.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Enfoque Global / La hora de mejorar los negocios con China

José Luis Ortiz Santillán

El presidente, Enrique Peña Nieto, se encuentra en China para participar este martes en el “Diálogo de Mercados Emergentes y Países en Desarrollo”, el cual se realiza en el marco de la 9ª Cumbre de los BRICS en Xiamen, bloque que agrupa a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. México no forma parte de este bloque, pero ha sido invitado a participar en ese Diálogo, en un momento trascendental para la economía del país, cuando se renegocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el país requiere asegurar nuevos mercados, frente a la posible disolución de la zona de libre comercio creada por los Estados Unidos, Canadá y México en 1993.

Los BRICS forman un bloque que aporta el 23% del PIB mundial y representa el 44% de la población del planeta. A pesar que la economía brasileña está saliendo a penas de la recesión, los países que integran el bloque han sido el motor de la economía mundial en la última década, basado en los principios de apertura comercial, inclusión, cooperación y ganar-ganar.

Hasta 2009, las exportaciones mexicanas hacia China a penas representaban el 0.96% del total, posteriormente oscilaron entre 1.4 y 1.5%. En 2016 México exportó a China 5,411.30 millones de dólares, 1.4% del total, insignificante si consideramos que a los Estados Unidos vendió 302,575.70 millones de dólares, 80.92% de todas las exportaciones de ese año.

Sin embargo, China ha mostrado su disposición a incrementar el comercio, incluso a firmar un tratado de libre comercio con México. Durante la visita del presidente Enrique Peña Nieto, el presidente chino, Xi Jinping, señaló que “China y México deben fomentar la sinergia de las estrategias de desarrollo con base en los logros de cooperación que han tenido desde que los dos países establecieron relaciones diplomáticas hace 45 años”, precisó.

A pesar del nivel de los intercambio comerciales actuales entre los dos países, “Xi elogió los intercambios estrechos entre los gobiernos, órganos legislativos y fuerzas armadas de ambos países y destacó los importantes proyectos de cooperación chino-mexicanos en áreas como petróleo y gas, telecomunicaciones y finanzas”, según el comunicado de prensa en China, en el cual se destacó que “la colaboración en energía limpia, manufactura y vuelos civiles directos, también ha tenido un avance destacado”, según el presidente chino.

Y mientras el presidente de los Estados Unidos parece cerrar la puerta a México y poner fin al tratado de libre comercio, el presidente XI, solicitó desarrollar los diálogos y mejorar la cooperación estratégica entre ambas naciones; precisando que “ambas partes deben crear sinergia en sus estrategias de desarrollo, aprovechar al máximo sus respectivas ventajas comparativas, para construir una cadena de suministro que enlace a China y a México e irradie a las regiones circundantes”, precisó el presidente chino.

Pero el presidente Xi fue aún más lejos y le señaló al presidente Peña Nieto que, “los dos países deben intensificar de manera conjunta la cooperación regional e impulsar la creación de un Área de Libre Comercio de Asia-Pacífico”, propuso el mandatario. Con ello, México tiene ahora la posibilidad de fortalecer sus relaciones comerciales con China, en el momento en que los Estados Unidos parecen haberlo dejado desprotegido.

Por ahora, China no sólo ha anunciado inversiones millonarias para reactivar la “Nueva Ruta de la Seda”, a fin de unir a Asia con Europa y África, sino que ha prometido inyectar 80 millones de dólares para fortalecer los lazos de cooperación entre los BRICS, con lo cual espera apoyar a las economías emergentes, reducir las diferencias en su desarrollo y hacer de los BRICS un bloque con mayor influencia en la gobernabilidad democrática global. Sin embargo, esos 80 millones de dólares, sólo son una parte de los 124 mil millones prometidos en mayo para darle vida a la “Nueva Ruta de la Seda”.

Sin duda alguna, al igual que México ha hecho inversiones con los países centroamericanos para construir infraestructura que integre los mercados, que acerque las materias primas a las plantas procesadoras y los productos a los mercados, China también tiene ese propósito a nivel global. Los países BRICS invirtieron hasta ahora 197 mil millones de dólares en el extranjero en 2016, pero sólo el 5.7% de esos recurso fueron a parar a sus territorios nacionales, de acuerdo al presidente Xi Jinping, quien hizo hincapié ayer lunes en la necesidad de establecer una mejor conexiones entre los países, en mejorar la infraestructura para la integración, liberalizar el comercio y las inversiones, permitir un movimiento más flexible de las monedas y los productos financieros.

Nada mejor podría escuchar México ahora que el presidente Donald Trump amenaza con iniciar el proceso de salida de los Estados Unidos del TLCAN y Canadá avanza en un acuerdo comercial con China; sólo esperemos que la inteligencia se imponga en esta ocasión, frente a la terquedad de mantener unas relaciones comerciales con los Estados Unidos que pueden ser desventajosas para México ¿Por qué conformarse con exportar sólo el 1.5% a China y alrededor del 6.5% a América Latina y el Caribe?

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas