.

lunes, 7 de agosto de 2017

Enfoque Global / Mediocridad en el crecimiento de la economía nacional

José Luis Ortiz Santillán

La confianza vuelve al gobierno federal después de conocer las cifras de crecimiento durante el primer semestre del año. Tal como al principio del sexenio, el optimismo vuelve a desbordar al Ejecutivo Federal sobre el crecimiento de la economía nacional, luego que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que, según sus estimaciones oportunas, durante el segundo trimestre de 2017 el Producto Interno Bruto (PIB) creció en 3%, en promedio anual, con lo cual la economía del país habría logrado promediar un crecimiento en el primer semestre del año de 2.8%.

Sin embargo, no fue el sector industrial ni el agrícola que más creció en el segundo trimestre del año, sino el sector de los servicios. El INEGI comunicó que, el PIB del sector de los servicios creció en 4.1%, mientras que el sector agropecuario lo hizo en 1% y el industrial en apenas 0.6%; no obstante, esas cifras deberán ser ratificadas el próximo 22 de agosto de 2017, cuando el Instituto realice los cálculos tradicionales con toda la información disponible.

Con estos datos, hasta ahora la economía mexicana estaría creciendo en 2.2%, en promedio anual, durante el sexenio, la misma tasa de crecimiento que lograron los gobiernos del Partido Acción Nacional (PAN) de Vicente Fox y Felipe Calderón, dejando atrás las pretensiones del gobierno de Enrique Peña Nieto de hacer que la economía creciera a tasas superiores del 5%, tema de su campaña y uno de sus compromisos firmados frente a notario público. Si no logra cumplir con ese compromiso ¿Será enjuiciado o castigado con el voto de los ciudadanos en contra de su partido?.

Sin duda alguna, el crecimiento de la economía mexicana no ha superado la mediocridad en las últimas décadas. La liberalización de la economía y la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) suscitó grandes expectativas sobre el posible crecimiento y desarrollo de la economía nacional; sin embargo, 24 años después de su entrada en vigor y a pocos días de su renegociación, el próximo 16 de agosto, la economía nacional sólo ha podido crecer en 2.6%, en promedio anual, durante todos estos años.

Precisamente, ha sido la liberalización de la economía del país y el sueño de poder construir un espacio económico común con los Estados Unidos y Canadá, lo que llevó a México a crear esta zona de libre comercio, la cual el presidente Donald Trump ha cuestionado por suponer que le ha dado ventajas a México sobre su país, deslocalizando cientos de empresas de su país que han preferido establecerse en México para  aprovechar sus ventajas comparativas, provocando la perdida de miles de empleos.

Nada equivocado el presidente Trump, pues en efecto, muchas empresas estadounidenses han encontrado mejores condiciones para su desarrollo en México, pero también muchas empresas armadoras del extranjero se han instalado en nuestro país para, respetando las reglas de origen que demandan que el 62.5% de los componentes de un auto se fabriquen en los tres países que conforman el TLCAN, aprovechar producir a bajos costos en el país y exportar libre de aranceles las unidades a los Estados Unidos y Canadá, sin olvidar los 15 tratados de libre comercio adicionales que México ha firmado con otros países y ofrecen las mismas oportunidades.

El crecimiento económico y el desarrollo social han sido una factura pendiente de la liberalización de la economía; por un lado, los Estados Unidos se quejan de la deslocalización de miles de empleos y por otro, gracias al libre comercio, millones de mexicanos han emigrado a ese país y la pobreza ha rebasado los 55.3 millones; por lo que podríamos resumir los resultados de la liberalización de la libre circulación de las mercancías y del capital en México como la suma de más pobreza, mala calidad de empleos, malos salarios y más emigración.

Sin duda, estamos frente a una encrucijada que cuestiona las bandadas del libre comercio, pero de ese cuestionamiento deberán de surgir respuestas para encontrar nuevos caminos para destrabar el crecimiento de la economía y buscar el desarrollo social del país, presa del clientelismo electoral y de la corrupción.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas