.

viernes, 18 de agosto de 2017

Enfoque Global / Renegociación del TLCAN, consecuencias inesperadas para México

José Luis Ortiz Santillán

Inició la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Aunque nadie hubiera deseado que las negociaciones para revisar el TLCAN se efectuaran en la antesala de las elecciones generales de 2018 y tuviera consecuencias nefastas para el gobierno federal, que desde el inicio de la campaña a la presidencia del presidente Donald Trump mostró su desatino con comentarios en su contra, ahora la suerte ya está echada; lo real, es que nada podrá ser igual para México después de la renegociación del Tratado.

Es Washington el anfitrión de la primera ronda de la renegociación del TLCAN. La sesión tiene como objetivo revisar el Tratado para buscar una mejor variante para los Estados Unidos, tal como prometió el presidente Trump a sus electores, porque para México como está diseñado ha sido ventajoso hasta ahora, aún con los problemas que ha presentado en el tema del trasporte, y Canadá se sienta en la mesa de las negociaciones forzado por la inconformidad de los Estados Unidos.

Renegociar el TLCAN o sacar a los Estados Unidos de él, por robarse los empleos de los estadounidenses, fue una de las promesas de campaña que hicieron presidente a Donald Trump. En el tema comercial, el presidente Trump también prometió sacar a su país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y hacer frente a China, hasta hoy ha cumplido con ello. Firmó la orden ejecutiva para deslindar a su país del TPP al llegar a La Casa Blanca y, aunque nadie lo esperaba, hizo fracasar las negociaciones comerciales con China, quien ha advertido sobre los riesgos de una guerra comercial.

Aún cuando China es el principal acreedor de los Estados Unidos y detesta verse inmiscuido en disputas comerciales en el seno de la Organización Mundial  del Comercio (OMC), ahora parece estar dispuesta a enfrentar la acciones estadounidense iniciadas en su contra. El presidente Trump acusa a China de tener prácticas desleales en el tema de propiedad intelectual, pero Beijing ha advertido este lunes sobre los riesgos de desencadenar una guerra comercial donde nadie ganaría y todos perderían.

El gobierno del presidente Trump parece decidido a enfrentar una potencia, su principal acreedor, con la cual tiene múltiples negocios y hoy es su segundo socio comercial ¿Por qué razón deberíamos suponer que sea condescendiente con México y lo que surja de la renegociación del TLCAN sólo sean beneficios?. Evidentemente las cosas no podrán ser así; pues el superávit comercial de 1.7 mil millones de dólares de 1993 sobre México hoy se ha tornado en un déficit de casi 64 mil millones de dólares para los Estados Unidos, el mayor de ellos después de China con 347 mil millones, Japón con 69 mil millones y Alemania con 65 mil millones de dólares. Los Estados Unidos quieren modificar ese déficit y ello tendrá consecuencias negativas para el comercio actual de México.

El reciente fracaso del ObamaCare y las dificultades que está teniendo el presidente Trump para construir su muro fronterizo con México, para el cual el Congreso le ha aprobado ya una pequeña partida, no deberían alentar el optimismo del gobierno mexicano en la renegociación del TLCAN. El Tratado surgido a petición de los Estados Unidos y está en vigor desde 1994, pero bien podría estar viviendo sus últimos días.

El presidente Trump no es partidario del libre comercio y ha reiterado la necesidad de sacar a su país de esa zona de libre comercio creada con Canadá y México, a la luz del éxito de la Unión Europea y los acuerdo de Maastricht de 1993, culpándola de ser un desastre para los intereses estadounidenses, responsabilizándola de la destrucción de decenas de miles de puestos de trabajo en su país, especialmente en la industria, los cuales han emigrado hacia México que tiene mejores ventajas comparativas en ese sector, sobre todo donde los salarios son tres veces menores que en Canadá y cuatro respecto a los pagados en los Estados Unidos.

Para alegría del gobierno mexicano, la retórica del presidente Trump ha cambiado desde que llegó al poder. La amenaza de sacar a su país del TLCAN la ha cambiado por su convicción de que la revisión del Tratado arrojará resultados beneficiosos para tres países que los hará más fuertes. Al igual que lo que pasa con la economía china y las enormes inversiones asiáticas en su país, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos ha informado que existen 14 millones de puestos de trabajo que dependen del TLCAN. Sin embargo, el tema del comercio con China y México, el TLCAN, fueron sus caballos de batalla en la campaña presidencial y el presidente Trump no puede aparecer frente a sus electores como un mentiroso, menos si quiere reelegirse.

Los Estados Unidos han hecho públicos sus objetivos en la renegociación, los que incluyen la posibilidad de reintroducir aranceles para ciertos productos, pero ello implica la aprobación por paneles de negociadores de los tres países, lo cual quiere eliminar el presidente Trump. A la vez, los Estados Unidos exigen una mejora en la protección de los derechos de propiedad intelectual y la adopción de normas más severas sobre trabajo, algo que podría afectar a las empresas mexicanas con salarios bajos y prestaciones inferiores a las de sus socios.

Para México la renegociación del TLCAN constituye un reto, el gobierno quiere preservar ese mercado que le ha permitido multiplicar por siete sus exportaciones y al cual envía anualmente poco más del 82% del total de lo que exporta, pero el cual sólo le ha permitido crecer a una tasa promedio anual de sólo 2.6%, multiplicando la pobreza que ya supera los 55.3 millones de mexicanos. Pero lo peor de todo para el gobierno es que frente al fiasco de las reformas económicas aprobadas en 2013, las cuales sólo le han permitido crecer en 2.2%, en promedio anual, los escándalos de corrupción, el fracaso de la renegociación del TLCAN no sólo podrían frustrar la recuperación de la economía, sino enterrar las aspiraciones electorales del PRI en 2018 en todos los niveles.

Es indiscutible que el libre comercio ha sido beneficioso para las empresas y los consumidores durante estos años, pero no así para millones de pobres que no tienen acceso al mercado de consumo, que están marginados de él; para millones de campesinos mexicanos que no pueden competir con los subsidios agrícolas de los Estados Unidos y Canadá, los cuales han terminado por vender sus tierras y emigrar en busca de trabajo.

En términos de creación de comercio, el TLCAN ha triplicado los flujos comerciales entre los tres países; sin embargo, los interese de los Estados Unidos parecen haber cambiado hoy y en su empeño de poner obstáculos al libre comercio podrían poner fin a esta etapa primaria de integración regional de las tres economías del norte de América, hundiendo a México en una grave crisis económica en medio de las elecciones presidenciales de 2018.

El deseo del presidente Trump de revertir los déficit comerciales con sus principales socios, y repatriar empresas y empleos, podrían provocar una enorme desviación del comercio mundial y reducirlo, afectando a la propia economía estadounidense. La recuperación de la crisis iniciada en los Estados Unidos en 2008 pasa por mejorar los flujos comerciales y obstruirlos podría seguir postergando el crecimiento mundial; sin embargo, para México significaría volverlo a su realidad y terminar con la dependencia de los Estados Unidos, recuperar finalmente su propio protagonismo y dejar de tratar de agradar al presidente Trump, como en el caso de la crisis de Venezuela y su reciente rol en la OEA.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas