.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Cañazos / Reacciones ante el sismo

 * Constructoras, bancos, Partidos

Arturo Bárcena Bazán

El sismo de 8.2 grados de la escala de Richter que dañó severamente a los estados de Oaxaca y Chiapas y en menor proporción a Veracruz, Hidalgo y Puebla e incluso a la Ciudad de México demostró, una vez más , la unidad y solidaridad que existe entre los habitantes de este país, sin importar su status social o económico.

La reacción del Presidente Enrique Peña Nieto, contrario a lo que hizo Miguel de la Madrid en septiembre de 1985, fue inmediata, como Comandante en Jefe dio instrucciones al titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, al secretario de la Marina Armada de México y al secretario de Gobernación, de cuya dependencia depende la Coordinación General de Protección Civil,  de que se aplicara el Plan DN-III, para casos  de desastre.

Civiles ayudaron a las fuerzas federales a rescatar a sobrevivientes que yacían bajo los escombros de lo que fue su casa. La Cruz Roja de inmediato envió ambulancias y víveres para los damnificados.  A los centros de acopio acudieron familias, niños y niñas a depositar un kilo de arroz, agua, atún, etc.

La solidaridad del deporte no se hizo esperar, ingresos de  encuentros de futbol de Primera División  fueron destinados para apoyar a los damnificados. Incluso la taquilla del próximo juego entre Guadalajara y América irá  integra para los hermanos de Chiapas y Oaxaca.

Juchitán y Ciudad Ixtepec son sólo sombras de lo que eran. Ahí en Ixtepec el Presidente José López Portillo inauguró en 1980 el ingenio que lleva su nombre. Ocurría durante el gobierno del general  Eliseo Jiménez Ruiz. Juchitán y parte del Istmo de Tehuantepc se han caracteriza por su radical postura en contra de los gobiernos estatal y federal, Hoy, esa radicalización no ha sido tomada en cuenta, hoy Juchitán recibe el apoyo irrestricto de los gobiernos federal y estatal. Hoy mexicanos de diferentes zonas del país acuden en auxilio de sus habitantes, que han perdido todo o casi todo.

El Presidente Peña Nieto ha pedido a las constructoras que apoyen en la reconstrucción de las ciudades y municipios oaxaqueños y chiapanecos que han sido devastados por el sismo del jueves pasado. Ahora toca a OHL, a Higa, a todas esas constructoras que han obtenido millonarios contratos para obras en las autopistas nacionales, para obras en el Tren México-Toluca, en las obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, en la construcción de segundos pisos, dar contestación positiva a la exhortación presidencial.

Me pregunto, por qué no también los Bancos que operan en México, en su mayoría extranjeros y que anualmente anuncian que en los últimos doce meses han obtenido ganancias sin paralelo, ganancias que viajan a sus países de origen, no se suman a la iniciativa del Presidente Peña Nieto.. Sería el momento propicio para que la Banca reintegre a México, vía Oaxaca-Chiapas, algo de lo que han ganado  en este país.

Y si hablamos de apoyo, no sé que esperan los nueve Partidos Políticos para sumarse a esta reconstrucción. Tal vez donando un diez por ciento de los poco más de siete mil millones de pesos que se les ha asignado para la próxima campaña electoral que culminará en julio de 2018.

Seguramente que esto no pasa por la mente de los líderes partidistas, a ello lo que les preocupa en cómo capitalizar la tragedia en el sureste del país, para reunir votos en base a la desgracia de los mexicanos del sur.

Y del Congreso de la Unión, mejor ni hablar. A ellos les interesa que las poco más de mil 800 iniciativas que quedaron pendientes en el último periodo de sesiones, sigan durmiendo el sueño de los justos.

Así es México, unidad, solidaridad de la mayoría de los mexicanos e ignorancia de la clase política y bancaria. Esperamos que las constructoras sí respondan afirmativamente al llamado presidencial.

Facebook:  Barcena Bazan
Twitter: @abarcebab

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas