.

jueves, 19 de octubre de 2017

En las Nubes / No se nos olvide

Carlos Ravelo Galindo

La reunión  del señor de los pinos con los grandes periodistas de  México en el salón Adolfo López Mateos, nos hizo recordar lo qué este  Jefe del Ejecutivo profetizó.                                                                 
Se los recuerdo, en el buen sentido de la palabra.                                                                      

Claro que no  debemos olvidar lo que predijo el 27 de septiembre de l960.                                                                                                                
Lo hizo frente al pueblo de México reunido en la Plaza de la Constitución, el Zócalo, luego de regresar a la nación la industria eléctrica.                                                                                                        
Fue don Adolfo López Mateos un Presidente con mayúsculas, al que los mexicanos  siempre vitoreamos.                                                       

Su buen gobierno,  contrasta con subsecuentes.                                                                                    

Este es el texto.  Íntegro lo reproducimos:

“Pueblo de México: les devuelvo la energía eléctrica  que es de la exclusiva propiedad de la nación, pero no se confíen porque en años futuros  algunos malos mexicanos  identificados con los peores  del país  intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros.                                            

Ni un paso atrás, fue la consigna de don  Lázaro Cárdenas del Río al nacionalizar nuestro petróleo. Hoy le tocó por fortuna a la energía eléctrica.                                                                                    

Pueblo de México, los dispenso de toda obediencia a sus  futuros gobernantes  que pretendan entregar  nuestros recursos energéticos  a intereses ajenos a la nación que conformamos.                    

Una cosa obvia es que México  requiere  de varios años de evolución  tecnológica  y una eficiencia administrativa.                                  

Sería necio afirmar  que México no requiere  de la capacitación  tecnológica  en materia eléctrica y petrolera.                                                                        

Pero para ello, ningún extranjero  necesita convertirse en accionista  de las empresas públicas que apoyamos.                                      

No puedo  ocultar a vuestra soberanía la emoción que con la compra  de las empresas eléctricas y la reforma constitucional que propondré,  la nación mexicana será la única  propietaria de una fuente de energía vital, al igual que nuestro petróleo, para el desarrollo.                                                                                                             
Y abrigo  la convicción profunda  de que quienes actualmente laboran en la industria eléctrica  se percaten de la nueva situación  de trabajadores al servicio del pueblo mexicano, al empeñar sus esfuerzos  con renovado patriotismo  en una tarea de solidaridad Nacional”.                                                                                                         
Luego de releer el mensaje del  entonces Jefe de la Nación, y escuchar los pronunciamientos modernistas del  actual. 

Determinamos, simple y sencillamente, darlo a conocer.

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas