.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

La ampliación portuaria y las carreteras de Veracruz

Yamiri Rodríguez Madrid

Desde 2013 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) nos anunció que la ampliación del Puerto de Veracruz  costaría 60 mil millones de pesos, de los cuales 25 mil millones provienen de recursos públicos, y se generarán 140 mil empleos, 40 mil directos y 100 mil indirectos.

 El proyecto se lleva a cabo en dos etapas: la primera, tendrá una inversión total de 24 mil millones de pesos y una capacidad tres veces mayor a la actual, mientras que la segunda será de 36 mil millones de pesos, y capacidad superior en seis veces.

Nos han dicho también que el puerto se mantendrá como la principal puerta del país en el Golfo de México y reforzará el impulso del avance económico regional y nacional, capaz de competir en precios y calidad con los más grandes del mundo.

Esta semana se dio a conocer que por primera vez en la historia de este recinto se superó el millón de contenedores manejados sin siquiera haber concluido el año pero, ¿están las carreteras veracruzanas preparadas para esto?

Al haber un mayor movimiento portuario obliga a que se registre también un mayor número de trailers por las carreteras federales y de cuota, las cuales por cierto, se encuentran en muy mal estado.
La caseta de Fortín-Orizaba, por ejemplo, que cuesta 1 peso el kilómetro, demora uno hasta 10 minutos para que le cobren –casi lo del trayecto-, pues solo hay un solo operador.   Si nos referimos a las del sur, nota usted inmediatamente cuando sale del estado y entra a Oaxaca, porque en ese estado, que se supone está más rezago que el nuestro, no hay baches en sus carreteras.

Y aderece el mal estado de las carreteras con el de la inseguridad, pues a los transportistas ya los agarraron de encargo con los robos.

Así, al igual que ya se cacaraquea la inversión portuaria, es necesario que se intervengan las carreteras y se amplíen, pues es casi seguro que una vez que quede la primera etapa, veremos más unidades de doble remolque por nuestras pésimas carreteras, un sinónimo de muerte para los automovilistas.

Si vamos a crecer, nuestras vías de comunicación deben hacerlo a la par con todas las medidas de seguridad necesarias pues sino será como el que come y come y come y cuando quiere salir por la puerta, se queda atorado en el marco de la puerta.  Rudimentario el ejemplo pero el más ilustrativo.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas