.

sábado, 24 de marzo de 2018

Cañazos / Un priista no llegará a Los Pinos

Arturo Bárcena Bazán

La única certeza que existe para suceder a Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República es que un priista no llegará a Los Pinos.

José Antonio Meade es un candidato ciudadano que aspira a la Presidencia de la República por la coalición Todos por México. No pertenece a ningún partido político, ni siquiera alguno de los tres que lo postulan: PRI, PVEM y Panal. Es un candidato ciudadano cobijado bajo esas siglas.

Si lo escogieron esos partidos fue por su limpia y profesional trayectoria en sus 20 años de servicio público, en que ha sido titular de una Secretaría de Estado en cinco ocasiones, dos de ellas en la SHCP. Ha servido al país como ciudadano sin ser miembro de algún partido político. De ahí que digamos que de ganar las elecciones el primero de julio próximo, no llegará un priista puro a Los Pinos,  llegará un ciudadano bajo esa alianza partidista.

Meade, hasta el momento no  ha sido acusado de corrupto, de malversar fondos federales durante sus gestiones como secretario de Estado. Si acaso se le hace responsable de algunos actos no bien vistos por la ciudadanía. el caso del gasolinazo, pero no hay que olvidar que fue secretario de Estado, secretario del Presidente Enrique Peña Nieto, su jefe, y quien en un momento dado le daba instrucciones que él debería efectuar. Y es el caso del gasolina.

Por ello es que creemos que Meade tiene razón cuando afirma que sus dos principales contrincantes, llevan años y millones de spots de ventaja. Tan solo en eso le llevan una segura ventaja, porque las encuestas son inciertas y fallan en muchos casos. Ahí está el caso de Donald Trumpo a quien no le daban oportunidad de ganar la Presidencia de la República, vamos ni siquiera consideraban que ganara las internas del Partido  Republicano. Siempre estuvo abajo de Hillary Clinton en las encuestas.

Andrés Manuel López Obrador es el único de los aspirantes partidistas e independientes a la Presidencia que ha gobernado: la actual Ciudad de México, antes Distrito Federal. Lleva 17 años aspirando a la Presidencia de la República, fracasando en las elecciones de 2006 y 2012. Fue priista en sus primeras incursiones políticas en su estado natal, Tabasco. Como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, dejó pendiente el esclarecimiento de los gastos del Segundo Piso del Periférico y se rodeó de gente deshonestas, que todos tenemos en la memoria y como presidente del PRD impulso a algunos alcaldes de dudosa reputación, como Abarca ,de Iguala.  Pero todo ello le dio experiencia. El mismo sabe que hay deshonestos a su alrededor, quedó demostrado cuando en su gira por Álamo, Veracruz dijo “tengo que cuidarme la cartera” y estaba rodeado de puros simpatizantes y miembros de su partido.

Ricardo Anaya ha sido siempre panista, desde su surgimiento en su natal Querétaro donde ocupó el cargo de diputado local, fue secretario particular del gobernador panista. Fue diputado federal y llegó al PAN traicionando a su protector e impulsor Gustavo Madero, lo mismo que a Margarita Zavala, a Javier Lozano, a Rafael Moreno Vale y a oros más. Nunca ha tenido la oportunidad de tomar decisiones como funcionario público para bien del país, si acaso en la Cámara de Diputados.

Actualmente ha sido acusado de ocupar sus cargos públicos para beneficiarse a través de prestanombres, la PGR lo investiga. Ha tenido el  buen tino de cobijarse con distinguidos y reconocidos panistas, como es el caso de Santiago Creel, Ernesto,  Ruffo, Marco Antonio Adame. Se le considera un producto de la mercadotecnia, de la publicidad a través de alrededor de dos millones de spots en que ha impulsado su imagen, ocupando espacios del PAN.

Lo que nadie puede negarle es que es un excelente orador, bueno para los debates, y  que ha trazado un plan, bueno para algunos, malo para oros, que lo lleve a la Presidencia de la República.

Jaime Rodríguez, “el Bronco” tiene experiencia como gobernador de Nuevo León, en que ha recibido críticas por su forma de gobernar, hace algunos años fue priista.

Margarita Zavala ha sido siempre panista, sin experiencia en gobernar y con amplia atarayectoria legislativa. Es el mismo caso de Armando Ríos Piter.

Así que el próximo Presidente de la República no será un priista puro y sí podría ser un ciudadano, ya sea José Antonio Meade, Margarita Zavala, Jaime Rodríguez, o un miembro de algún partido, caso de López Obrador y Anaya

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas