.

viernes, 16 de marzo de 2018

Denuncian acoso sexual en la escuela Carlos Septién, exigen solución

CIUDAD DE MÉXICO. “No es secreto que en la Escuela Carlos Septién García hay casos de acoso” se lee en una carta dirigida a la opinión pública. La misiva señala a André “L” alumno ya egresado de la institución, de enviar mensajes a través de redes sociales a varias alumnas.

“La respuesta de las autoridades de la institución fue tibia y debió marcar un antes y un después en la institución, no fue así y no hubo repercusiones y se envió con ello un mensaje de tolerancia e impunidad al resto de los potenciales agresores”.

Según el reglamento bajo la dirección del difunto José Luis Vázquez Baeza estipula en su capítulo XI de las sanciones.

“Toda falta de respeto física, moral de palabra o de obra en contra de alumnos, maestros, personal administrativo y de intendencia, ameritará desde una amonestación hasta la expulsión del responsable. Estos incidentes se reportarán a la Dirección de Servicios Escolares. La acumulación de tres reportes ordinarios, ameritará la expulsión del responsable. Sin embargo, la gravedad de un solo reporte de indisciplina puede causar la separación definitiva”

El problema con esta disposición es la ambigüedad, dice el texto, pues refiere que, la falta de explicación en el texto constituye una falta de respeto” y la “gravedad de un solo reporte de indisciplina” hace que se someta a la “opinión” de aquellos a cargo de la Dirección de Servicios Escolares.

“Se invita a la Comunidad Septién, docentes, alumnos, padres de familia, autoridades correspondientes, personal administrativo, egresados y cualquier persona interesada en mejorar la calidad institucional, convivencia universitaria y/o reafirmar a la Escuela Carlos Septién García como un espacio libre de acoso y violencia a:

1)Modificar el capítulo IX de las Sanciones del Estatuto – Reglamento para que el acoso u hostigamiento, sexuales o no, sean considerados una falta grave y, por lo tanto, ameriten la expulsión del estudiante.
2) Que las disposiciones penalicen el acoso ocurrido a través de redes sociales o por medio de llamadas telefónicas ya que estos comportamientos también perjudican la sana convivencia en una institución educativa.
3) Que los cambios al Estatuto – Reglamento se discutan con la comunidad estudiantil para atender sus dudas y demandas.
Estos tres puntos anteriores, por simples que parezcan, nos recuerdan la necesidad de claridad y disciplina en las normas para lograr un ambiente de respeto y recordar que, que cuando se hace caso omiso de la necesidad de justicia de las víctimas, la reputación de la institución es manchada.

Huir de la controversia es contraproducente. Si callamos, somos cómplices del acoso.

Cambiemos hoy las normas para proteger a los futuros estudiantes y poder decir, sin hipocresía, que estamos orgullosos de ser Septién. Juntos mejoramos la Septién.

Fuente: Excelsior.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas