.

viernes, 22 de septiembre de 2017

En Las Nubes / Tenlo presente

Carlos Ravelo Galindo

Abrumados por la inclemencia de la naturaleza, llegamos con la vista nublada. Y agradecemos  seguir con vida. Recuerda. Tenlo presente.

Todos vivimos la vida de manera completamente distinta.

Nuestra historia y nuestro camino no se parece al de nadie más.

Eres especial  en todo sentido, tus experiencias, tus palabras, tu forma de ver el mundo, las decisiones de vida que te llevaron a donde estás. Qué te digo. Pero…

A pesar de esto, muchos olvidamos lo importantes que somos, y en ocasiones necesitamos recordar que podemos hacer cambios diarios para mejorar nuestra manera de vivir, el  presente.
  
Aquí dejamos algunos consejos que cambiaron una  vida.
 
Sé paciente cuando te encuentres en dificultades porque un día ese dolor cobrará significado.

Las personas que tienen el poder de ser exitosos a largo plazo, son aquellas que han utilizado las piedras que encontraron en el camino para construir la escalera al éxito.

No temas quebrarte de vez en cuando, incluso a derrumbarte, ya que esos momentos son los mismos que te presentarán la oportunidades de crecer y reinventarte a ti mismo. Recuerda que Einstein decía que el caos es una oportunidad.
   
A menos que exista alguien que tenga la capacidad de mirar directamente dentro de tu corazón y  el  alma, y pueda ver tu fuerza y tus deseos internos, nadie puede decirte quién eres tú y qué cosas eres capaz de hacer.

Nadie puede ponerte límites, ni siquiera tú mismo.
  
Cuando realmente conoces a alguien, sus rasgos físicos se desvanecen. Comienzas a percibir la energía de la otra persona, reconoces  su aroma y puedes apreciar su ingenio y sus ganas de vivir.

Verás la esencia de la persona y no la envoltura en la que viene.

Es por eso que no puedes amar a alguien basado sólo en su apariencia.

Puedes sentirte deseado o ser encantado por una persona, pero solo podrás amarla cuando llegas a conocerla de verdad.
   
En cada etapa de tu vida se te presentarán nuevas lecciones, y tendrás algo nuevo que aprender.

Cada mala experiencia te enseñará como evitarla en el futuro o como salir adelante si no puedes evitarla.

Cada buena experiencia puede enseñarte como preservarla y extenderla.
     
En tanto sigas a tu corazón, y nunca dejes de aprender lecciones, no te convertirás en un viejo, sino en un adulto evolucionado.
   
Tu felicidad es el resultado directo del amor que le brindas al mundo. Cuando tú amas, aspiras a ser una mejor persona. Cuando te conviertes en una mejor persona, todo a tú alrededor se vuelve mejor de lo que era en la juventud.

El amor es nuestro maestro: Como adultos, el amor es el cimiento en el que debemos apoyar nuestra vida. En nuestra vejez, el amor en nuestro recuerdo más dulce. El amor crea nuestra felicidad.
       
No puedes demandar respeto, ni convencer a alguien que te respete si dices lo que deseas escuchar.

El respeto se gana cuando escuchamos y entendemos al otro, cuando nos ponemos en su lugar y respetamos sus sentimientos y pensamientos de la misma manera que queremos que respeten los nuestros.

Sé amable y respeta a todos, incluso a aquellos que no te respeten a ti, no porque ellos lo merezcan, sino porque tú sí.
     
No permitas que la negatividad o el drama te desvíen del camino. Enfócate en el aquí y ahora. La vida es muy corta y tu tiempo es demasiado preciado como para desperdiciarlo en cuestiones triviales.

Cuando decidas poner tu vida sobre ruedas nuevamente, las respuestas a tus preguntas se presentarán por su cuenta.
     
No importa como seas, tu cuerpo es la herramienta más importante que tienes. La manera en que tratas a tu cuerpo afectará directamente tu calidad de vida.

Ejercítate para estar en forma, no para bajar de peso. Aliméntate bien para nutrir tu cuerpo, no para ser más delgado. Sal a caminar.  A nadar. A pedalear. No importa, solo haz ejercicio y tu cuerpo se sentirá agradecido.

Un cuerpo saludable es un cuerpo energético, y un cuerpo enérgico motiva a la mente.
   
Nunca obtendrás lo que realmente necesitas si te mantienes aferrado a las situaciones que te ponen triste y no te dejan crecer.

En ocasiones amamos, luego peleamos, y más tarde aprendemos a dejar partir y eso es perfectamente correcto. Si deseas tomar un buen curso en la vida, debes aprender a dejar  ir.

Se llama "presente" por algo. Toda tu vida te ha llevado a este preciso instante, justo ahora.

Piensa por un segundo, todo lo que has atravesado y experimentado. Cada desafío que superaste, cada caída de la que te levantaste, todo ello te ha traído a este momento de la vida.

Este instante es invaluable, así que no lo pierdas.

Y de ustedes, de ti, depende que lo comprendas.

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas