.

Monday, January 8, 2018

Metrópoli Central / 2018: el año electoral

*Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Analista político
@fdodiaznaranjo

En este año 2018 que arranca, se presenta en el país un escenario muy complejo por el número de elecciones que se llevarán a cabo el primero de julio.  De entrada, habrá elecciones federales para elegir a la Presidenta o Presidente de la República Mexicana, a las y los 128 senadores (64 electos por el principio de mayoría relativa, 32 de primera minoría y 32 de representación proporcional) y a las y los 500 diputados federales (300 electos por mayoría relativa y 200 por la vía de la representación proporcional).  Pero por si esto no fuera suficiente, también habrá elecciones locales de manera concurrente con la federal en 30 entidades federativas.

De este tamaño es el panorama electoral de este año.

A nivel local, tendremos la elección para renovar al ejecutivo local (Gobernador), en los Estados de Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán, así como habrá elección para Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.   En algunos casos, aún en la etapa de las precampañas que es en la que nos encontramos, hemos podido ver en algunos casos una gran efervescencia política.

Se disputarán también 972 cargos de diputados locales (585 de mayoría relativa y 387 de representación proporcional) que renovarán los Congresos de 27 Estados de la República.  De igual forma, habrá elecciones para la renovación de 1,596 Ayuntamientos en 24 entidades federativas; en la Ciudad de México habrá elecciones para renovar las 16 Alcaldías (antes jefaturas delegacionales) junto con sus 160 consejales.


Por ello, las elecciones de este año, en la que se renovarán más de 3,400 cargos de elección popular, significarán una dura prueba para todos los participantes, es decir, para los partidos políticos, sus respectivas dirigencias, sus precandidatos y posteriormente sus candidatos, así como también para los que resulten candidatos independientes una vez que hayan cumplido con los requisitos marcados por la legislación electoral respectiva.

Y ni que decir de las autoridades electorales, tanto la nacional como las locales, que les ha correspondido la planeación y organización de toda una logística electoral para que el desarrollo, la operación y la ejecución de las elecciones se lleven a cabo de manera óptima, con certeza jurídica y en los tiempos programados por la normatividad en materia electoral.  Pero además, en varias entidades se aplicarán reglas nuevas, es decir, con una legislación de reciente creación que tendrá su prueba de fuego en esta elección, como lo es, por ejemplo, la Ciudad de México, o bien, instrumentarán una logística electoral con una nueva cartografía electoral derivado de un proceso de redistritación y algunos órganos electorales locales, se encuentran experimentando por primera vez, la realización de trabajos en coordinación con el INE, en razón de la reforma electoral constitucional de 2014, entre los aspectos más destacados.

Otro ingrediente fundamental para esta elección, lo será sin duda alguna, el voto desde el exterior, es decir, los mexicanos residentes en el extranjero, que bajo un procedimiento establecido en la legislación electoral y con los criterios del INE podrán emitir su sufragio en las elecciones de este año.  Ya algún consejero electoral de la autoridad electoral nacional señalaba que el voto exterior bien podría ser decisivo para la elección federal o las locales.

De las ocho entidades federativas donde se elegirá Gobernador del Estado y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, en siete los connacionales de dichas entidades podrán votar desde el exterior.  Estas entidades son Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Yucatán y la Ciudad de México.

Pero nos parece que el papel que jueguen, primero los ciudadanos y luego los electores será fundamental.  En los ciudadanos, y específicamente en los más de 1.4 millones de ellos, recaerá el peso de recibir la votación de sus vecinos, en las más de 150 mil casillas que sean instaladas a lo largo de todo el territorio nacional.  Por el lado de los electores, principalmente el día de la jornada electoral se esperaría que, de los más de los 80 millones de electores, participen, de manera copiosa, la mayoría con independencia del partido político, coalición o candidato (incluidos los independientes) por el que determinen votar, ya que esto consolidaría nuestro sistema democrático.

Hasta aquí este primer panorama nos habla de la complejidad y del tamaño de las elecciones en puerta, que se irán intensificando conforme avance el proceso electoral y, principalmente, con el arranque, el 30 de marzo y hasta el 27 de junio con las campañas electorales.

Post a Comment

 
Copyright © 2014 Libertas