.

martes, 15 de agosto de 2017

Los “tapados” y los “destapados” de Federico Arreola en SDPnoticias.com

José Luis Camacho Acevedo

Pues sí, finalmente reventaron lo candados estatutarios en el PRI.

La pregunta obligada es definir, históricamente, si esos candados tenían algo que ver el partido fundado por con Plutarco Elías Calles y modernizado por Lázaro Cárdenas del Río.

La respuesta es históricamente negativa si uno se atiene a las definiciones Don Jesús Reyes Heroles sobre el origen y el móvil social que marcaron la Declaración de Principios y el Programa de Acción del ya muy vetusto y encadenado PRI.

La verdad, es que esos candados los inventaron los neopriístas para mantener dentro de nuevas “reglas” los entorchados tricolores que debería portar su candidato a la presidencia de la república, entre otras disfrazadas concesiones que los dinosaurios se daban con esas reglas.

Después de tanta especulación acerca de si los candados permanecerían como camisa de fuerza dentro de los arcaicos y convenencieros estatutos del partido que se ha mantenido el poder según algunos de sus historiadores, durante 70 años, solamente interrumpidos por la fallida alternancia del docenato panista, éstos fueron fulminante reventados por el Jefe Nato en la XXII Asamblea del tricolor.

El PRI se ha mantenido en el poder más por las batallas internas de su oposición derechista, y más recientemente por el remedo de Nicolás Maduro que trata de ocultar el destapado Andrés Manuel López Obrador, que por sus decisiones acertadas acerca de postular candidatos o de cosméticas declaraciones de unidad.

Por esa impronta de obsolescencia partidaria, Peña Nieto mandó al diablo esos “candados” y decidió abrirse a la sociedad.

En SDPnoticias Federico Arreola realizó, a partir de la encuesta elaborada por México Elige, una serie de columnas con sus opiniones sobre las posibilidades que tiene los que en ese moderno sondeo, “tienen posibilidades reales” de llegar a ser el candidato del PRI a la presidencia de la república en el 20018.

Y Arreola, visionario o bien informado como siempre lo está,  mantuvo invariablemente en sus columnas como precandidatos a José Antonio Meade y a Aurelio Nuño, presuntamente no elegibles por no cumplir con lo dispuesto por los estatutos.

Y ahora con la eliminación de los convenencieros candados, los precandidatos analizados por Arreola en su serie de columnas a propósito de los posibles del PRI, los casos de José Antonio Meade y de Aurelio Nuño, son ya una realidad “estatutaria”.

Y dados los cambios a las reglas ocurridos en la XXII Asamblea, que por cierto consolidó fuertemente e Enrique Ochoa Reza como un verdadero líder del tricolor, los expertos de las reglas escritas y no escritas del priísmo, ubican hoy como grandes favoritos a Meade Kuribeña y a Aurelio Nuño rumbo al 2018.

No faltaron los que dijeran que en la lista de Arreola se incluían a los excluidos por los estatutos.

Hoy la realidad es que un PRI que voltea a ver los reclamos de la sociedad, quita esos candados y busca, como lo anticipo Federico, un candidato que sea lo menos parecido al militante asociado a la corrupción y la antidemocracia, y si viene de la sociedad civil aunque no sea militante, pero que sea competitivo y atractivo por el nuevo electorado mexicano, pues bienvenido.

Arreola solo analizó a los encartados en la encuesta de México Elige.

La eliminación de los candados fue un hecho que consolidó sus opiniones predictivas de Federico rumbo al 2018.

Así suceden las cosas en el dinámico y cambiante juego de la sucesión presidencial mexicana.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas