.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Cañazos / Unión, solidaridad y alertas sísmicas, exitosas

Arturo Bárcena Bazán

El sismo de 7.1 grados de la escala de que sacudió antier a la Ciudad de México, los estados de Morelos Puebla, Edomex y Guerrero, demostró lo exitoso que esta reacción de los ocupantes de los edificios colapsados trajo consigo que el número de víctimas  hasta esta momento en la Ciudad  de México sea de más de 133 muertos, según informó Luis Felipe Puente, titular de Protección Civil de Segob;  resultaron exitosas las alertas sísmicas que implementaron el gobierno federal y algunos gobiernos estatales, principalmente el de la Ciudad de México, implementadas a partir del sismo de 1985.

Muchos habitantes de edificios habitacionales, edificios comerciales, tiendas de autoservicio reaccionaron tal y como se les ha instruido en laos diferentes simulacros.

Caso aparte merecen las escuelas y universidades de la Ciudad de México. Las alertas sísmicas que se llevan a cabo periódicamente en los planteles educativos desde preescolar hasta universidades salvaron muchas vidas. Estos centros educativos tienen un centros  de reunión cuando se aplica la alerta sísmica, una vez ahí reunidos muchos estudiantes fueron desalojados de sus centros escolares sin que tuvieran daño alguno. Desgraciadamente, los alumnos de la escuela Enrique Rébsamen, de las calles de Brujas esquina con Canal de Miramontes, no resultó todo lo exitosa que se deseaba y no fue por culpa de los directivos o personal docente. Algunos estudiantes fallecieron  y algunos otros fueron rescatados.

Precisamente al momento de escribir esta columna una pequeña de apellido Ramírez fue rescatada con vida. Alumnos del Tecnológico de Monterrey sobre el Períférico Sur, tomaron como centro de reunión los estacionamientos de la Comercial Mexicana. En esta zona, que fue una de las más criticas, tiene un cuadrángulo delimitado por la Calzada del Hueso, donde se encuentra la Preparatoria numero 5 de la UNAM, Periférico Sur, Canal de Miramontes y Avenida Cafetales, donde hay no menos de 30 escuelas de nivel básico, algunas preparatorias y la Universidades La Salle, Universidad del Valle de México, Motolinia y el Tecnológico de Monterrey y la reacción de estudiantes y maestros de todos los niveles fue de acuerdo con las normas de seguridad del gobierno de la Ciudad de México y de Prevención Social de la Secretaría de Gobernación.

Fuimos testigos oculares de cómo vecinos de los fraccionamientos de esta zona, mantenían sus radios del automóvil a todo volumen para mantener informados a los vecinos de lo que ocurría, pues la luz y los celulares fueron suspendidos. Otros se organizaban para llevar víveres a los centros escolares dañados y otros más acudían a labores de rescate.

La Unión y solidaridad de los mexicanos quedaba demostrada una vez más. Lo mismo ocurría con otros edificios colapsados en las colonias Roma, Condesa, Del Valle, Narvarte, Portales, Educación.

No ocurría, desgraciadamente lo mismo en otros estados como fue en Morelos. El centro del temblor se ubicó en el municipio de Axochiapan, al suroeste del estado, en el triángulo que delimita los estados de Morelos, Guerrero y Puebla, pues ahí desgraciadamente no imperaba una política antisísmica por parte del Gobierno Estatal. Cuernavaca, ahí vivimos once años, presumía de no ser centro de temblores. Desgraciadamente eso provocó que hasta estos momentos haya 70 muertos, con daños en el sur del estado, principalmente en Jojutla,  Axochiapan, Puente de Ixtla.

A este  estado acudieron también mexicanos de varios estados en apoyo de los morelenses.
Lo mismo ocurrió en Puebla donde el Centro Histórico sufrió daños severos y lamentar la muerte de 43 poblanos.

Al día de hoy un tercio de los estados del país se encuentran dañados: Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Ciudad de México, Morelos, Guerrero, Edomex.

La reacción  presidencial, del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México de los gobernadores de Puebla, Morelos, Edomex, Guerrero y en el del sismo del pasado día 7, de Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Veracruz e Hidalgo fue inmediata y eficaz. Lejos de adornos, de poses y sí dando instrucciones institucionales que se cumplían cabalmente en los lugares accidentados, en los centros de acopios  en las instituciones de Salud.

Mención aparte merecen los medios de comunicación cuyos representantes electrónicos e impresos se portaron a la altura, dando noticias informativas mas no alarmistas.

México está unido, reacciona correctamente en los sectores privado y público y no como en l985 cuando Miguel de la Madrid fue insensible a la tragedia.

Con lo anterior queda demostrado que es importante y urgente que en todos los estados del  país se implemente la práctica de simulacros en caso de sismos.

Descansen en paz los alrededor de 225 mexicanos fallecidos ayer a causa del sismo, nuestro pésame a sus familiares y amigos.

Hoy escribimos tarde debido a que durante 20 horas carecimos de luz eléctrica.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas