.

lunes, 2 de julio de 2018

Cañazos / Discurso de reconciliación y unidad de AMLO

Arturo Bárcena Bazán

Es este un día histórico y una noche memorable, inicio de una etapa de reconciliación y de poner por encima de los intereses personales el interés general, aspirando a construir una auténtica democracia y no una dictadura abierta ni encubierta. Habrá libertad empresarial y respetaremos los derechos que establece la Constitución, así como la autonomía del Banco de México, con una estricta disciplina fiscal, expresó el candidato presidencial triunfador, Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Juntos lo Haremos Mejor, integrada por Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social, al pronunciar su primer discurso como presidente electo, ayer domingo a partir de las 23.10 horas, en que entró al salón preparado en el cuarto piso del Hotel Hilton, ahí frente al Hemiciclo a Benito Juárez, a quien recordó al señalar los principios juarenses de “Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”. Antes se había referido a Vicente Guerrero al señalar  la frase del ex presidente nacido en Tixtla, Guerrero: “ La patria es primero”, pronunciada cuando su padre le pedía se rindiera al general realista Félix María Calleja del Rey.

Fue un discurso tranquilizador del hombre que ganó por más de 31 puntos porcentuales a Ricardo Anaya Cortés, de la coalición Por México al Frente, según datos dados a conocer por Lorenzo Córdova, presidente consejero del Instituto Nacional Electoral, cinco minutos antes de que AMLO iniciara su primer mensaje a la nación.  Fue 53 a 53.8 de porcentaje de votos para AMLO; 22.1 a 22.8 para Ricardo Anaya Cortés de la coalición Por México al Frente; 15.7 a 16.3   para José Antonio Meade, de Todos por México, que integraron el tricolor, Verde y Panal  y 5.3 a 5.5 por ciento para Jaime Rodríguez, “el Bronco”,  candidato independiente, el primero en la historia de México, quienes lo felicitaron hora antes de que el INE anunciará los datos preliminares del resultado de la elección, lo que contribuyó a destensar el ambiente político y acabar con el peligro der futuras confrontaciones o impugnaciones por el resultado de la elección presidencial.

Acompañado de su esposa y de sus tres hijos mayores, AMLO expresó en su primer discurso, que respetará los compromisos contraídos, que los contratos con particulares serán revisados para acabar con la corrupción. Si encontramos, dijo, actos de corrupción actuaremos por la vía legal, no por venganza. No habrá confiscación ni expropiaciones de bienes, lo que seguramente dará tranquilidad a los inversionistas.

Añadió que “desterraremos la corrupción del país, el pueblo de México es inteligente, honesto y trabajador. La corrupción es consecuencia principal de la desigualdad social, económica, laboral, lo que ha provocado el aumento de la delincuencia, la cual se combatirá en el próximo sexenio no con el uso de la fuerza, sino analizando las causas que originan la violencia, combatiendo la desigualdad social y la pobreza en la que vive México.

En esta lucha para acabar con la delincuencia AMLO afirmó que se auxiliará de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, de organizaciones sociales, de la ONU para elaborar el Plan de Paz y Reconciliación para México, que se implementará a partir del primero de diciembre próximo, pues en estos cinco meses siguientes respetará las funciones del Presidente Enrique Peña Nieto con quien colaborará su equipo de transición, que será pacífica y ordenada.

“Por el bien de todos, primero los pobres”, es mi frase favorita, dijo tras haber anunciado que “escucharemos, atenderemos y respetaremos a todos pero daremos preferencia a los más humildes y olvidados, en especial a los pueblos indígenas de México”, anuncio en su mensaje.

Andrés Manuel López Obrador obtuvo , como ya dijimos, alrededor del 53 por ciento de los votos, muy superior al 42.5 que obtuvo Vicente Fox en las elecciones del año 2000, en la primera alternancia del poder en la historia de México. Felipe Calderón, el otro ex presidente que derrotó a Andrés Manuel en las urnas en 2006, lo hizo por tan solo el .56 por ciento, ni un punto fue la diferencia
La tercera fue la vencida para el primer Presidente originario de lsur de la República, más allá de Veracruz, desde la promulgación de la Constitución de 1917. Su primer acto fue salir a la ventana de  su casa de campaña en la colonia Roma, a las 21.40 horas, lo acompañaba su esposa.  Tres minutos  después salió de ahí a bordo de su automóvil blanco, llevando  en el asiento de  atrás a su esposa y a su principal colaborador, César Yañez, para  tomar la avenida Cuauhtémoc en cuyo trayecto recibió  de mano las primeras felicitaciones de niños y jóvenes con quienes se tomo una selfie. A continuación se reunió por espacio de casi una hora, en el segundo piso del hotel Hilton, con sus principales colaboradores para repasar las primeras estrategias de su próximo gobierno. Su siguiente acto fue  su  discurso en el Hilton para cerrar con un acto multitudinario en el Zócalo de la Ciudad de México, la misma que gobernó a principios de este siglo , buscando después en dos ocasiones fallidas la Presidencia de la República.

Así se inicia la alternancia de la izquierda por primera vez en la historia de México, de la mano de un tenaz Andrés Manuel López Obrador.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas