.

lunes, 11 de junio de 2018

Concatenaciones / El final adelantado de las campañas

Fernando Irala

Sin muchas sorpresas, se aproximan a sus días culminantes las campañas con las que cuatro personajes se disputan la Presidencia de la República, y otros miles de candidatos la conformación del Poder Legislativo Federal, amén de varias gubernaturas y muchas alcaldías a lo largo y ancho del territorio nacional.

A lo largo de este tiempo han pasado a un plano secundario los proyectos y programas de gobierno, frente a las estrategias de acusaciones mutuas y de “guerra sucia”, la denostación y la polarización que han caracterizado los procesos electorales en lo que va del siglo en México.

Ahora nos acercamos a un final adelantado en la atención y el interés de los ciudadanos, pues el arranque en unos días del campeonato mundial de futbol, y las esperanzas e ilusiones que el evento genera en los aficionados mexicanos, desplazan o al menos opacan la pasión política.

Perderán importancia los negocios y el nivel de vida de Ricardo Anaya, la amenazante venezolación del país si triunfa López Obrador o la dificultad de hacer que levante José Antonio Meade porque sobre sus prendas personales se impone su origen de un gobierno impopular y su adscripción a un partido desprestigiado.

En su lugar, los vehementes ciudadanos devendrán impetuosos hinchas, expertos en alineaciones, formaciones de juego, posibilidades de triunfo y expectativas de técnicos y jugadores.

Cuando la jornada electoral al fin llegue, en México estaremos fascinados o desencantados según haya transcurrido en su desempeño la selección nacional.

Y tal vez haga falta saber, ahora que todo se mide y se pronostica con encuestas y estadísticas, cómo influirá un buen o mal papel de los futbolistas tricolores a la hora de concretarse el voto popular en las urnas.

Es un absurdo que así ocurra, pero quien piense que no hay tal influencia no conoce a nuestro pueblo ni su exaltación futbolera.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas