.

martes, 21 de noviembre de 2017

Si Cárdenas y Calles volvieran a nacer, mueren por el corrupto PRI

* El PRI del peñato el más corrupto de su historia

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

Por décadas el Partido Revolucionario Institucional (el decadente PRI de Enrique Peña Nieto) presumió y enarboló los logros de este movimiento revolucionario armado que, según ellos, dio vida democrática, social y política a un México agraviado por las dictaduras, la marginación y el olvido a las clases populares y marginadas.

Plutarco Elías Calles, convencido en dar a México una nueva calidad de vida, funda en 1929 el Partido Nacional Revolucionario (PNR),  con esa idea a futuro.

Sin embargo 88 años después, en el México del peor presidente que ha tenido la nación: inculto, incumplidor de su palabra, corrupto, simulador, omiso, pequeño, incapaz, el de 2012/2018, de Enrique Peña Nieto, los ideales de Lázaro Cárdenas del Río, Plutarco Elías Calles, Gonzalo N. Santos, Emilio Portes Gil, José Manuel Puig Casauranc, Manuel Pérez Treviño, Manlio Fabio Altamirano, David Orozco y Aarón Sáenz, pues Peña Nieto,  no ha respondido a la misión, visión y objeticos de aquel 1929, en donde la pobreza, marginación, inseguridad, corrupción, impunidad son el status de más de 125 millones de mexicanos, que no atina a comprender por qué se votó y eligió a un priista que jamás en su vida ha leído un libro… ¡vamos, ni la solapa!

El resultado está a la vista. Nuestra nación está sumida en el desprestigio internacional, por operadores políticos incapaces de negociar con otros países temas de seguridad, migración, comercio, ampliación de mercados… ¡vamos, ni siquiera el inquilino de Los Pinos es capaz de saber geopolítica pues confunde a Uruguay con Paraguay.

En un acto oficial en Palacio Nacional, en donde dio la bienvenida al mandatario Uruguayo Tabaré Vázquez, le dijo Presidente de la República Oriental de Paraguay! De ese tamaño es la incultura del primer priista de México.

Pero el tema de la entrega no son las pifias (una tras otra) del mexiquense, de las que estamos acostumbrados. No

El hecho lamentable es que los principios básicos del gobierno federal sustentado en los ideales de su partido (PRI) son dar certeza jurídica, legal, democrática, constitucionalidad a su gestión, pero resulta que nomás, no.

A escaso 12 meses y semanas –gracias a Dios- de terminar este sexenio fallido, México no tiene un Procurador General de Justicia,  habilitó a un testaferro peñista que da “palos de ciego”, en la procuración de justicia.

A siete meses del relevo presidencial y de elecciones federales (Congreso de la Unión) y otros cargos, NO existe responsable de velar por la dignidad, legalidad, honestidad del proceso electoral, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) que depende de la PGR.

El México peñista que se ha caracterizado por la CORRUPCIÓN, ilegalidad, impunidad, complicidades, omisiones, complacencia, cotos, cuotas y cuates, la sociedad se hartó y desde hace más de año y medio exigió a través de ONG´s, de la Sociedad, de las redes sociales, de los agraviados por esta impureza oficial, la creación de la Fiscalía Anticorrupción… pero como las dos anteriores, tampoco los Senadores ha querido, nombrar al Fiscal Anticorrupción… por obvias razones, “no se darán un balazo en el pie” y han dejado pasar la mejor oportunidad de su lastimosa vida de erigirse como paladines de la Ley y la transparencia.

Un tema eminentemente protocolario para la dignidad del quehacer gubernamental, diputados y senadores lo han politizado, con la complacencia e indiferencia de Enrique Peña Nieto, del Secretario de Gobernación, Osorio Chong, de las dirigencia de los 3 partidos PAN, PRD, PRI, que se oponen a la dignidad del quehacer político y administrativo.

En el caso del Fiscal Anticorrupción, desde Peña Nieto para abajo, tiene pavor a que se nombre mujer u hombre honesto, probo, intachable, digno, inteligente y defensor del Derecho, pues al rascar los bienes muebles e inmuebles de esta caterva de funcionarios públicos, partidistas, legisladores, etc. se abriría la cloaca –que todos sabemos y se ha documentado- de raterías y corrupción (Casa Blanca de Las Lomas, Malinalco -Luis Videgaray-, Ixtapan de la Sal- EPN- Odebrecht, Lozoya Austin –Pemex-, etc.) y  reavive casos de impunidad y complicidad como el que jugó el ex Secretario de la Función Pública, Virgilio Andrade, quien “exoneró” a su Jefe, Peña Nieto, de la inmoral construcción de La Casa Blanca, quien en compensación le regaló la Dirección General de Bansefi, que hoy está sumido en el escándalo de la clonación de Tarjetas de su Banco, para la reconstrucción de viviendas en Oaxaca y Chiapas, que destrozó el sismo del 7 de septiembre.

Por esto y otras razones al Sistema no le conviene que se designe  al Fiscal Anticorrupción. Más claro, pues Peña Nieto dijo que este nombramiento se dará hasta pasadas las elecciones federales del 1 de julio de 2018. Más cinismo no pude existir, pero es real.

En un país que presume, dentro y fuera, ser democrático, esta palabra no existe en el diccionario y vocabulario del PRI, partido en el joder (con “j”), pues quedó demostrado que en las elecciones estatales de 2017 en el Estado de México y Coahuila NO GANÓ, legalmente, pues ambas poblaciones castigaron al tricolor por la vergonzosa corrupción que sus gobernadores Eruviel Ávila Villegas y Rubén Moreira Valdés,  demostraron a lo largo de sus sexenios.

Sin embargo, desde Los Pinos se ordenó al INE,  a los Institutos y Tribunales Electorales locales y al TEPJF, hacer “todo lo posible” (marranada incluida) para que Alfredo del Mazo Maza y Miguel Ángel Riquelme “ganaran” su elección, pese a evidenciar medios de comunicación, redes sociales, Morena, instancias internacionales, con números, cifras, estadísticas, testimonios (de un Consejero Electoral del Estado de México), que los resultados habían sido alterados… pero se consumó el fraude electoral en Edomex y Coahuila.

Y sólo como mención –porque ya he hablado hasta el cansancio de esto- los casos de corrupción priista como César Duarte, Javier Duarte, Beto Borge, Tomás Yarrington, Arturo Montiel, Eruviel Ávila, Humberto y Rubén Moreira, Carlos y Raúl Salinas de Gortari, José Murat, Ulises Ruiz, etc. quienes viven en la más indignante impunidad (salvo Javier Duarte y Beto Borge ya capturados), son indignos ejemplares de lo que nunca quisieron y creyeron sucediera los padres del PNR/PRI, Lázaro y Plutarco.

En el PRI del peñato, lo indigno; la virtud del sexenio, la corrupción es manifiesta al omitir, simular, ignorar tres cargos fundamentales que combatirían este flagelo gubernamental: el Procurador General de la República (aun no Fiscal) que está reprobado por los casos de Tlatlaya, Ayotzinapa (43 normalistas), Nochixtlán (Oaxaca). Ha preferido Peña Nieto remover a los titulares Murillo Karam, Arely Gómez y Raúl Cervantes, que  resolverlos porque en los 3 está inmiscuido el Gobierno Federal. Prefiere que sigan en la impunidad.

El nombramiento del titular de la Fepade, es para seguir y sancionar las trampas, excesos, omisiones, corruptelas de los partidos y sus candidatos, o los casos del Coahuila y Estado de México, que no quisieron resolver dignamente y se fueron por la orden presidencial.

En cuanto el Senado despolitice el caso y gane la dignidad con la ascensión de un probo e incorruptible (no ex político, ni ex partidista) hombre o mujer a la Fepade, México podría dar un pequeño giro que margine e impida que el sistema partidista y presidencialista se imponga a la razón, la dignidad y la democracia. Otra será la credibilidad, aceptación y apoyo a las instituciones oficiales. Hoy son una vergüenza, como el INE, el TEPJF, el PRI, PAN, PRD y Morena; los rémoras (PVEM, Panal, MC, PT) son cloacas de los nacionales.

El tercer nombramiento, el Fiscal Anticorrupción, es otra “piedra en el zapato” para el Gobierno Federal, los partidos políticos, las instancias electorales, los gobiernos estatales, municipales, policías, la SCJN y todas las instancias que manejen dinero y poder porque ante las denuncias, pruebas de la sociedad y redes sociales, deberá dar seguimiento y sanción, por lo que quien logre el honroso cargo  de combatir la corrupción, tiene que ser una persona intachable, proba, digna.

Los políticos han tenido a lo largo de 88 años (PRI y PAN) la oportunidad de servir a México, pero no, se sirvieron y sirven de él, ¿por qué seguir padeciendo la inmoralidad e ineficiencia de esta caterva de vividores del presupuesto? Vamos ahora por la ciudadanía, por 3 fiscales de preferencia académicos, apolíticos. Que no apesten a partido alguno.

La respuesta la tienen los zánganos e ineficientes Senadores (Emilio Gamboa, vergüenza nacional). Hagan algo bueno por México, designen fiscales ciudadanos.

La historia moderna 2012/2018 ya los juzgó, políticos son: corruptos, inmorales, tramposos, indignos. Por fortuna ya se largarán, será eterno ese año dos meses que falta.

Son desechables, consumibles. No nos importan

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas