.

jueves, 26 de abril de 2018

Metrópoli Central / Ganadores y perdedores del Debate Presidencial

Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Analista político
@fdodiaznaranjo

Los debates presidenciales en nuestro país, se han caracterizado, desde hace 24 años, en ser un mecanismo rígido de presentación de propuestas y de réplicas que no habían permitido ver con soltura y en plenitud, a las candidatas y candidatos a la Presidencia de la República.  De hecho, resultaba muy aburrido verlos.

Lo logrado por el INE el pasado 22 de abril en el Palacio de Minería de la UNAM, con un formato que permitió la interacción entre la candidata y los candidatos, así como entre los tres experimentados periodistas que condujeron dicho debate, logró ver con mayor soltura, la exposición de sus propuestas, así como los cuestionamientos entre ellos y con los periodistas.

Así, la candidata y los candidatos a la Presidencia de la República, pudieron exponer, de manera general, sus propuestas a través de los tres bloques establecidos para este primer debate, a saber: seguridad pública y violencia, combate a la corrupción e impunidad y democracia, pluralismo y grupos en situación de grupos vulnerables.

En el primer bloque, la dinámica, por demás innovadora, inició con una pregunta común para todos los candidatos.  En los siguientes tres minutos, la candidata y candidatos tuvieron una interacción con algunos de los periodistas que fungieron como moderadores, quienes plantearon, a su vez, presuntas de seguimiento para ahondar en la discusión hasta agotar el tiempo establecido.  La dinámica en un segundo bloque consistió fundamentalmente en la confrontación directa entra la candidata y candidatos para contrastar sus propuestas, en donde pudimos ver que el candidato más golpeado sin duda fue Andrés Manuel López Obrador, seguido de Ricardo Anaya.

También en la dinámica de este segundo bloque, los periodistas plantearon un tema concreto que en 30 segundos debían contestar cada candidato.

Finalmente, hubo un mensaje final de cierre del debate de un minuto en donde los mensajes de Margarita Zavala, José Antonio Mead y Ricardo Anaya fueron los más contundentes.

Este debate duró alrededor de dos horas. Un debate dinámico como no se había observado en ningún otro debate y, desde la opinión de un servidor, los grandes ganadores fueron las periodistas que fungieron como moderadores, Azucena Uresti, Denise Maerker y el periodista Sergio Sarmiento quienes, con un gran temple, capacidad y la experiencia que los ha caracterizado, hicieron una dinámica muy interesante de este primer debate.

Si de la candidata y candidatos hablamos me parece que los más preparados para este encuentro y exposición de ideas, contrastes y propuestas fueron José Antonio Mead y Ricardo Anaya, favoreciéndole a este último el debate de manera general ya que supo argumentar mejor, supo parase bien, miró siempre a las cámaras, se le notó tranquilo; se ve que se preparó mucho para este debate; supo confrontar con hechos concretos y se defendió bien cuando fue cuestionado.

Del otro extremo, me parece que los menos favorecidos en el debate fueron Margarita Zavala y López Obrador.  AMLO se vio inclusivo nervioso y fue evasivo con una serie de cuestionamientos que tanto la candidata como el resto de los candidatos le formularon.  El Bronco por su parte no estuvo tan mal y se le ven posibilidades de crecimiento en un corto plazo.

Este debate, entre otros rubros, alcanzó una cobertura sin precedentes por muchos factores.  Primero porque participaron medios de comunicación privados y cadenas nacionales, pero también interactuaron muy activamente las principales redes sociales y la interacción que permiten dichas redes.  Asimismo, observamos en la prensa, en radio y televisión una serie de programas de análisis que empiezan a desmenuzar lo sucedido en dicho primer debate.

A este ejercicio democrático le seguirán dos debates más, uno en Tijuana, Baja California a las 9:30 de la noche y el último, en la Ciudad de Mérida, Yucatán el día 12 de junio.  Con el antecedente de este primer debate y el dinamismo determinado por el INE, estoy seguro que permitirá que la audiencia se concentre en dichos debates lo que seguramente obligará a la candidata y candidatos a prepararse a fondo.

La gran cobertura mediática de este debate seguramente moverá las cifras de las preferencias electorales, por lo que resultará muy interesante ver en las próximas semanas lo que publican diversos medios de comunicación sobre las simpatías electorales de la población electoral y, con ello, que el rumbo electoral del país se vaya definiendo para que la y los candidatos, sus partidos y coaliciones se preparen para redireccionar las estrategias de campaña o bien, para fortalecer algunos rubros.

Sin duda, la elección por la Presidencia de la República está resultando mucho más interesante de lo que se esperaba.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas