.

martes, 12 de diciembre de 2017

Metrópoli Central / Retos de la elección en la Ciudad de México

Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Analista político
@fdodiaznaranjo

2017 será recordado en nuestra Ciudad Capital como un año clave que logró concretar la reforma política de esta gran urbe que durante muchos años no pudo arribar a buen puerto.

De entrada, uno de los aspectos fundamentales de dicha reforma se concentra en las modificaciones al sistema electoral en la Ciudad de México, que a la par, convive con la reforma electoral constitucional federal de 2014 y así llegará a la elección del año que entra, en donde, de manera concurrente con los comicios de Presidente de la República, senadores y diputados federales se elegirán, nuevas figuras, con nuevas reglas.

La figura de jefe de gobierno se convertirá en Gobernador de la Ciudad de México, teniendo a su cargo la administración de dicha entidad, entrando en funciones el 5 de octubre del año de la elección.

Las jefaturas delegacionales pasarán a ser alcaldías, órganos públicos administrativos que se integrarán por un alcalde o alcaldesa y un concejo integrado por 10 concejales para cada una de las 16 alcaldías, por lo que se elegirán 160 concejales.

Por su parte, la Asamblea Legislativa se convertirá ahora en un Congreso local, integrado por diputadas y diputados electos cada tres años; 33 serán electos por el principio de mayoría relativa mediante el conocido sistema de distritos electorales uninominales y los otros 33 restantes bajo el principio de representación proporcional. En la pasada elección del año 2015, la elección para elegir diputados locales a la Asamblea Legislativa contó de igual forma con 66 integrantes, sólo que 40 fueron electos por mayoría relativa y 26 de representación plurinominal.

En la Ciudad de México, según información pública del INE, con corte al primero de diciembre de 2017 existen potencialmente 7,535,306 electores que podrán votar en estas históricas elecciones.

Lo brevemente señalado hasta aquí dará como resultado que la elección de la Ciudad de México será una de las más complejas de su historia por varios factores, entre los que destaco los siguientes:
• Nuevos procedimientos de planeación, organización y, consecuentemente desarrollo y operación de la elección motivo de una Constitución local y una nueva normatividad en materia electoral.
• Una cartografía electoral que se pondrá en juego por primera vez en 2018, lo que traerá nuevos retos diferentes a la elección de 2015, como, por ejemplo, la determinación de la ubicación de las casillas electorales en coordinación con el INE.
• Esquemas de coordinación permanente entre el INE y el Instituto Electoral de la Ciudad de México para el desarrollo de la elección, por la concurrencia de las elecciones federales y locales en la Ciudad Capital.
• Emisión de múltiples acuerdos de la Institución electoral local, con el objetivo de precisar, definir y establecer parámetros claros en materia de organización electoral.
• Para los partidos políticos y candidatos al Congreso local, significará, entre otros aspectos, integrar nuevas estrategias de campaña en virtud de una nueva geografía electoral.

Pero si a todo esto le agregamos que, de acuerdo con lo que diversos medios de comunicación han publicado respecto a los resultados de encuestas en la Ciudad de México, bien podría considerarse que la elección de 2018 podría ser también compleja por las posibles alianzas (coaliciones) que puedan surgir en la arena de la competencia electoral.

La más reciente encuesta realizada por Consulta Mitofsky, entre el 11 y 13 de noviembre de este 2017, por partido político, Morena obtendría un 29.3% de las preferencias electorales seguido del PRI con un 12.9%, el PRD con 12.4%, el PAN con 12%. Llama la atención que un 22.6% de los entrevistados no declaró su preferencia, lo que generalmente ha significado que en una elección este segmento sea importante al final de las campañas electorales.

Respecto a la intención del voto en alianzas, el levantamiento hecho por Consulta Mitofsky, indica que Morena y el PT alcanzarían un 35.1%, seguido de la alianza PAN-PRD-MC con el 20% y la alianza PRI-PVEM obtendría un 13.2%.

Estos datos registrados hasta el momento, seguramente se irán ajustando dependiendo de quienes sean los posibles candidatos, las alianzas que al final se concreten y las propuestas que presenten al electorado.

En este sentido, podemos advertir que será una elección compleja si además le agregamos el ingrediente de la complejidad electoral de las ahora alcaldías y los puestos que se disputarán para los cargos que integrarán el Congreso local.

No debemos perder de vista tan interesante proceso electivo que, estoy seguro, dejará muchas enseñanzas para todos lo que en él participen.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas