.

miércoles, 3 de enero de 2018

Textos en libertad / Sucedió hace 35 años; 1983: los genios también son mortales

José Antonio Aspiros Villagómez

Precursor del surrealismo en el cine, director polémico, respetado, prestigiado y vanamente imitado, ganador de un Oscar y diversos premios más en Cannes, Venecia y otros festivales, Luis Buñuel Portolés murió en la ciudad de México el 29 de julio de 1983.

Nacido con el siglo y nacionalizado mexicano en 1949, este artista de cuna aragonesa fue un creador de avanzada que escandalizó no pocas veces a sus contemporáneos con su mensaje fílmico, desde sus primeras películas ‘Un perro andaluz’ (1928), ‘La edad de oro’ (1930) y ‘Las Hurdes’ (1932).

Entre 1946 y 1964, Buñuel dio al cine mexicano 20 de los 32 trabajos que integran su filmografía, varios de los cuales los hizo sólo por profesionalismo y necesidad económica, aunque, según dijo, “creo que jamás filmé una escena que fuera contraria a mis convicciones, a mi moral personal”.

CASCADA DE PREMIOS

En su etapa mexicana -porque también dirigió en España y Francia hasta 1977- este realizador onírico saltó a la fama mundial con ‘Los olvidados’ (1950), una cinta que en su patria adoptiva fue considerada denigrante y por lo cual se pidió su expulsión, pero que en Cannes ganó al año siguiente los premios al mejor realizador y el de la crítica internacional.
     
‘Nazarín’ (1958) y ‘Viridiana’ (1961) obtuvieron el Premio Especial del Jurado y la Palma de Oro de Cannes, respectivamente; en cambio la coproducción francoitaliana ‘Bella de día’ (1966) fue rechazada en ese festival, pero mereció el Gran Premio en el de Venecia. ‘El discreto encanto de la burguesía’ ganó el Oscar de Hollywood a la mejor cinta extranjera. Ésta última fue rodada en 1972 en Francia.

LOS OLVIDADOS: ¿NO QUE NO?

Junto con los reconocimientos citados -a los que deben agregarse ocho Arieles para ‘Los olvidados’, seis para ‘Robinson Crusoe’ (1952) y uno para ‘Ensayo de un crimen’ (1955)-, Buñuel recibió fuertes censuras y valiosos elogios; las primeras, de una sociedad tomada sorpresivamente por su cine de vanguardia; los segundos, de una intelectualidad -críticos y ensayistas- que diseccionó su trabajo fílmico.
     
Blasfemia, apología de la perversidad, documental desgarrador, una de las fuerzas más creadoras y creativas del siglo, capacidad turbadora, insistencia onírica, violencia como catarsis, obra bella e intensa, fueron solamente algunas de las expresiones en torno al cine buñueliano.

HUMOR SUI GÉNERIS
     
El propio director, por su parte, consideró que el séptimo arte es “el arma más poderosa si la maneja un espíritu libre y la más apropiada para expresar el mundo de los sueños”.
     
El día que murió, Luis Buñuel había pasado la mañana lúcido y de buen humor. “El humor -dijo alguna vez- está en mayor o menor medida en todas mis películas, hasta en ‘Los olvidados’, que es tan tremenda”.
     
Aquel 1983 en que dejó de existir el ‘Sordo de Calanda’ -apodado así por su enfermedad y su ciudad natal-, se produjeron otras noticias importantes como la vuelta de Argentina a la democracia con el presidente Raúl Alfonsín, y el término de la reestructuración de la deuda externa mexicana con 530 bancos.

LAS VÍCTIMAS INOCENTES

En cambio, las calamidades se sucedieron una tras otra: desde el asesinato en enero de ocho periodistas peruanos al ser confundidos en Ayacucho con guerrilleros de Sendero Luminoso, hasta el ataque fatal de cazas soviéticos contra un avión sudcoreano de pasajeros, que desvió su ruta para sobrevolar instalaciones militares restringidas de la URSS.
     
En ese acto a sangre fría, que tuvo lugar el 1 de septiembre, murieron los 269 pasajeros civiles y tripulantes de la aeronave. La comunidad mundial -incluso algunos partidos comunistas- condenaron la agresión.
     
Con una diferencia de 10 días, tuvieron lugar dos accidentes aéreos en España. En el primero, ocurrido el 27 de noviembre, murieron los escritores Jorge Ibargüengoitia, de México, Manuel Scorza, de Perú, y los uruguayos Ernesto Sabater, Ángel Rama y su esposa Marta Traba. En el segundo, pereció la actriz mexicana Fanny Cano.

CARIBE CALIENTE

Tropas de Estados Unidos y unos cuantos soldados de seis países caribeños invadieron Granada el 25 de octubre, una semana después del asesinato del primer ministro Maurice Bishop. Otra víctima de la época fue Benigno Aquino, dirigente opositor a Ferdinand Marcos, muerto el 21 de agosto a su regreso a Filipinas.
     
En enero comenzaron los trabajos del Grupo Contadora formado por México, Colombia, Venezuela y Panamá para procurar un arreglo pacífico de la crisis centroamericana; Edén Pastora, el célebre ‘Comandante Cero’ nicaragüense, emprendió en julio la lucha guerrillera antisandinista, y, en octubre, Petróleos Mexicanos decidió seguir enviando crudo a Nicaragua, no obstante la amenaza de los contras de dinamitar sus barcos.
     
El ex presidente mexicano Miguel Alemán Valdés falleció el 14 de mayo. También murieron el violinista Hermilo Novelo, las actrices Dolores del Río y Gloria Marín, y los intérpretes de diversos géneros musicales Bienvenido Granda, Karen Carpenter y Chabuca Granda.

(*Transcrito del libro ‘25 años en la información’, editado por Notimex y Grupo Desea, primera y única edición, 1994, México, DF. Con copyright del autor, para el texto. En su momento podría haber artículos específicos y actualizados de algunos temas).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas