.

martes, 20 de marzo de 2018

Cañazos / Policías

Arturo Bárcena Bazán

Otro de los graves problemas que tiene nuestro país es el de las policías - en los que incluimos a los custodios de las cárceles -ya sean municipales, ministeriales, estatales o federales, todas, sin excepción, están escasas en lo que se refiere a capacitación, a tener un armamento acorde con las funciones que desempeñan, les falta equipo, ya sean patrullas, chalecos antibalas, por ejemplo, y a ello habrá que sumarles que su sueldo no va de acuerdo con la labor que desempeñan, todo lo anterior es reconocido por las autoridades federales que deben de proporcionarles todo lo necesario. Por ello es que el número de policías asesinados es bastante alto.

El año pasado el secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Sergio  Álvaro Vizcaíno, indicaba que hacen falta 122 mil nuevos policías preventivos estatales en todo el país, y por esta escasez “hay menos capacidades de los gobiernos estatales y  municipales para hacer frente a la delincuencia a nivel estatal”. ¿ Y qué se ha hecho en los últimos meses para resolver este problema?
En México hay 2,457 municipios y de ellos en 600 no hay policías y  en los 1,800 restantes, que sí la tienen, el 86% tienen menos de 100 policías. Son 900 los municipios que tienen alrededor de 20 policías. Además, no hay suficientes capacitados a nivel municipal para hacer frente al delito. México tiene sólo 0.8 policías por cada mil habitantes, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. El promedio de policías en países que integran la ONU es de nueve policías por cada mil habitantes. Un ejemplo: Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con 600 mil habitantes y con una población flotante por su cruce hacia Estados Unidos, cuenta con sólo 250 policías.

De aquí parte el hecho de que dos de los estados con mayor número de municipios,  Edomex, Veracruz,  sean  los que  tienen mayor número de asesinatos y secuestros,  seguidos de Tamaulipas, Chihuahua, Baja California.

Son varias las entidades en que los policías carecen de certificado de capacidad y las primeras cinco en ese deshonroso lugar lo ocupan Oaxaca, Tlaxcala, Durango, Guerrero y Sonora,
Además, según datos de la Secretaría de Gobernación, hay 125 mil 45 agentes veteranos, uno de cada tres policías cuenta con más de 45 años de edad, y según Segob, pueden tener limitaciones sicomotrices. Sólo  el 5% del personal policial en el país tiene entre 18 y 24 años de edad.

Otro problema es que el personal de 700 corporaciones policiales, de las mil 800  que existen, los elementos ganan sólo cuatro mil 600 pesos al mes. La organización Causa Común presentó un estudio en que señala que el 45 % de los policías gana menos de diez mil pesos mensuales y el 39% reconoció que en sus corporaciones existe la corrupción y un alto porcentaje está en los mandos medios y altos.
A ello se atribuye que los casos de extorsión de policías y custodios de las cárceles  vaya en aumento. Un ejemplo reciente: la semana pasada las autoridades de Ciudad Universitaria, en la Ciudad de México, detuvieron a dos personas que vendían drogas dentro del campus universitario. Los entregaron a dos policías de la Secretaria de Seguridad Pública, quienes al presentarlos en forma indebida ante un juzgado cívico y no  ante el ministerio publico correspondiente, como debía ser, los acusaron de “estar ingiriendo bebidas alcohólicas en espacios no autorizados”. Lógico, pagaron una multa y salieron en libertad. Y como este caso hay mucho a lo largo y ancho  del territorio nacional.  ¿Por qué? Porque sus sueldos son bajos. De ahí que un día sí y otro también se conozca de policías acusados de extorsión, de no cumplir con sus deberes, de facilitar la libertad de presuntos delincuentes y la cadena va de abajo hacia arriba, hasta llegar a medios y altos mandos. Es por ello que algunos noticieros matutinos dedican los primeros cinco o diez minutos de su transmisión para dar a conocer los actos delictivos ocurridos en el país en las últimas 24 horas, en que se ven inmiscuidos policías  de todos los rangos y corporaciones.

En enero de este año,  el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello Cristerna, aceptó que en las corporaciones policíacas de la entidad se han filtrado delincuentes por lo que haría una limpia y Zacatecas no es el único estado en que hay delincuentes infiltrados en las corporaciones policíacas, hay municipios en que los encargados de la seguridad pública son puestos  por el crimen organizado o están ligados con él, según ha trascendido. Y no son solo policías sino también autoridades de mayor rango, como fue el caso del procurador general de Justicia del estado de Nayarit, preso aún en Estados Unidos acusado de proteger a los cárteles de la droga.

Respecto a los custodios,  el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, reconoció que son  “el patito feo” de la burocracia nacional y el 40% de los custodios afirma que “vivimos igual o peor que los reos”.

Además, la mayor parte de los policías carece de armamento adecuado a sus funciones, en un país en que adquirir un arma es sumamente fácil para los presuntos futuros delincuentes, De ahí el alto número de policías asesinados en el país..El caso más reciente fue el del comandante de la Policía Preventiva Municipal de Guaymas, Sonora, Francisco Genaro Bogarían, ocurrido hace apenas ocho días.

Ahí tienen los aspirantes a suceder a Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República un problema actual, que existe en las  32 entidades del país, al que deberán enfrentar en forma directa e inmediata, con un programa realista a cumplir a corto plazo, que vaya desde la selección, capacitación personal hasta mejores salarios y mejor armamento y equipo.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas