.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Se nos fue el año

Yamiri Rodríguez Madrid

Ya en la cuenta regresiva del 2017, este fue un año complicado, muy complicado para Veracruz y su gente: corrupción y sangre fueron el sello de estos doce meses que, afortunadamente ya terminan.

Nunca antes en la historia de Veracruz dos ex gobernadores habían sido recluidos: Javier Duarte de Ochoa y Flavino Ríos Alvarado. Con sorna y con razón, a lo largo de los meses, fueron ingresando uno a uno prácticamente todos los miembros del anterior gabinete: el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, el de Finanzas, Mauricio Audirac Murillo, el de Salud, Juan Antonio Nemi Dib, la coordinadora de Comunicación Social, Gina Domínguez Colio, el ex director del Seguro Popular Leonel Bustos, contratistas, como el de la Torre Pediátrica de Boca del Río y hasta el que organizaba las manifestaciones, César del Ángel, el líder del movimiento de los 400 Pueblos.

Pero por el otro lado, en el tema de la inseguridad, cada muerte fue más cruenta, cada caso más sangriento: la familia ejecutada en Coatzacoalcos, los feminicidios, los secuestros a la orden del día, ejecutados a plena luz del día, en el corazón de la tranquila Xalapa, las y los desaparecidos…

El año que cierra fue un año negativo para Veracruz, un estado que quedó prendido de alfileres, al que se le ve difícil poner de pie, aunque no es imposible. Para 2018 se han anunciado paquetes de obras para los municipios, otras en el rubro de salud, importantes paquetes de inversiones y, ante todo, la promesa de que finalmente regresará la tranquilidad a la entidad.  Esperemos que así sea por el bien de los veracruzanos, pues bien dice el dicho que no hay mal que dure cien años, ni veracruzano que los aguante.



@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas