.

jueves, 14 de diciembre de 2017

La inseguridad y las tiendas de autoservicio

Fernando Schütte Elguero

Cada vez que pensamos en la inseguridad, suponemos que es una cuestión de policías, cuando en realidad el fenómeno es multifactorial y en buena medida se debe a cuestiones que parecen menores, pero no lo son. Un ejemplo de esto tiene que ver con las grandes cadenas de autoservicio, ya sean grandes almacenes o aquellas que han venido desplazando a la tiendita de la esquina y con ello generando pobreza a las familias que tenían la tiendita como el sustento familiar. Esa gente que tenía su tienda de barrio era quién sabía quién es quién en cada lugar, quienes eran los borranchos de la cuadra y quienes los malosos, la tienditas fiaban y la gente pagaba sus deudas, ello a pesar de los letreros de "hoy no fío, mañana si".

¡Las tienditas eran el lugar de reunión vecinal, sin ellas el tejido social se ha roto!

Por otro lado las grandes tiendas de autoservicio han hecho mucho daño, hay que saber que las principales ciudades de Europa, están prohibidas, dentó de ellas podemos encontrar al zapatero remendón, al cerrajero, al sastre, al boticario, etc. Estas tendrás dicen tener descuentos importantes, mismos que pagan los productores, pero además la gente llega a ellas en transporte público barato, pero sale de ellas en taxi, eliminando así cualquier ahorro que pudiera haber logrado. La cantidad de empleos desplazados y la gran cantidad de familias que de ello vivía hoy tiene que dedicarse a otras cosas, dejando a un lado un abasto cercano no solo geográficamente sino de conocimiento.

Me parece una gran falta de respeto aquellas tiedas en donde se revisa a la salida que el cliente no se haya robado nada, en otros países uno pasa a la caja, pasa los artículos por un lector de código de barras y desliza uno la tarjeta de crédito para pagar, en cambio en México ¡somos tratados como delincuentes por aquellos a quienes estamos enriqueciendo!

Evidentemente los políticos responden a presiones económicas y no a las protestas sociales, de hecho si nuestros políticos fueran responsables no existirían las tiendas de autoservicio, entendiendo que la vigilancia vecinal otorga seguridad en cada esquina. ¿Dónde quedaron las panaderías? ¿Las fondas? ¿El comercio en detalle? ¿Dónde la seguridad vecinal?

Lo que estamos viviendo es terrible, la desconfianza es una constante en la sociedad, los niños ya no van en patines, bicicleta o patineta a la tienda de "Don Chucho" hemos perdido ese trato personal que tanto coadyuva con la seguridad de las colonias.

Y hoy las tiendas de autoservicio son los lugares preferidos por la delincuencia para ejercer su inaceptable oficio.

Auguro que la inseguridad a partir del 16 de Septiembre crecerá de manera estrepitosa, y que durante las campañas políticas esta se recrudecerá y todo por que quienes tienen la obligación de cuidar de la ciudadanía, están distraídos sino haciendo pactos con la delincuencia.

Por otra parte insisto en que la Ley de Seguridad Interior, es conveniente y evitará que nuestras Fuerzs Armadas, sigan siendo denostadas a la falta de un marco legal adecuado, entendiendo que los policías en todos los niveles de gobierno no han sido capaces de brindar seguridad y que los políticos siguen viendo a la seguridad como moneda de cambio.

@schutte

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas