.

viernes, 4 de mayo de 2018

Cañazos / José Antonio Meade, candidato ciudadano

Arturo Bárcena Bazán

No hay plan B, ni Plan C, José Antonio
Meade no declinará, por lo contrario el
PRI se fortalece con René Juárez,  sus
propuestas son las más serias pero no ha
levantado,  faltan 56 días para hacerlo

Tercera Parte

Apenas en días pasados comentábamos aquí en CAÑAZOS que Enrique Ochoa Reza, entonces líder nacional del PRI, era un ben acompañante en las giras de José Antonio Meade y el miércoles pasado se anunció el relevo por René Juárez, político avezado y varias veces delegado del tricolor en estados de la República. Ochoa no logró “comunicarse” con los priistas de cepa y por ello no había jalón con el candidato ciudadano de Todos por México, el candidato que mayores conocimientos tiene de la situación económica, social y política del país por los cargos que ha desempeñado y con amplias relaciones en el extranjero, por algo fue canciller, pero estos no le han alcanzado para despertar el interés entre los votantes, su campaña ha sido muy teórica sin despertar a “la ciudadanía dormida”, lo que lo tiene muy rezagado respecto al puntero que es Andrés Manuel López Obrador, que una y otra vez ha pregonado que el candidato priista declinara, “que el arroz ya se coció” y que no hay forma de que el PRI levante. Si ya se coció, “no se te vaya a quemar” ripostó Meade.

Ningún favor le hacen a Meade la filtración de versiones sobre un falso declinamiento a favor del panista Ricardo Anaya. Por ello en su reciente gira por Puebla el candidato ciudadano declaró que jugará “los 90 minutos del partido, en referencia al futbol, que no declinará, que no hay Plan B ni Plan C” y de eso estamos seguros, Meade irá hasta las elecciones del primero de julio próximo.

Ya tiene a René Juárez en su equipo, ha terminado el periodo ordinario de sesiones. El Senado de la República avisa que podría haber un periodo extraordinario durante el cual se analizaría la propuesta del Meade, sobre la supresión del fuero, “seré un Presidente sin fuero” ha dicho. La pregunta es : Si el Senado analizará esta propuesta después del primero de julio, ¿podría pedir Emilio Gamboa una licencia temporal y sumarse al equipo de Meade en busca de que este logre la ansiada Presidencia con el candidato ciudadano?

René Juárez tendrá que sacar de su apatía a los delegados priistas,  sobre todo a los de  los 14 estados que gobiernan representantes del tricolor, que incluyen a Jalisco  y Estado de México, dos de los estados base para el triunfo en las elecciones de julio así como a los de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Sonora y Yucatán, sin olvidar en lo que no son gobierno como Nuevo León, Veracruz, las Baja Californias y Guanajuato; a los líderes sindicales y trazar una estrategia para motivar a los poco más de 40 millones de ciudadanos que se abstienen de votar –en las elecciones pasadas el abstencionismo ha representado poco más del 50 por ciento del padrón electoral de alrededor de  80 millones de electores  inscritos y, sobre todo atraerse el voto de los jóvenes y de los indecisos. La misma tarea se trazarán seguramente los otros candidatos, incluyendo a los ahora punteros AMLO y Anaya.

Frases como ganaremos las elecciones “sudando la camiseta y sin rajarse”, sus críticas sobre Andrés Manuel López Obrador, sus acusaciones contra Ricardo Anaya, “la confianza del país, en juego con la elección”, “México no quiere ni caudillo ni mesías”, “Javier Duarte no define a los priistas”, “Todos sin fuero, todos iguales ante la ley y la ley por encima de todos” “No le saquen a los debates semanales”, han sido  buenas frases para el consumo mediático pero que no le han originado votos de quienes quieren escuchar más sus propuestas , más de su proyecto de gobierno.

Los alrededor de 50 millones que se refugian en el abstencionismo, que aún no están decididos por quién habrán de votar, quieren escuchar propuestas concretas, viables, que si van originar gastos el candidato les indique de donde se sacarán esos recursos, cómo los pobres de Oaxaca, Chiapas,  Guerrero, Michoacán, van a salir de la pobreza, cómo en esas regiones serranas se van a impulsar inversiones, cómo van a tener caminos de saca para sus productos, cómo el campo va a desarrollarse, cómo los azucareros van a resurgir, qué apoyo tendrán los pescadores de los litorales mexicanos, cómo se aplicará eficientemente la reforma educativa, si habrá centros de educación superior en las zonas indígenas del país, cómo todos los mexicanos tendrán derecho a la salud, sin escasez de medicamentos, qué se propone para los mexicanos de la tercera edad en materia de geriatría, cómo se capacitará eficientemente a la policía de todo el país, cómo se prevendrán los delitos, cómo acabar con la corrupción que emana desde los más altos cargos del país, como evitar la sobre población en las cárceles, como impulsar el deporte regional desde la niñez, qué se hará con los terrenos del actual aeropuerto internacional de la Ciudad de México una vez que entre en funcionamiento la nueva terminal área, si se investigará a fondo la concesión de los contratos para la construcción del mismo, que salario mínimo tendrán las  actuales y futuras generaciones, en fin lo que se  quieren es un Plan de Gobierno, un Plan de Desarrollo viable, cuyas propuestas tengan cimientos firmes y de eso Meade sabe de más. Sólo falta que lo implemente y despierte la conciencia de los indecisos y de los abstencionistas, no hacerlo es tanto  como entregarles desde ahora la Presidencia de la Republica a AMLO o a Anaya, hasta ahora los candidatos con mayores probabilidades de triunfo el próximo primero de julio. Estos al igual que  Margarita Zavala y Jaime Rodríguez tienen la misma tarea, despertar a la ciudadanía, impulsarla a que emitan su voto el próximo primero de julio.

No más ataques personales, no más contestaciones a las directas o indirectas entre los contrincantes, que solo los desgastan y distraen, se exige mayor énfasis en sus programas de trabajo en caso de llegar a la Presidencia, sea quien sea.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas