.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Cañazos / Estamos sin órganos de procuración de justicia

Arturo Bárcena Bazán

Nadie en este país discute el hecho real de que México transita  por el camino de la inseguridad, la impunidad, la corrupción y que además enfrenta la falta de investigaciones profesionales y no cuenta con titulares en las principales instituciones de procuración de justicia.

Se terminó el décimo mes del año, falta uno para que el Presidente Enrique Peña Nieto cumpla cinco años en el cargo y hoy en día el país no tiene un procurador general de la Republica que tenga la legitimidad  que la constitución establece debe cumplir el titular de la PGR.

A ello sumemos que a estas fechas,  no se cuenta con un titular en  la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) pues su titular Santiago Nieto fue renunciado por el encargado de la Procuraduría Alberto Elías Beltrán, quien se inconformó de su destitución ante el Senado de la República, quien tenía diez días para resolver si seguía siendo o no titular de la Fepade.

En el Senado se dejaron pasar esos diez días, en que hubo como siempre, declaraciones mediáticas en pro y en contra de la destitución, los legisladores se encerraron en su lucha consistente en si la votación debería ser pública, en el tablero electrónico, o privada, en urnas, como propuso el presidente de la bancada priista, Emilio Gamboa, un legislador que tiene más de  35 años de vivir del presupuesto, en forma ininterrumpida, desde 1982 en que fue designado secretario particular del Presidente Miguel de la Madrid, después secretario de Comunicaciones y Transportes y después ha brincado de una Cámara a otra-.

Ahora el Senado deberá decidir sobre la tercia que le envíe el Ejecutivo para designar al nuevo titular de la Fepade.

En México, en el Congreso de la Unión, hay que saber aplicar las argucias legales y Emilio Gamboa así lo hizo en esta ocasión.

La destitución de Santiago Nieto puede perjudicar la investigación que pesa sobre el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, acusado de recibir dinero de la empresa brasileña Odebrecht, presuntamente para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Lo puede perjudicar porque su defensa, en manos de Javier Coello Trejo, ya estaba muy bien planeada y ahora se puede entorpecer porque algunos dirán, como ya se está haciendo, que la destitución de Santiago Nieto fue para protegerlo. Por ello es que Coello Trejo ha señalado que irá jurídicamente contra el  ex titular de la Fepade-.

Declaraciones sobre el tema hubo muchas, una vez más el problema se dilucidó mediáticamente. Diego Fernández de Ceballos, ex senador, se pregunta ¿por qué ahora si hay castigo  contra Santiago Nieto, cuando en ocasiones pasadas nada se ha hecho contra servidores públicos que han ventilado en los medios de información casos judiciales?.Tiene toda la razón.

El secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong indicó que la declinación que hizo en una carta el ex titular de la Fepade, Santiago Nieto, “ayudará a destrabar el conflicto en la Cámara Alta, por lo que veo con buenos ojos la declinación”. Solo que lo que hizo el Senado fue dejar pasar los diez días que tenía para decidir y en esta forma la renuncia queda fija, por ley.

El presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, señala que las fiscalías acéfalas ponen en riesgo la justicia, siendo preocupante que se utilicen las dependencias con fines políticos. En esto tiene  razón el líder del blanquiazul.

El mismísimo presidente de la Cámara de Diputados, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, aspirante al gobierno de Yucatán, afirma que “ las instituciones viven crisis de confianza por lo que los funcionarios deben trabajar por recuperar la credibilidad y con ello fortalecer la gobernabilidad”. Tiene razón, cada día son más los ciudadanos que desconfían de las autoridades o instituciones federales, cuyos titulares son nombrados por el Ejecutivo federal, Lo mismo ocurre en los 32 estados del país y en los poco más de 2,400 municipios, A ninguno se les tiene confianza.

Hablando de crisis de confianza, la Consulta Nacional Sobre el Modelo de Procuración de Justicia, señala en sus conclusiones que la falta de instituciones confiables ha generado corrupción, ausencia de imparcialidad, violaciones de derechos humanos, deficiencia al interior de las Procuradurías, así como una bajísima confianza de los habitantes de México.

El documento elaborado por distinguidos jurisconsultos de la Universidad Nacional Autónoma de México, del Instituto Nacional de Ciencias Penales y del Centro de Investigación y Docencia Económicas, también propone la creación de un Código Penal Único, así como efectuar reformas al Código Nacional de Procedimientos Penales, a la Ley General del Sistema de Seguridad Pública e incorporar a las instituciones de procuración de justicia penal al Sistema Nacional  para precisar sus funciones.

Lo cierto es que a este inicio de noviembre aún no existe un fiscal  anticorrupción, que haga frente a uno de los flagelos de la justicia mexicana, Raúl Cervantes, ex procurador general, renuncio al cargo porque la oposición en el Senado estuvo en contra de su nombramiento como fiscal.

Cómo  va acabar México con la delincuencia, con la inseguridad si se carece de órganos confiables en la procuración y  administración de justicia y los tres principales  organismos encargados de ello, están sin titulares legales, al día de hoy.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas