.

lunes, 7 de mayo de 2018

Enfoque Global / Sobra la incertidumbre sobre la economía mexicana

José Luis Ortiz Santillán

No son las elecciones presidenciales las que están afectando las perspectivas de crecimiento económico de México, sino el contexto económico global. El presidente Donald Trump prometió a sus electores terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y hasta hoy no hay nada cierto sobre su ratificación por parte de los Estados Unidos del Tratado. El impredecible presidente Trump está dispuesto a cumplir con sus promesas electorales y es probable que si no saca a su país del TLCAN, de las renegociaciones solo surja un acuerdo comercial limitado que reduzca los mercados para el 80% del total de las exportaciones actuales que hoy envía México a ese país.

Esta semana, producto de la insertidumbre sobre el futuro del TLCAN, los analistas han reducido las expectativas de crecimiento de la economía de México de 2.33% a 2.30%. El Banco de México ha publicado la encuesta que realiza periódicamente entre las empresas que  trabajan  prospectiva económica, las cuales han reducido las expectativas de crecimiento ligeramente; lo anterior, debido a que se mantiene la incertidumbre sobre el desenlace final de la renegociación del TLCAN, cuyas rondas se detuvieron en Washington en la octava y se quedaron abiertas indefinidamente hasta concluir un acuerdo en principio en cualquier momento, sin definir fecha para ello.

En realidad, todo parece indicar que el presidente Trump esconde algo; o tiene un plan para salir del TLCAN y culpar a sus socios de ello. Por lo pronto Europa, Canadá y México se han salvado de ver afectadas sus exportaciones de acero y aluminio por las tarifas impuestas a las importaciones de esas materias primas en los Estados Unidos desde este primero de mayo; en el caso de México y Canadá, se está a la espera de concluir las negociaciones del TLCAN, sin embargo, para los europeos sujetas a negociaciones que podrían terminar en un mes, pero donde los miembros de la Unión Europea han advertido que no aceptarán chantajes ni presiones; después que este bloque ya se encuentra enfrentado a los Estados Unidos en su rechazo a renegociar el acuerdo nuclear con Irán, algo que exige el presidente Trump, no sería bueno para los estadounidenses enemistarse con sus aliados de siempre ahora.

En tanto, la guerra comercial pareciera ir en aumento, se habla de otorgarle al presidente Trump el premio Nobel de la Paz, producto de el reciente encuentro entre las dos Coreas, la promesa de desmantelamiento de las instalaciones nucleares de Corea del Norte y el próximo encuentro entre el presidente norcoreano y el presidente Trump. No obstante, el presidente Tump está aprendiendo rápido y esta semana se supo que las delegaciones de China y los Estados Unidos discutían en Pekín, a fin de diluir las tensiones comerciales surgidas con la imposición de aranceles a las exportaciones de acero y aluminio de China a los Estados Unidos, aranceles que recibieron imposiciones reciprocas de parte de los chinos.

Si bien la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) esperan que la recuperación de la economía mundial avance en este años, después de la crisis iniciada en 2008 en los Estados Unidos, gracias a un mejoramiento de los intercambios comerciales, la actual confrontación comercial desatada por el mismo país ahora no parece ayudar mucho. Los datos sobre el crecimiento de la economía en la Unión Europea cayó a 0.4% en los primeros tres meses del año, en comparación con 0.7% en el cuarto trimestre de 2017, de acuerdo con una estimación provisional publicado el miércoles por la Oficina Europea de Estadística, lo cual provocaría n crecimiento promedio anual de apenas 2.3%. Una historia casi igual se registró en los Estados Unidos en este primer trimestre del año, cuando había crecido su economía en 2.9% en el último trimestre de 2017, en este primer trimestre apenas creció en 2.3%; en tanto que la economía mexicana apenas pudo crecer en 1.1% en este mismo trimestre. A la vez, la economía china lo hizo en 6.8%, más del 6.5% previsto para 2018.

El comercio munidl podría caer en un nuevo letargo con una caída en el crecimiento de las economías desarrolladas y China; lo cual afectaría a la economía mexicana y impediría que pueda crecer y superar el 2.3% anual previsto. Con negociaciones que se prolongan sobre el TLCAN y una reducción del comercio mundial, sería difícil que la economía nacional  logre superar las mediocres tasas de crecimiento sexenales de apenas 2.2%; más aún, si quienes hoy gobierna el país dejan derrumbar la economía si los resultados no les favorecen, como sucedió en diciembre de 1994 con la famosa crisis de los errores de diciembre.

Pero al margen de la renegociación del TLCAN y de los resultados de las elecciones generales de julio próximo, hay que decir que después de 25 años de vigencia del TLCAN, sí la economía nacional logra crecer en 2.2% ó 2.3%, habría crecido a penas en 2.5%, en promedio anual, luego de 25 años de vigencia del TLCAN; poniendo en evidencia la inoperancia del TLCAN como instrumento para impulsar el crecimiento económico y desarrollo social de México, que durante todos estos años ha visto multiplicar la pobreza para llevarla hasta 55.3 millones de pobres en 2014.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas