.

jueves, 5 de abril de 2018

La delgada línea de la tolerancia política

Yamiri Rodríguez Madrid

Apenas el viernes pasado iniciaron las campañas, mismas que habrán de concluir hasta el mes de junio, y ya se están gestando enemistades, y hasta separaciones de pareja, a causa de la política.

Si hacemos de lado las descalificaciones entre contendientes, normales en cada proceso, están mucho peor las que entre familiares y amigos nos hacemos por la pasión política.

Suba usted un comentario a su Facebook expresando la mínima simpatía hacia cualquier personaje o partido y le vendrá una andanada de comentarios de sus conocidos y varios colados.

Decía el dicho que los amigos se conocían en la cama y en la cárcel, pero hoy se conocen en los perfiles de las redes sociales.

¿A quién no le ha tocado presenciar la discusión de una pareja defendiendo a x o y partido o candidato, o subir un posteo en su Facebook y que le pongan caras de enojo, comentarios como “que desilusión”, “amigo me sorprendes” o una letanía tratando de reconvertirlos a su causa?

Peor aún es cuando esas redes sociales están abiertas para que cualquiera pueda ver su perfil y entonces le llueve una serie de insultos, sin siquiera conocer a esa persona.

Hay perfiles muy activos, y otros creados con ese fin, que se dedican a cazar ese tipo de cuentas en las redes sociales, que pasan de la crítica a la ofensa, al insulto descarnado.

Revise los comentarios que dejan en los perfiles de los candidatos y no se tratan de críticas válidas a sus propuestas o trayectorias, sino mofa a sus defectos físicos, insultos bajos de cantina, aunque son esas mismas cuentas las que exigen que el país cambie, que se tengan candidatos y campañas de altura.

Como bien dicen, si queremos cambiar al país, debemos empezar por nosotros mismos, respetando al prójimo, aunque no tenga la misma religión, preferencia sexual o ideología política. Pareciera que conforme más avanzamos, más nos preocupamos por ponernos etiquetas, por diferenciarnos si al final todos somos mexicanos, veracruzanos y, seres humanos.

Se aplaude el interés político de la ciudadanía, pero por favor, no ofenda, no insulte; tolere.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas