.

lunes, 21 de mayo de 2018

Enfoque Global / El sueño americano de México se extingue

José Luis Ortiz Santillán

El presidente estadounidense, Donald Trump, ofende a los mexicanos de nuevo. Ahora el presidente llamó a los inmigrantes “animales” en una reunión filmada en la Casa Blanca. En medio del estancamiento de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y en la víspera del 17 de mayo, fecha límite para que se presentara un principio de acurdo sobre el TLCAN, para que los congresistas actuales pudieran discutirlo y aprobarlo, el presidente Trump arremetió contra México, mostrando que no tiene ningún interés por llagar a un acuerdo comercial y que no desistirá de construir su muro.

Las declaraciones de ahora no es menos insultante que las hechas a principios de año. En ese entonces los países africanos reaccionaron al unísono y exigieron disculpas, algo que México no hizo para no herir la susceptibilidad en medio de las negociaciones del TLCAN, pues el impredecible presidente Trump quejándose de los inmigrantes a su país señaló que provenían principalmente de país de mierda, aunque luego negó los términos.

Ahora el presidente Trump no puede negar sus afirmaciones, pues sus declaraciones fueron filmadas durante una reunión en la Casa Blanca con funcionarios de la policía de California. Los medios dan cuenta de que el presidente comparó a algunos inmigrantes con animales, precisando que no se podían imaginar lo malos que son; subrayando que no son personas, son animales, respondiendo a una pregunta de Margaret Mims, sheriff del condado de Fresno en California.

Aunque los analistas señalan que el presidente Donald Trump se estaba refiriendo a los miembros de la pandilla MS-13, mencionados en la pregunta; el análisis del contexto de sus declaraciones, permite comprender sus palabras son muy ambiguas, pero rebelan sus sentimientos. Parafraseando, el presidente Trump denuncia las leyes de inmigración de los Estados Unidos, calificándolas como las más estúpidas del mundo y que las personas que han entrado ilegalmente ahora las están sacando a un ritmo nunca antes visto.

Estas declaraciones rebelan que el presidente Trump no ha cedido ni un ápice en su posición sobre México y los mexicanos. En su primera conferencia de prensa como candidato en 2015, dijo que cuando México nos envía a sus inmigrantes, no nos envían a los mejores ciudadanos, sino que mandaba drogadictos, criminales, violadores… Ahora, siguió con sus crítica a nuestro país, diciendo que México está hablando, pero no está haciendo nada por los Estados Unidos, especialmente en la frontera, incluso mientras intenta negociar un nuevo tratado de libre comercio con Canadá y Estados Unidos.

Sin embargo, no todos compartes las opiniones del presidente Trump. Para el representante demócrata de Colorado, Jared Polis, los inmigrantes son seres humanos, no son animales, no son delincuentes, no son traficantes de drogas, no son violadores, para él todos ellos son seres humanos; así lo señaló a los medios de prensa. Algunas ciudades e incluso el Estado de California, se han declarado santuarios para proteger a los inmigrantes en situación irregular y enfrentar las políticas del presidente Trump de manera frontal.

Bajo este escenario, el gobierno de México debería ver con más realismo sus relaciones con los Estados Unidos y revisarlas. Ha llegado el momento de poner fin a la política de sumisión frente a los Estados Unidos, pero también, a dejar de ver a ese país como la solución de todos sus problemas y asumir su responsabilidad por todos los mexicanos que han sido excluidos del desarrollo en el país, del mercado laboral, de la educación y el acceso a la salud.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas