.

lunes, 18 de junio de 2018

Cañazos / El campo, uno de los pendientes

Arturo Bárcena Bazan

El pasado martes 12 de este mes, el  Presidente de la República Enrique Peña Nieto afirmó en La Paz, Baja California, que la mayoría de los 266 compromisos que contrajo ante notario durante su campaña electoral, han sido cumplidos. Se habla de un 90%. “El México de hoy es muy distinto, de mucho más desarrollo, de mayor generación de empleos, de mayores oportunidades para la sociedad de las que teníamos hace apenas tres décadas”, indicó el Primer Mandatario.

Tiene razón, México ha avanzado como lo hace cada día, cada mes, cada año, cada sexenio, pero el campo no ve ese avance. Es uno de los compromisos que aún tiene pendiente el Presidente Peña Nieto, compromiso que seguramente quedará pendiente al término de su sexenio. No hay tiempo para echarlo andar; así lo reconoció el candidato priista a la Presidencia de la República José Antonio Meade Kuribreña, en su reciente reunión con ganaderos de Sonora. Ya a principios del año, en su gira por Jalisco, Meade ofreció que de llegar a la Presidencia habrá una reforma profunda al campo, la cual “debe considerar la certeza alimentaria, instrumentos financieros, infraestructura y tecnología, donde la seguridad será el primer eje para impedir que la criminalidad se adueñe del sector”, indicó. Este es uno de los compromisos incumplidos por el actual gobierno federal.

No se promulgó la tan cacareada Ley del Campo, la cual quedó pendiente de discusión, quedó sólo en una iniciativa presidencial.

El campo sigue expuesto a los fenómenos naturales, si hay  sequía se muere el ganado, las cosechas se echan a perder, si hay inundaciones el ganado se pierde, se ahoga.

El campo sigue siendo de temporal, con excepción de parte del centro y norte del país; en la mayoría  de los estados no existe un real programa de riego, éste no se halla tecnificado. El campesino, el agricultor, el ganadero sigue a expensas de los fenómenos naturales. Las comunidades rurales son las más perjudicadas, muchas de ellas carecen de caminos de saca para poder comercializar sus cosechas.

El cañero es uno de los sectores más dañado. Se da a conocer que entre 50 y 150 mil  toneladas fueron los primeros envíos de azúcar mexicana a países europeos, en busca de diversificar el mercado azucarero y no depender de Estados Unidos. Según la Unión Nacional de Cañeros, la producción de azúcar en la zafra 2017-2018 alcanzó algo así como 6 millones 182 mil toneladas, 3.7 más que el año anterior.  Sin embargo, el cañero sigue hundido en la pobreza en su mayor parte, aunque sus líderes no tanto, incluso algunos han ocupado cargos en el Congreso de la Unión o en Congresos locales, otros han sido candidatos a gobernador, como por ejemplo Amado Orihuela, de Morelos, quien también fue presidente del PRI estatal.

El año pasado el presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, Juan Cortina Gallardo,  afirmó que existía peligro de quiebra de ingenios azucareros, como el San Miguelito, en Córdoba, Veracruz, y la situación sigue latente.

Ya que mencionamos a la Cámara de  las Industrias Azucarera y Alcoholera, la semana pasada la  Comisión Federal de Competencia Económica informó que realiza una investigación de oficio por posibles prácticas monopólicas absolutas contra la producción, distribución y comercialización de azúcar en México. Es la segunda vez que la Comisión de referencia investiga estas prácticas monopólicas. En la primera ocasión impuso multas por 88.8 millones de pesos contra siete empresas, 10 personas físicas y la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, esto fue el 21 de junio de 2016.

Héctor Montes Rodríguez, secretario general de la Unión General Obrera Campesina y Popular, afirmó en Veracruz que “el campo vive su  peor momento; las autoridades fomentan la importación desmedida de alimentos, mientras que la delincuencia amenaza con extorsiones, secuestros y cobro de piso, sin que las autoridades hagan algo por impedirlo”. En el presupuesto de este año, se aprobó reducir en alrededor del nueve por ciento los recursos de  la Secretaría de Agricultura, el principal ajuste fue en el Programa de Fomento a la Inversión y Productividad, con una caída del 13.7 por ciento casi cinco millones de pesos menos.

En mayo pasado, en Jiquilpan, Michoacán, la tierra del general Lázaro Cárdenas del Río,  Rogelio Valdovinos Sánchez, Comisariado del Ejido de esa ciudad,  afirmó que  a falta de obras que estaban autorizadas por las autoridades en materia agrícola, el 70 por ciento de la producción en esa zona michoacana correspondiente al ciclo de cosecha  que termina en noviembre próximo, podría perderse por inundaciones y contaminación. Son 18 mil hectáreas las afectadas por las lluvias.

Mientras que en Guanajuato el sistema de riego está muy tecnificado, en oros estados los campesinos siguen a expensas de la siembra de temporal y ello influye a que el país no sea autoalimentario, que la autosuficiencia sea un mito, como lo expresó el Presidente Peña Nieto durante la Reunión del Consejo Nacional Agropecuario, efectuado el martes 7 de mayo de este año.

Mientras en Jiquilpan se quejan de falta de infraestructura, el gobernador Silvano Aureoles Conejo indicó en el mismo acto que su estado mantiene el liderazgo en la producción y venta a Estados Unidos, de aguacate, “tan  a Estados Unidos se exportan más de un millón de toneladas de aguacate al año” La pregunta al gobernador Aureoles sería ¿ si sabe a qué precio pagan el aguacate a los campesinos de su entidad y si esa cantidad les alcanza para vivir?. Seguramente lo ignora, de ahí las pobres condiciones en que viven los aguacateros michoacanos. Si no fuera así, ¿por qué el campesino michoacano tiene que recurrir al crimen organizado para poder sobrevivir?

En fin, estamos de acuerdo con el Presidente Peña, uno de sus compromisos de campaña, la Ley del Campo que beneficie a los campesino, fue uno de sus pendientes y ya se vienen las lluvias y con ello las inundaciones en el campo mexicano. Adiós cosechas.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas