.

lunes, 19 de febrero de 2018

El Atleta / Tierra tropical

David E. León Romero
@DavidLeonRomero

La riqueza natural que lo caracteriza permite hacer de cualquier escenario una postal memorable. Su diversidad social es fundamento y esencia de nuestra historia. La cultura milenaria que alberga en cada uno de sus rincones lo constituye como un territorio enigmático y fascinante. Estos elementos y muchos más hacen del sur de México un espacio entrañable.

Frente a toda esa belleza y valor, permanece un deterioro y rezago urgente de atender. Algunas de nuestras ciudades, pueblos, ejidos, barrios y comunidades requieren atención urgente en la búsqueda de atenuar la pobreza y la marginación que sus habitantes padecen. Niños sonrientes, jóvenes soñadores y adultos trabajadores, requieren oportunidades para construir con suficiencia, bienestar y prosperidad su presente y futuro.

Diversos estudios señalan que históricamente los territorios tropicales han tenido mayor dificultad para desarrollarse, prevaleciendo un crecimiento mucho más acelerado en aquellos que están fuera de los trópicos, en comparación con los que se encuentran dentro. El clima disminuye nuestra productividad, la humedad acrecienta los retos en materia de salud y las condiciones generales del territorio hacen menos productivo nuestro campo.

Pareciera entonces que esta riqueza y diversidad nos ha jugado en contra, sin embargo, existen dos ejemplos tropicales que han sido la excepción, y se encuentran clasificados por el Banco Mundial como países de altos ingresos: Hong Kong y Singapur.

Ambas naciones gozan de un sólido estado de derecho, calificado así con base en el poder limitado de las instituciones de gobierno, el cumplimiento regulatorio, la justicia civil y penal, la transparencia, el respeto a los derechos fundamentales, el orden y la seguridad, y la ausencia de corrupción.

Tomando en cuenta los casos de éxito que pudieran replicarse, combinando la riqueza de su territorio y el valor de su gente, y fortaleciendo obligatoriamente el estado de derecho, esta bella tierra tropical del sur de México deberá transformarse en un polo de desarrollo, para con ello ganarle terreno progresivamente a los enemigos que tanto nos lastiman: la pobreza y la marginación.

Fuente: http://www.tabascohoy.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas