.

martes, 26 de junio de 2018

Cañazos / Fiscal General, fuero, prerrogativas, otros pendientes

Arturo Bárcena Bazan

Aunque no son imputables ciento por ciento al Presidente Enrique Peña Nieto, seguramente durante su administración quedarán sin resolverse tres iniciativas que han dormido el sueño de los justos en el Congreso de la Unión.

Nos referimos al nombramiento del Fiscal General, pendiente desde agosto de 2017, cuando no se aceptó el pase automático de procurador general de la República a fiscal general, del distinguido abogado Raúl Cervantes quien heredó la PGR a un procurador general encargado del despacho, en la persona del licenciado Alberto Elías, quien en un caso insólito en el ámbito de procuración de justicia se mantiene en el cargo. México sin procurador general de la República desde hace varios meses y la PGR recibiendo palazos de parte del Poder Judicial que ha determinado la libertad o ha amparado por averiguaciones de ministerios públicos negligentes o carentes de capacidad jurídica de delincuentes del más alto nivel o peligrosidad, pero que por el actual sistema penal, obtienen su libertad o reciben el amparo de la justicia federal. Ahí están los casos recientes de los inculpados por el caso Ayotzinapa o la violación de una pasajera de un autobús en la carretera México-Querétaro, que han sido amparados por la justicia federal. Y este pendiente, el del nombramiento del Fiscal General no es imputable al Presidente Peña Nieto.

Se pensó que vía fast track el fiscal sería Raúl Cervantes, El coordinador de los senadores del PRI, el yucateco Emilio Gamboa Patrón declaraba el jueves 31 de agosto en la Cámara de Senadores:”escucho las voces de la sociedad; también escucho las voces que vienen y me dicen que es más viable que sea Raúl”. De esta declaración ya pasaron casi diez meses y no hay Fiscal General, mientras que en varios estados ya existe la figura de fiscal, como es el caso de Nuevo León. Este proceso de designar al Fiscal General, provocó divisionismo entre el PRI y el PAN, cuando era presidente del blanquiazul  Ricardo Anaya.

Todos los candidatos han hablado de corrupción e impunidad, todos sin excepción hablan de terminar con este mal de la sociedad, pero ninguno se acuerda de la importancia que tiene el contar con un Fiscal General, si no hay fiscal y  hay un endeble encargado de despacho en la PGR, la impunidad y la corrupción continuarán viento en popa.

El Alto Comisionado  para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Jan Jarab, afirmó que “la impunidad es la regla, y el castigo, la excepción” .Añaadió que  “es fundamental que las fiscalías cuenten con un diseño institucional que las fortalezcan y les permitan perseguir y castigar a los responsables”.

Seguro estoy que en las Barras y Asociaciones Nacionales y Estatales de Abogados hay jurisconsultos de valía para ocupar el cargo de Fiscal  General, siendo apartidistas, pero ¿eso conviene a los intereses políticos de los nueve partidos políticos registrados?

La misma pregunta nos la podríamos hacer respecto a otra iniciativa presentada en el Congreso de la Unión y que para variar, también duerme el sueño de los justos. Me refiero a la terminación del fuero del Primer Mandatario para abajo, me refiero a gobernadores, diputados locales y federales, senadores, secretarios de estado, que mantienen incólume el fuero. La iniciativa existe pero permanece congelada. La Cámara de Diputados votó a favor de desaparecer el fuero, pero el Senado Congeló las discusiones al respecto. La presidenta de la Junta de Coordinación Política del senado de la República, Ana Lilia Herrera, señaló en la sesión del  martes 21 de marzo del presente año que “el fuero en este país ha sido mal entendido por muchos y ha sido mal utilizado” y recordó el caso del diputado federal medio hermano del entonces gobernador de Michoacán, Leonel Godoy.

Lo mismo ocurre con la iniciativa de terminar con las prerrogativas a los nueve partidos políticos registrados oficialmente y que tan solo en estas elecciones recibieron alrededor de 27 mil millones de pesos, cantidad que no provino de sus militantes sino que su origen es el pago de  impuestos de los ciudadanos. Quien resulte vencedor en las elecciones presidenciales de julio próximo bien haría en mandar de inmediato una iniciativa preferente para acabar con estas prerrogativas; que los partidos se mantengan de las cuotas de sus militantes. Ya es hora. Esto es más importante que ahorrarnos mensualmente 35 millones de pesos que se dan a los ex Presidentes Luis Echeverría, Ernesto Zedillo, Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y Felipe Calderón, así como a las viudas y familiares  de José López Portillo y Miguel de la Madrid Hurtado. 27 mil millones de pesos contra  35 millones para ex presidentes y sus viudas. No hay comparación.

El Congreso de la Unión tiene que legislar a fondo y los políticos apoyarlos jurídicamente y no mediáticamente. ¿No lo cree usted?

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas