.

lunes, 16 de octubre de 2017

Cacería de brujas contra ex alcaldes

Yamiri Rodríguez Madrid

Ya algunos presidentes municipales electos la han cantado derecho: van a emprender una cacería de brujas en contra de sus antecesores.  A sólo dos meses y medio de que asuman el cargo, ediles electos, principalmente del Partido Acción Nacional (PAN), andan soltando advertencias a diestra y siniestra de que revisarán con lupa cada una de las áreas y que en caso de encontrarse con alguna anomalía, habrán de pagarla.

Y es que el sello de esta administración estatal ha sido que, aun y cuando es de solo dos años,  ha sido la que más ex funcionarios duartistas ha metido a la cárcel por la serie de corruptelas encontradas.

El mismo ejemplo siguen los próximos presidentes municipales.  Ahí está la cordobesa Leticia López Landeros quien el pasado viernes llegó, como si ya despachara ahí, a la Sala de Cabildos  del Ayuntamiento y, aprovechando que estaban reunidos los regidores, en espera del alcalde Tomás Ríos Bernal –que también es panista-, se sentó en su silla y les advirtió que revisen muy muy bien su proceso de entrega-recepción pues vienen con la espada desenvainada.

Claro: Leticia y Tomás son de dos grupos muy distintos.  Ella ha militado con la bandera del PAN muy al filo del PRI pues su hermano incluso ostentó diversos cargos con ese partido, como el de diputado federal; Tomás Ríos Bernal ha sido toda su vida panista, y de los de hueso azul.

Pero tal situación se repite en muchos ayuntamientos y, en otros, sin necesidad de amenazar con el petate del muerto, el temor flota en el aire.

Más allá de que si es no políticamente incorrecto, lo cierto es que los que están a punto de irse, bien deben entregar cuentas claras y en orden, sobre el destino de cada peso que hubo en las arcas municipales, que los recursos federales que bajaron no hayan terminado en casas u hoteles en otros estados, que no se moviera un solo centavo fuera del lugar al que fueron etiquetados pues, aunque si bien muchos no han tenido observaciones en sus cuentas públicas entregadas, lo cierto es que al llegar la oposición la fiscalización será de otro índole.

Aún tienen dos meses y medio para intentar poner la casa en orden, sino, como dicen, que Dios los agarre confesados.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas