.

martes, 9 de enero de 2018

El debate equis / Enero: De lengua me como un taco‬

J. Eleazar de Ávila

 El problema de la política  “a la mexicana” es que los célebres en pro del poder y la riqueza del país no se renuevan y no hacen lo que establecía T. S. Eliot: “Las palabras del año pasado pertenecen al lenguaje del año pasado. Las palabras del próximo año esperan otra voz”.

Y las voces son la mismas, la misma verborrea de la esperanza, que en la semana que concluyó, incluyen la distracción verbal de José Antonio Meade, quien le suma a las decenas de actos de dislexia que durante el sexenio ha cometido el Presidente de México Enrique Peña Nieto.

“Y lo que queremos es trabajar por un Aguascalientes que únicamente haga noticias, como estábamos acostumbrados, por las inversiones que atrae, por sus expresiones culturales, por su capacidad de generar empleo, por su capacidad de generar pobreza”. Es lo que expresó quien aspira a ser heredero del distraído hijo de Atlacomulco.

Pero si PPMID se equivoca, grave sería que no corrigiera otros yerros que son más graves. Por ejemplo que muchas entidades no existe cuidado con lo que mal hacen las dirigencias de su partido y que su discurso se mantiene empatado con lo peor del PRI y sus personajes funestos.

Pero si Meade se resbala, los otros no cantan mal las rancheras. El galimatías político del dirigente y candidato de Morena al ofrecer “analizar amnistía” para  al lado oscuro del país, es hoy una piedra en el zapato para la campaña de Andrés Manuel López Obrador.

Analistas advierten que en casi 20 años, son más de 300 mil los homicidios dolosos relacionados con el crimen organizado. Lo que nos lleva a pensar, que el cúmulo de víctimas colaterales y dolientes que quieren justicia es muy superior a ese dato.

Luego está Ricardo Anaya, un personaje que tiene dos caminos. Convertirse en nuevo payaso nacional, o el gran mentiroso que porte la banda presidencial.  Y es la inteligencia nacional tiene registrado que apenas en 2013, el dirigente del PAN era un “enamorado” de Enrique Peña Nieto.

“Vienen tiempos mejores, porque el futuro le pertenece a los que se traven a cambiar”, es lo menos que expresaba el queretano cuando todo era miel sobre ojuelas y entraba y salía de Los Pinos a realizar acuerdos “amorosos”.

Por eso, ya les digo, hoy la prudencia ciudadana bien vale el esfuerzo, pero no de manera absoluta, solo hoy invitamos a leer mil veces mil, todo lo que se nos dice, pues en el sarcasmo “los mexicanos merecemos abundacia”.

Mayor profesionalisno, menos chambismo que exhiba lo que razonaba el pobre agricultor: “Con estos bueyes hay que arar”, que  ya decía Shakespeare: “El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras”.

Correo: jeleazarmedia@gmail.com
Twitter.- @eldebateequis

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas