.

sábado, 30 de junio de 2018

Cañazos / Finales de antología

Arturo Bárcena Bazán

Ya  estamos en veda electoral, no podemos escribir de ninguno de los contendientes así que hablaremos del deporte.

España, Portugal, Argentina y México estuvieron a punto de ser eliminados faltando escasos cinco minutos de su último partido. Los juegos   y momentos fueron muy diferentes para que obtuvieran su calificación a la siguiente fase. Los países de la  península Ibérica empataron en los últimos minutos con Marruecos e irán, respectivamente. Argentina a cuatro minutos de que el árbitro pitara el final del encuentro anotó el gol de la victoria sobre Nigeria y México tuvo que esperar los últimos minutos del partido que Corea del Sur le ganó 2-0 a Alemania, para asegurar su pase a la siguiente fase, no obstante haber perdido minutos antes  con Suecia por marcador de 3-0.

Y es que cualquier competencia, de cualquier índole, como lo dijera el gran catcher de los Yanquis de Nueva York, Yogi Berra, “esto no se acaba hasta que se acaba” y eso que tenía a un equipo llenó de estrellas, que siempre o casi siempre era marcado como favorito para ir a la serie mundial. Ahí estaban Whitey Ford, Gil Mac Dougla, Phil Rizuto, Roger Maris, Bily Martin, el gran Mickey Mantle y muchos más. Cuántas veces en el beisbol no hemos visto equipos viniendo de atrás en la novena entrada y darle vuelta al marcador para llevarse el triunfo. En el beisbol no siempre ha ganado el mejor, es un deporte que siempre depara muchas sorpresas para los beisbolistas y para el público, para el aficionado,  en general.

Han sido varios los pitchers que han perdido el sin hit ni carrera cuando no pudieron sacar el out 27 , un jugador, un strike le ha faltado a un pitcher antes de que le conectaran el hit que rompía el encanto.

“El último minuto también tiene 60 segundos” frase que hizo célebre, además de sus amplios conocimientos, a don Fernando Marcos. Y si no, que lo diga el América que ganó un campeonato al Cruz Azul gracias al gol anotado por su portero Moisés Muños, sí en el último minuto.

Julio César Chávez retuvo una vez su título mundial noqueando a su contrincante en el último segundo del doceavo episodio. Sí faltaba un segundo para que perdiera la pelea.

Cuántas carreras de caballos no se han decidido en los últimos cinco metros, en que uno de los jockey, que iba retrasado, gana por una nariz y  no siendo el favorito para obtener la victoria.

En el automovilismo, en la Formula 1, hemos visto a varios corredores perder la carrera en los último metros de la competencia por fallas de su automóvil. De los últimos podemos mencionar al alemán Vetel o al l australiano Riaccardelo.

Grandes favoritos del deporte han perdido su juego crucial. Tal vez el más significativo y recordado fue el que perdió Brasil ante Uruguay 2-1, en 1950 en el estadio de Maracaná, lo que se conocido como el “Maracanazo”.

En el boxeo mexicano hemos visto como el favorito  Raúl “el Ratón” Macías, perdía en Los Ángeles, California su pelea por el campeonato mundial gallo ante el francés Alphonse Halimi, allá finales de la década de 1950 o como Vicente “el zurdo” Saldívar le ganaba, el 26 de septiembre de 1964, el campeonato mundial pluma al cubano Ultiminio “Sugar “ Ramos, cuando no era favorito, allá en el Toreo de Cuatro Caminos, hoy existe ahí una gran plaza comercial.

NI qué decir en el atletismo, donde hemos visto a un corredor ganar en lo que se ha llamado “final de fotografía”.

Tal vez una de las más gratas sorpresas para México fue la medalla de oro que obtuvo Felipe “el Tibio” Muñoz en los Juegos Olímpicos de  1968 cuando nadie daba un cacahuate por su triunfo en la albera olímpica Juan de la Barrera, de la Ciudad de México, ahí en la esquina que forman la avenida División del Norte y Río de Churubusco, hoy en el olvido por nuestras autoridades.

Esto es el deporte y la vida misma, preparación, constancia, experiencia o ganas de sobresalir,  lucha, lucha y más lucha, que muchas veces va acompañada de triunfos inesperados o remontadas que han hecho historia en nuestro país y en el extranjero.

Así que siempre debemos recordar que “esto no se acaba hasta que se acaba” o que “el último minuto también tiene 60 segundos”.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas