.

miércoles, 23 de agosto de 2017

Metrópoli Central / Violencia de género, según su dinámica de relaciones

* Mtro. Fernando Díaz Naranjo
Analista político
@fdodiaznaranjo

Apenas el pasado 18 de agosto del año en curso el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), publicó los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) correspondientes a 2016 (1).   Este Encuesta, de acuerdo con el INEGI, permite dimensionar la dinámica que mantienen las mujeres en sus relaciones con las personas que integran sus hogares, pero también con los centros educativos, su espacio comunitario o bien, su centro de trabajo; esto con el objetivo de poder identificar si existen situaciones adversas como “agresiones de cualquier tipo, amenazas, coerción, intimidación, privación de la libertad o abusos verbales, físicos, sexuales, económicos o patrimoniales” (2).

Consecuentemente, el INEGI reporta datos generales que refieren que de los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que viven en nuestro país, alrededor de poco más de 30 millones de ellas han padecido algún tipo de incidente como los mencionados en el párrafo precedente.

En otras palabras, este resultado arroja que del total de las mujeres de nuestro país, el 66.1% sufre algún tipo de violencia.  El 49% de las mujeres sufrió violencia emocional, 29% violencia económica-patrimonial o discriminación, 34% física y 41.3% sexual.

Estos datos, de por si reveladores, hacen ver una triste realidad que vive el género femenino en México.  Pero más impactante resultan si analizamos la información por rubro específico.

El INEGI reporta que es la relación de la mujer con su pareja, esposo o novio, en donde se registra la mayor incidencia.  43.9% de las mujeres han sido agredidas por su pareja en algún momento de su relación marital, de convivencia o noviazgo.  A estas cifras le sigue la convivencia que tienen las mujeres en los espacios comunitarios (parque, calle, el transporte, entre otros), de donde se registra un 38.7% de incidencia o actos de algún tipo de violencia por parte de algún o algunos desconocidos.

En el ámbito laboral destaca que el 26.6% de las mujeres que trabajan o trabajaron han experimentado algún tipo de incidencia violenta, destacando el tipo sexual y la discriminación por cuestiones de género. Por su parte, en el ámbito escolar, un 25.3% de las mujeres enfrentaron algún tipo de violencia por parte de maestros o compañeros del colegio en su vida estudiantil.

Del estudio elaborado del INEGI, me parece muy importante resaltar que el 9.4% de las mujeres de 15 años y más, que equivalen a 4.4 millones, sufrieron abuso sexual durante su infancia.

Finalmente, el estudio elaborado por el INEGI, destaca que diez entidades federativas registran los mayores índices de actos de violencia contra las mujeres, a saber: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Estado de México, Jalisco, Querétaro y Yucatán.

Todos los datos, cifras, información y relevaciones que el INEGI muestra no deben quedar como meras “estadísticas”, sino que se hace necesario que ante lo alarmante de lo registrado y manifestado por nuestra sociedad se tomen medidas que verdaderamente acaben con la violencia de género.  Por ello, resultará importante que el Gobierno Federal pueda re direccionar medidas y acciones concretas que generen la concientización de actores, instancias gubernamentales de los tres órdenes de gobierno, así como con la participación de organismos nacionales e internacionales en la mitigación de estos muy lamentables resultados.

Sería oportuno que se generen políticas de inclusión de la mujer en la toma de decisiones en donde ya han existido algunos avances; por ejemplo, en la legislación electoral federal ya se incluye el principio de la “paridad de género” para el registro de candidaturas a cargo de elección popular, que si bien, no es suficiente aún, es un paso muy importante en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Entre dichas políticas que bien podrían ser tomadas, reencauzadas, recuperadas, o bien, adoptadas a plenitud, se encuentran las 16 medidas para poner fin a la violencia contra las mujeres que estableció ONU Mujeres (3):

1. Ratificar los tratados internacionales y regionales que protegen los derechos de las mujeres y de las niñas, y garantizar que las leyes y los servicios nacionales observen las normas internacionales en materia de derechos humanos.
2. Adoptar y cumplir las leyes para poner fin a la impunidad, juzgar a los culpables de violencia contra las mujeres y las niñas, y otorgar reparaciones y soluciones a las mujeres por violaciones de que fueron víctimas.
3. Crear planes nacionales y locales de acción para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas con la participación de la sociedad y los medios de comunicación.
4. Hacer que la justicia sea accesible para las mujeres y las niñas brindándoles servicios jurídicos y especializados gratuitos.
5. Poner fin a la impunidad frente a la violencia sexual en los conflictos juzgando a los culpables de conflicto y post conflicto.
6. Garantizar el acceso universal a los servicios esenciales, tales como la policía, abogados, jueces, trabajadores sociales, servicios de salud, entre otros.
7. Brindar formación a aquellos que trabajan en los servicios esenciales.
8. Otorgar recursos públicos adecuados para ejecutar las leyes y políticas existentes, reconociendo el costo y las consecuencias devastadoras de la violencia contra las mujeres y las niñas.
9. Recopilar, analizar y difundir la información nacional en materia de la prevalencia, las causas y las consecuencias de la violencia contra las mujeres y las niñas.
10. Invertir en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres, principalmente para enfrentar las causas de base de la violencia contra las mujeres y las niñas.
11. Mejorar la autonomía económica de las mujeres.
12. Aumentar la conciencia pública y la movilización social para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.
13. Involucrar a los medios de comunicación en la creación de una opinión pública y poner en tela de juicio las normas de género perjudiciales que perpetúan la violencia contra las mujeres y las niñas.
14. Trabajar para y con los jóvenes en tanto que defensores del cambio para poner fin a la violencia contra las mujeres y garantizar que el sistema educativo empodere a las niñas y a los niños de modo de transformar y establecer relaciones de género basadas en la armonía, el respeto mutuo y la no violencia.
15. Movilizar a los hombres y niños de todas las edades y estratos para que se manifiesten en contra de la violencia contra las mujeres y las niñas.
16. Realizar una donación al Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres que, dicho sea de paso, es el único fondo de subsidios en el mundo dedicado a canalizar las experiencias y el apoyo financiero a los esfuerzos nacionales, locales y comunitarios de erradicación de la violencia contra las mujeres.

Estas medidas establecidas por ONU Mujeres son un indicativo muy importante que deben ser tomadas en cuenta, pero más importante será que nuestra sociedad se dé cuenta de la imperiosa necesidad de avanzar urgentemente, en terminar con registros tan duros pero reales.

Sería importante conocer en los próximos días el posicionamiento de las respectivas autoridades sobre este tema y las acciones que se comprometen a emprender.

(1) La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, entre otras características, tuvo una población objetivo de mujeres de 15 años y más, con un tamaño de muestra probabilístico, trietápico, estratificado y por conglomerados; con un tamaño de muestra, según el INEGI, de 142,363 viviendas, con una cobertura nacional (urbano y rural) y estatal.
(2) Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Boletín de Prensa Número 379/17, 18 de agosto de 2017.
Fuente: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2017/endireh/endireh2017_08.pdf
(3) 16 medidas para poner fin a la violencia contra las mujeres.  ONU Mujeres.
Fuente: http://www.unwomen.org/es/news/in-focus/end-violence-against-women/2011/16-steps-policy-agenda

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas