.

lunes, 7 de agosto de 2017

En las Nubes / Remembranzas


Carlos Ravelo Galindo
                                                                                                                                                                      
Como lo ofrecimos hace unos días, cumplimos a don Teodoro y a  don José Antonio: El martes 5 de abril de 1977, a ocho columnas en Excélsior, el suscrito reseñó: “El expresidente Gustavo Díaz Ordaz fue designado ayer embajador de México en España por el Presidente José López Portillo.
                                                                                                                      
Su nombramiento y el beneplácito del gobierno español, fueron dados a conocer anoche por canciller Santiago Roel, después de que el Primer Mandatario recibió a una delegación española  encabezada por el licenciado  Salvador Bermúdez de Castro, director de Asuntos Iberoamericanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de España.  Díaz Ordaz, Presidente durante el periodo comprendido entre el primero de diciembre de 1964 al 30 de noviembre de 1970, al concluir su mandato viajó como turista a España en donde declaró:                 

“El calor de los pueblos es lo que hará el milagro del establecimiento de relaciones”.                                                                         
Expresó también entonces que le hubiera gustado ir a ese país como Presidente, pero políticamente era imposible.                                     

Desde el momento en que Díaz Ordaz entregó el Poder a su sucesor, el licenciado Luis Echeverría, se mantuvo alejado de toda actividad política y rehusó emitir declaración alguna, hasta el primero de diciembre de l976, durante la toma de posesión como Presidente de México, del licenciado López Portillo.                                                          

Dijo entonces refiriéndose al licenciado López Porillo: “Tenemos al hombre: vamos con él a mejorar las condiciones de nuestro país”.  Previamente, a pregunta de Excélsior, había opinado  acerca de la situación por la que atravesaba el país.                                                

Fue concreto y precisó:                                                                           

“Es sumamente grave  en lo económico, en lo político, en lo social, en jurídico, en lo administrativo. En todos los órdenes”. Pero más grave sería –advirtió—tratar de ocultar la verdad. El pueblo no lo aceptaría porque está sufriendo las amargas consecuencias”                                                                                                 
Habló del régimen que concluía el licenciado Luis Echeverría Alvarez. Lo hizo en la toma de posesión del Presidente López Portillo, el primero de diciembre de 1967 en el entonces Auditorio Nacional en Chapultepec.                                                                         

Intentamos recuperar la entrevista completa publicada en el cintillo –ocho columnas secundarias—de Excélsior del dos de diciembre de 1977, infructuosamente.                                                            

En el Diario se negaron a proporcionar una copia. “Para qué la quiere”. Les hice ver que yo era el autor. ¿“Y”?   respondieron.  Tratamos de obtenerla en la hemeroteca de la UNAM. Pero nuestro fraternal colega don Gonzalo Alvarez del Villar, nos informó: “No la encuentran”.                                                                                    
En cuanto lo hagan, DM,  la publicaremos íntegra. Lo ofrecemos. Este, pues, es un adelanto.

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas