.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Se desborda apoyo humanitario en Xochimilco

CIUDAD DE MÉXICO. A pesar de que por varias horas diversos poblados de la delegación Xochimilco como San Gregorio Atlapulco, Santa Cruz Acalpixca, Santa María Nativitas y Barrios como las Santísima y San Lorenzo estuvieran en el olvido para recibir atención y apoyo, esta tarde la sociedad civil ha desbordado la ayuda.

La movilidad a la zona centro de esta demarcación y sus carreteras que llevan hacia los poblados afectados quedaron colapsadas y tuvieron que ser cerradas, centenares de voluntarios tuvieron que regresar con víveres, agua y herramienta al centro de la demarcación donde improvisaron centros de acopio como en el atrio de la catedral de Fray Bernardino de Siena.

Por la mañana, un recorrido realizado por Grupo Imagen se observó por diversas calles del poblado de San Gregorio Atlapulco cómo decenas de casas fueron destruidas por el sismo de este 19 de septiembre y también el coordinador territorial, Edgar Camacho confirmó el deceso de más de 10 personas en esta comunidad.

“No tenemos cifras oficiales, pero te puedo decir que en el recorrido que he realizado por la zona devastada me han notificado de al menos 10 muertes, pero yo considero que la cifra podría llegar hasta 15 y lo que más necesitamos es agua, perecederos, alimentos enlatados, sanitizantes y medicamentos, ya que la farmacia del pueblo quedó inservible”, dijo el coordinador territorial.

En el cruce de las calles Lázaro Cárdenas y Avenida México un edificio de 4 pisos quedó en 2 niveles y los vecinos dijeron que en su planta baja había una tienda de conveniencia donde al menos habría 2 personas sepultadas, que hasta después del medio día no habían podido ser rescatadas por falta de la presencia de especialistas en protección civil y maquinaria pesada.

A unos metros, la iglesia del poblado fue destruida en un 50%, su barda perimetral de más de 100 metros lineales con 2 metros de alto cayó y mató de forma inmediata a 5 personas, aseguraron testigos de los hechos.

La ayuda humanitaria y brigadistas comenzó a llegar después de las 10 horas en las que fueron conformados grupos de brigadistas para sacar escombros y objetos destruidos de las decenas de viviendas afectadas por el sismo.

Por la tarde, al caminar por el barrio de la Santísima también diversas viviendas se observaron afectadas, así como la caída de transformadores en vía pública, lo que más preocupo a los habitantes fue que su capilla con más de 200 años de antigüedad quedara afectada y sin poder ser abierta.

“Se nos murió la imagen el barrio, nuestra iglesia y sus festividades se acabaron, solo se escuchó un estruendo y vimos cómo el cristo cayó y el señor Santiago quedó afectado y del Niño Dios no sabemos dónde quedó”, señaló la señora María de la Paz Altamirano.

Fuente: Excelsior.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas