.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Metrópoli Central / Las precampañas

Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Analista político
@fdodiaznaranjo

Finalmente arrancaron las tan anheladas campañas electorales, digo, las precampañas en donde principalmente militantes buscarán obtener una posición política primero, logrando internamente la simpatía de dicha militancia del partido político correspondiente para que posteriormente, de lograrlo, acceder a una candidatura y con ello entrar de lleno a la contienda electoral.

Estas precampañas, iniciaron este 14 de diciembre de éste 2017 y culminarán hasta el 11 de febrero de 2018, es decir, tendremos 60 días de exposición de precandidatos de partidos políticos y coaliciones buscando lograr la tan ansiada nominación de las respectivas instituciones políticas para competir en las campañas electorales a partir del 30 de marzo y culminarán hasta el 27 de junio de 2018, justo tres días antes de la jornada electoral del primero de julio de ese mismo año en donde habrán de renovarse más de 3,400 cargos de elección popular.

Esto parecería significar que entre precampañas y campañas electorales tendremos alrededor de medio año de exposición propagandística electoral muy diversa y desde distintas modalidades, lo que producirá, como ha sucedido elección tras elección en un determinado momento, el hartazgo de la población que recibirá, visualizará, oirá y lo interceptarán con cualquier cantidad de mensajes de propaganda electoral.

Fue a partir de la reforma político electoral del año 2007 que, a nivel federal en la legislación electoral federal se regularon las precampañas como una medida para contener la actividad política desbordante de partidos y presuntos candidatos; efervescencia que fue de la mano de múltiples denuncias que señalaban que no se respetaban los tiempos de campaña.  A nivel local, antes de esta fecha, la figura de las precampañas ya se encontraba regulada en algunas entidades federativas justamente con la intención de controlar dicha efervescencia de la militancia y de las aspiraciones de muchos ciudadanos.

Esta regulación resultaba más que necesaria ya que, aunque usted amable lector no lo crea, han existido algunos casos que quien lograba ganar alguna precampaña se convertía prácticamente en el ganador de la contienda tanto interna como externa, claro debía de transcurrir la campaña electoral correspondiente primero.  Hoy afortunadamente las elecciones se han convertido en procesos más competidos y justamente el 2018 no será la excepción.

La legislación electoral también establece que tanto las precampañas como campañas electorales deben ceñirse bajo determinados criterios por lo que son establecidas, por ejemplo, sanciones a quienes se anticipan a las precampañas, o al inicio de las campañas, así como topes de gastos para llevar a cabo dichos ejercicios democráticos, entre otros.

Pero el elemento fundamental de las precampañas es que, entre quienes se inscriben internamente por un partido o una coalición, buscar posicionarse como la mejor opción competitiva y viable para que represente a dicho partido o coalición ante otras instituciones políticas en las campañas electorales.  Por su parte, las campañas electorales, son el clímax de la contienda electoral que buscan ganar la simpatía de los habitantes de una determinada población y, de manera más concreta, de los electores, es decir, a aquellos ciudadanos que obtuvieron su credencial de electoral, que la tienen actualizada y que podrían ir a votar.

Precampañas y campañas electorales parecen mezclarse y al ciudadano no le queda del todo claro la diferencia entre unas y otras.  No obstante, son momentos idóneos para acercarnos y conocer las directrices partidistas o de las coaliciones y de sus propuestas en beneficio de la población.

Al final, los electores somos los que nos erigiremos en jueces y determinaremos con nuestro voto, que partido político, coalición y/o candidato (incluyendo a los independientes, en su caso), logró llamar nuestra atención y nos convenció, logrando con ello darle rumbo a nuestro país, Estado, Municipio, Delegación o Distrito Electoral local o federal.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas