Otro partido, partido, el de la Revolución Democrática, PRD, es una caricatura de lo que fue en la década de 1990 en que ganó la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, uno de sus fundadores, quien ya se ha alejado de el, igual que como lo han hecho otros de sus hombres y mujeres destacados como Porfirio Muñoz Ledo, Alejandro Encinas, Ifigenia Navarrete, Ruth Zavaleta, por mencionar a algunos. El actual gobernador perredista de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, ha entregado su mal gobierno a Morena, a Cuauhtémoc Blanco, quien anuncia que hará auditorias al régimen de Graco, a todos sus secretarios de Estado. En Veracruz, que gobernaba en alianza con el PAN, todo parece indicar que pasará también a manos de Morena. Total un Sol amarillo que ya no luce, que se va extinguiendo poco a poco y al que habrá que hacerle una profunda reestructuración.

Por lo contrario, el Movimiento de Regeneración Nacional surge con fuerza en este 2018, así lo demuestra el 52 5 de la votación que obtuvo su candidato a la Presidencia de la República  Andrés Manuel López Obrador. Alrededor de 55 millones de mexicanos votaron a su favor, obtuvo Morena 67 senadores por mayoría y 218 diputados federales también por mayoría. Además ganó cuatro de las ocho gubernaturas en juego, más la Ciudad de México.  Puebla esta aún en disputa con graves disturbios. Sólo perdió en Guanajuato, Yucatán y Jalisco, pero su presencia en el norte del país es significativa.

El Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social, se subieron al carro de Morena, como lo hizo Movimiento Ciudadano con la alianza Por México al Frente y el PVEM y Panal  con el PRI. De resaltar el triunfo de MC, al obtener su primera gubernatura en su historia, de la mano de Enrique Alfaro, en Jalisco.

El Partido Nueva Alianza y Encuentro Social están en serio peligro de perder su registro, al no obtener el 3% de la votación.

Este triunfo tan arrollador de Morena compromete sobre manera a su líder Andrés Manuel López Obrador, el Presidente electo. De ahí que bien ha hecho en hablar de reconciliación, de unidad. Solo así México seguirá adelante. Tiene enfrente el espectro de la corrupción y de la inseguridad,  acabar con ellos son dos de sus principales compromisos de campaña. No será fácil aacabar con ellos, pero su intención por terminar con esos males nacionales, lo podrá ayudar a pasar a la historia como un buen Presidente, como es su deseo.. Su gabinete tendrá que estar sintonizado con él, no divisionismo interno será  la base, porque hay muchos líderes, pero solo un Presidente.

Su inicio es alentador, se ha visto a un AMLO coherente, no triunfalista, un Andrés Manuel conocedor al ciento por ciento  de lo que va a enfrentar. Su primer paso fue reunirse ayer con personajes que serán miembros de su gabinete, un segundo paso lo dio ayer al reunirse con el Presidente Peña Nieto, reunión en la que seguramente trató dos temas fundamentales: la participación de Morena en la autorización del presupuesto del próximo año y la transición presidencial.

Así es como se ve algo del próximo México y, como dijeran algunos colegas, ¿usted qué opina?

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas