.

sábado, 5 de agosto de 2017

Mirando a Fondo / Romero Deschamps y sus transas sindicales

Víctor González Avelar

ENTRADA.- El Sindicato Nacional de Trabajadores de PEMEX encabezado por el desacreditado líder Carlos Romero de Champ, demostró esta semana  cual es una de las fundadas causas de ese descredito.

El SNTP firmo su ya tradicional contrato de trabajo en donde se determinan las condiciones del trabajo, los bonos, primas sueldos  y la mentada gratificación económica  o de ayuda para el desarrollo sindical.

Uno se preguntaría: ¿qué clausulas o condiciones tan abominables, vergonzosas e impublicables tendrá ese contrato (más de 400 páginas), como para tratar de evitar sean conocidas por los dueños de PEMEX,  que se supone somos todos los  mexicanos?

SOPA.- La información sobre el contenido del contrato firmado por el SNTP y PEMEX fue solicitada ante el Instituto Nacional de Transparencia y de inmediato el inefable Carlos Romero de Champs interpuso dos sendos juicios de amparo, para que el Instituto de la Transparencia no diera a conocer el contenido de dicho contrato.

La Ley General de Trasparencia  establece que los gremios obreros  deben informa, con las autoridades, una vez que entró  en operación el sistema  de Portales de Obligaciones de Transparencia  (Siplot) hace dos meses.

PLATO FUERTE.- El contrato contiene, como cada año, una serie de donativos y auxilios al sindicato que ha llega a  miles de millones de pesos. Esos miles de millones de pesos han sido manejados por siempre como patrimonio propio o privado de sus líderes sindicales, y ahora por  el señor Carlos Romero de Champs

Algunas vergonzosas clausulas e indebidos donativos deberá contener el relacionado contrato, como para que Romero de Champs haya brincado cundo alguien solicito la información sobre su contenido. Muchas cosas ilegales, indebidas y cochupos debe haber en ese contrato que puso en alerta a Romero de Champs para interponer dos Juicios de Amparo en los Juzgados de Distrito en materia Administrativa, con el único fin de mantener en secreto las cláusulas del contrato de marras.

Estos contratos tradicionalmente han sido el sostén político y de dominio de los diversos líderes, que como Rey Midas, reparten dinero a sus opositores, sobornos, campañas políticas de sus miembros, venta de casas, negocios inmobiliarios y proveedores de la misma  empresa en donde trabajan.

¿Qué contiene ese contrato celebrado por PEMEX  con el sindicato petrolero que no puede ser conocido por los mexicanos de a pie?

¿Qué clausulas vergonzosas están en el documento que Romero de Champs tiene que interponer dos juicios de amparo para que no conozcamos las transas internas del líder con su patrón?

Si deben  ser graves y vergonzosos esos convenios, de otra manera no habría razón para tratar de ocultarlos.

Este tipo de conductas lo único que logran es que acrecentar la desconfianza de los ciudadanos en el sistema. ¿Qué necesidad hay de violar toda la Ley General de Transparencia para proteger a un líder sindical desacreditado y peor calificado en el imaginario colectivo de nuestra sociedad?

En este asunto pienso que el solicitante de la información a Transparencia se equivocó. Debió haber hecho su solicitud del mismísimo PEMEX entidad paraestatal a la que le hubiera  sido mucho más difícil  negarse a informar sobre el contenido del contrato.

POSTRE.- A reserva de todo esto, aún subsiste la obligación, de oficio, de dar a conocer a la nación el contenido del convenio sindical; pero parece que en este país las leyes han sido decretadas para que sean violadas, por particulares y por el mismo  gobierno.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas