.

jueves, 7 de junio de 2018

Enfoque Global / Lleva Trump al límite el TLCAN

José Luis Ortiz Santillán

El presidente Trump de los Estados Unidos no va traicionar a sus electores por México. Es evidente que ha aplicado una estrategia de desgaste en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con sus socios comerciales, Canadá y México. El presidente de los Estados Unidos, en realidad, siempre deseó llevar al límite las negociaciones para concluir un acuerdo comercial por separado con sus dos socios de América del Norte, dos acuerdos independientes, y poner fin a la zona de libre comercio creada entre los tres países en 1993, para eliminar todos los aranceles que impedían el libre movimiento de mercancías, servicios y capital.

Aunque hay versiones contradictorias en los medios, se sabe que Ottawa estaría de acuerdo con la propuesta, algo que ha desmentido el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien ha señalado que sería más ventajoso concluir la renovación del TLCAN entre los tres países.

El desenlace de este proceso parece estar a la vuelta de la esquina ahora. Pese a que se ha especulado durante todo el 2017 y lo que va del año sobre su supervivencia, la renegociación actual de los términos del TLCAN entre los Estados Unidos, México y Canadá podría tener otro final que el esperado por México; el martes pasado el economista jefe de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo que había informado a los canadienses y mexicanos del deseo del presidente Trump de negociar un acuerdo por separado para reemplazar al TLCAN, según Fox News.

El impredecible presidente Donald Trump no ha cambiado de opinión, simplemente esa fue su estratégia desde un inicio. Recordemos como ha insistido en lo malo que ha sido el acuerdo comercial para su país, en su deseo de trabajar para modernizarlo y en tener un acuerdo en principio antes de la Cumbre de las Américas pasado, hoy simplemente ha expuesto públicamente su posición y objetivos reales, en todo este proceso de negociación que ha abarcado 8 rondas, efectuadas en los tres países, rondas que al final han quedado abiertas. Hoy sabemos que el presidente Trump ha dicho que no tienen inconveniente en ver un acuerdo por separado con Canadá y otro con México, países que considera muy diferentes.

Los tres países avanzaron en un Informe final que fracasó debido a la posición de los Estados Unidos sobre el tema automotriz y el deseo de disolver el TLCAN cada cinco años, como quería el presidente Trump. Las elecciones de “mitad de período” en los Estados Unidos, impidieron cualquier presentación al Congreso de un posible texto de acuerdo en principio sobre la renegociación del Tratado para ratificarlo antes de 2019; lo que implicaba enviar una notificación a los funcionarios electos antes del 17 de mayo, para evitar enfrentar un Congreso con mayoría demócrata en 2019 y un nuevo gobierno en México que cuestionara los términos del acuerdo comercial México, que surgirá de las elección del 1 de julio.

El presidente Trump está listo para reemplazar el TLCAN. Las posibilidades de llegar a un acuerdo rápido se esfumaron, las negociaciones con Canadá y México se empantanaron y el presidente Trump se dispone a sustituir el TLCAN por acuerdos bilaterales por separado. El presidente estadounidense, en nombre de la seguridad nacional, impuso finalmente aranceles del 25 y el 10%, respectivamente, a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Canadá, México y los 28 países de la Unión Europea; antes lo había hecho ya para el resto de países, incluidos China y Corea del Sur.

Con ello, el presidente Trump se dispone ahora a poner fin al libre comercio y a reinstaurar las barreras comerciales en su economía. Por lo pronto, la Unión Europea ha anunciado medidas de respuesta comercial contundentes contra su aliado y este martes México presentó una lista de productos estadounidenses como carne de cerdo, whisky, queso, manzanas y uvas, entre otros, que pagarían aranceles aduaneros de entre 15% y 25%, similares a los que deben pagar las exportaciones de acero y aluminio al entrar a los Estados Unidos; lo mismo hizo Canadá, no sin antes, conjuntamente con la Unión Europea, presentar una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el viernes pasado contra la imposición de aranceles estadounidenses.

Bajo las nuevas reglas del juego develadas por el presidente Trump, con las que terminaría con la farsa de la renegociación del TLCAN para modernizarlo, ahora las negociaciones iniciadas en agosto de 2017, podría continuar bajo otro patrón si Canadá y México aceptan los términos estadounidenses. En caso de aceptar la propuesta del presidente Trump, las negociaciones trilaterales no podrían continuar antes de 2019 y se abriría un período de incertidumbre que afectaría a la economía mexicana, provocando una salida de capitales por la desconfianza hacia la economía y las dificultades para acceder a los mercados de los Estados Unidos, que conducirían a la devaluación del peso y una reducción de la capacidad de producción de las empresas exportadoras, trayendo desempleo y reducción de los ingresos de los hogares.

El viernes pasado el presidente Trump fue muy claro en sus intenciones sobre el TLCAN. El presidente reveló públicamente en los jardines de la Casa Blanca, que tenía la intención de firmar acuerdos por separado con Canadá y México, países que calificó de ser muy diferentes, subrayando que el TLCAN ha sido un acuerdo comercial lamentable para Estados Unidos desde el primer día; por lo que estaban perdiendo mucho dinero con Canadá y una fortuna con México.

El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que la renegociación del TLCAN podría continuar el próximo año. Dentro de la lógica del TLCAN y las reglas de la OMC, los Estados Unidos no podrían imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de Canadá y México, pues el TLCAN aún continua vigente, en tanto no se salga uno de los países agotando el procedimiento establecido para ello. Sin embargo, México se ha quedado sin tutela de los estados unidos, abandonado a su suerte y sin punto de referencia dentro de una geopolítica que ahora deberá jugar sólo.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas