.

jueves, 10 de agosto de 2017

“Nomás” piénsele

Fernando Schütte Elguero

Otra vez, como cada 6 años, empieza la desmesurada carrera por la Presidencia de la República, además de quienes quieren ser o son candidatos, se suman aquellos que están molestos por tener que soltar una lana, en ocasiones a uno y a veces a varios; también, se trepan al carro los amigos de los amigos del compadre de un candidato, así como sus esposas y amigas con quienes juegan canasta. Y, a propósito de los que comparten la canasta, si somos mal pensados me refiero a la del mercado, a la canasta básica.

Ya unos juzgan y otros también, la mayoría “opina” lo que los opinadores ‒generalmente mal informados‒ quieren que los demás piensen.

La broncas en los chats iniciaron con harto furor, que si los hijos de AMLO tienen Ferraris, que de qué vive ese cuate, que nadie le ha podido probar nada, y que va a ganar a menos que otra vez haya fraude; que Manlio tiene chance; que Osorio ha robado mucho y no ha hecho nada, que si por lo menos hubiera arreglado lo de la inseguridad entonces la gente votaría por él;que Meade es el más decente; que Margarita ya no tiene dinero y por esa razón compite... bueno, ¡bueno!

No se imaginan las cosas que me escriben, los insultos de los que soy objeto, la cantidad de gente que me fue a ver cuando me lancé para la gubernatura de la Ciudad de México; otros me acusan de haber sido priista, otros porque soy pejista, algunos cuantos ‒debo de confesar que no muchos‒ me acusan de nunca ser panista, incluso me señalan de haber sido empresario. Ridículas este tipo de aseveraciones.
Sin embargo, lo que me queda claro es que nuevamente nuestra sociedad se está polarizando y eso no nos hace bien como nación.

Las elecciones en México son tomadas con sorna por unos y con pasión por otros, los primeros por cínicos y los segundos por rabia, y es esta rabia la que debemos de temer. La gente está cansada, pero seguramente habrá un momento propicio ‒que hasta ahora no haya llegado es una cosa‒ en donde el México violento del que hablaba Fidel Velázquez se desatará y peor de lo que acontece en nuestro país ya es mucho qué decir, pues nunca tuvimos más violencia ni delincuencia como hoy en día. Si optamos por la democracia, juguemos bajo sus reglas incluyendo el respeto y la tolerancia; si el juego es otro, el riesgo de una mayor ingobernabilidad es muy alto; y si le entramos al orden, que de una vez por todas sea el ejército quien se encargue de la seguridad y así dejaría de seguirse politizando un tema tan serio y delicado, por lo que entonces sí, adiós democracia y viva el orden; nomás falta saber qué queremos y por eso no se vota, ello se mostrará en las calles.

@fschutte

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas